Ya en la calle el nº 1032

Territorio

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

ANTONIO F. JIMÉNEZ

De camino a Soria vi los álamos y los chopos del Campo Béjar; contemplé las llanuras de San Juan; me encandilaron las rocas blanquísimaCampo de Bejars de las montañas, que parecían el mármol de Calasparra; jipé los caseríos de la tierra soriana, que podrían ser Inazares o Cañada de la Cruz, arrinconados y apretados como grupúsculos de dados sobre un tablero pardo, rojizo y macilento. Iba de camino al Norte de España y me encontré con el Noroeste de Murcia. A la noche, las pedanías iluminaban las laderas como si fueran cirios eternos. Ya había visto esa imagen muchos años antes por la sierra de Moratalla. A través del ventanal del autobús se sucedían otros pueblos, algunos ligeramente engordados. Un castillo de repente en lo alto; los torreones de las Iglesias sacándole metros a las casas. Me acordé de las vistas de nuestros pueblos desde la autovía y me vino a la cabeza ese dicho que versa: Caravaca está en alto, Cehegín en cuesta, Bullas en un cabezo y Mula en la huerta. Iba de camino a Soria y me topé con nuestra tierra. Es verdad eso de que un desplazamiento hacia un nuevo territorio supone también un viaje involuntario en dirección a lo hondo de nuestra memoria. Estaba viendo los paisajes cercanos a Medinaceli y parecía estar contemplando, con una mano infantil como una visera en mi frente, la fila de chopos como pinceles y el viento silbante bajando de la Fuente Benamor. Iba de camino a la gélida Soria y resucité los paisajes de El Sabinar, Somogil, Benizar, Mazuza. También El Llano de Bullas, El Aceniche, El Bancal de Aparicio. Como una retahíla de pueblos que pudiera haber inventado Miguel Delibes, de quien se cumplen los cinco años de su muerte, sentí profundamente y más que nunca nuestro norteño territorio. Puro como un mapa fiel en el bolsillo del corazón.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.