Ya en la calle el nº 1039

El voto al PP en Murcia

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

PATRICIO HERNÁNDEZ/Presidente del Foro Ciudadano Región de Murcia
El PP murciano dice que tiene una encuesta que le mantiene la mayoría absoluta, con pérdidas importantes pero aún insuficientes para desplazarlos del poder que ostentan desde aquel lejano 1995. Ayer el periódico conservador La Razón publicaba los datos de otra encuentra que decían básicamente lo mismo, aunque un poco peores. De los 33 diputados el PP pasaría a 24/25 según el diario (la mayoría absoluta está en 23). ¿Podemos creerles? Ellos necesitan creer en estos datos, que hemos de tomar como datos interesados y de parte. Pensar que la derrota es posible y está escrita en el augurio de los sondeos desmoralizaría a sus bases y contribuiría a confirmarla (la famosa profecía que se cumple a sí misma). Es verdad que aquí cuentan con dos circunstancias favorables: el amplio margen de voto que de las últimas elecciones que les separó de sus adversarios, y la densa red clientelar que mantiene en la región.
Aún confían en que les voten muchos ancianos a los que les bajan las pensiones y les hacen pagar medicamentos; que les renueven la confianza parados a los que no les ofrecen horizonte laboral alguno y cuyas prestaciones dejaron probablemente ya de percibir, que les den su apoyo mujeres devueltas a la condición de ama de casa y a las que quieren recortar derechos como la interrupción voluntaria del embarazo; que les hagan caso jóvenes a los que se invita a abandonar el país y a que acepten que son una «generación perdida» que no logrará emanciparse hasta los 40 años; que les den la mayoría pobres que antes no lo eran y que ni a la renta básica como último recurso logran acceder; a que voten popular estudiantes con las escuelas masificadas, con las matrículas aumentadas y las becas reducidas; a que se identifiquen con ellos las familias a las que han negado las ayudas de la dependencia y a cuyos cuidadores han sacado de la seguridad social; a que sumen apoyos entre los funcionarios que han desprestigiado y recortado salarios y derechos, o los interinos directamente despedidos; en fin a que la mayoría de la población ignore voluntariamente la situación a la que les han llevado y les den otra vez los medios para seguir ajustándole las tuercas y haciéndoles la vida cada vez más difícil.
Einstein dijo que “locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando tener resultados diferentes”. ¿Seguiremos los murcianos con esta locura?. Este es el reto del PP en Murcia: conseguir que un pueblo masoquista o estúpido les siga dando su respaldo. No tiene otra opción para seguir mandando.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.