Ya en la calle el nº 1039

Las obras en la muralla del Castillo de Caravaca mejoran la seguridad de la estructura y previenen problemas de humedad

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

El proyecto de conservación, consolidación y restauración de las murallas del Castillo de Caravaca la Cruz está próximo a su conclusión, tal y como informó el concejal de Urbanismo, Enrique Fuentes, en la visita realizada a la obras, junto al arquitecto encargado de dirigir esta actuación de recuperación patrimonial, Juan de Dios de la Hoz.

El proyecto de conservación, consolidación y restauración de las murallas del Castillo de Caravaca la Cruz está próximo a su conclusión, tal y como informó el concejal de Urbanismo, Enrique Fuentes, en la visita realizada a la obras, junto al arquitecto encargado de dirigir esta actuación de recuperación patrimonial, Juan de Dios de la Hoz.

Las obras se han centrado principalmente en reparar los problemas de humedad y reponer las pérdidas de elementos pétreos en los lienzos y torreones. Para ello, se ha contado con un presupuesto de 333.172 euros, de los que el 30.6% ha sido aportado por el Ayuntamiento de Caravaca y el 69,4% por el Ministerio de Fomento, a través de su programa 1,5% Cultural para proyectos de conservación del Patrimonio Histórico Español.

Desde el pasado mes de mayo, fecha del inicio de las obras, se ha intervenido tanto en el exterior como en el interior del recinto amurallado, mejorando las condiciones generales de la estructura, con una mayor seguridad y accesibilidad. “Además de las actuaciones propias de consolidación, se ha construido una especie de acera y canalillo perimetral que va a impedir que las aguas pluviales se filtren por la muralla”, según destacó el concejal Enrique Fuentes.

Por su parte, Juan de Dios de la Hoz puso de relieve la complejidad de las obras, puesto “que no se trata de hacer la misma operación de forma repetitiva, ya que normalmente los recintos amurallados son el resultado de un proceso de adicciones y modificaciones realizadas a largo del tiempo”. El arquitecto también explicó que “el proyecto está culminando con una actuación encaminada a proteger la muralla frente las inclemencias meteorológicas, con la misma solución, a base de agua y pigmentos naturales, que se aplicó en su origen, incrementándose en un 5% en la zona sur, expuesta en mayor medida al sol”.

El proyecto también ha recogido actuaciones relacionadas con la seguridad, con la instalación de elementos de protección en zonas con riesgo de caída, sobre todo en la entrada a los aljibes y escaleras de acceso a las torres.

El recinto amurallado del Castillo

El recinto amurallado del Castillo de Caravaca de la Cruz tiene orígenes islámicos (siglos X y XI), si bien gran parte de las murallas se inician en el siglo XIII y se reconstruyen en el XIX. Presenta una planta poligonal e irregular, adaptándose a la morfología del terreno.

Constructivamente, se levanta a base de muros de piedra de mampostería, con las partes más nobles (ventanas, puertas, torres y esquinas) utilizando piedra sillar y 14 torreones de distintas formas y tamaños, entre los que destaca la Torre del Homenaje o Torre Chacona, incrustada en el interior del Santuario.

La entrada al recinto amurallado se realiza por una sola puerta, protegida por dos torreones cuadrados, desde donde se pueden observar los escudos del comendador templario Suárez de Figueroa. A la lado el baluarte, construido a comienzos del XIX, con motivo de la Guerra de la Independencia.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.