Ya en la calle el nº 1044

El neolítico, el camino hacia los grandes poblados

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

El neolítico, el camino hacia los grandes poblados
El neolítico, el camino hacia los grandes poblados

JUANA MARÍA MARÍN | ARQUEÓLOGA En esta ocasión, y para continuar cronológicamente nuestro viaje en el tiempo, hacemos una parada en el Neolítico del Noroeste murciano. Este periodo que se desarrolla entre el 6000 y el 3000 a. C., y durante el cual se van a producir algunas de las primeras y grandes revoluciones de la humanidad, es el más “abandonado”, o el menos trabajado, en cuanto a estudios científicos en nuestra región. A pesar de ello, está documentada la ocupación de algunas zonas de nuestro entorno que ahora comentaremos.

El Neolítico es conocido tradicionalmente por la aparición de la agricultura y la ganadería, lo que hizo que las comunidades se asentasen en los territorios y esto diese lugar a nuevas formas de vida y organización social, apareciendo los primeros poblados. La población aumentó en número y los avances en la fabricación de herramientas y cerámicas fueron muy importantes. Los hábitats se ubican en abrigos al inicio de este periodo y en poblados al aire libre, al final, y por lo general, en las proximidades de ríos y ramblas, con el fin de recoger agua y poder comunicarse. En cuanto a manifestaciones artísticas, el arte rupestre también se asocia a este momento con representaciones de arte esquemático.

En nuestra comarca destacan algunos ejemplos de yacimientos neolíticos, aunque en menor número que en otros periodos, además, son menos conocidos y no visitables. En Moratalla tenemos el Abrigo de Benizar y de Andragulla, este último con representaciones de arte esquemático donde el esquema más representado son barras con diferentes grosores, inclinaciones y orientaciones.

En Mula, el Abrigo del Milano, que es el abrigo con pinturas rupestres más importante del municipio. Además de pinturas rupestres, en uno de los abrigos se localizó un enterramiento colectivo con cinco individuos que podrían ser contemporáneos al arte esquemático.

Y Peña Rubia de Cehegín, enmarcada en el Neolítico final, que también presenta restos de pinturas rupestres, aunque no son visitables, y gran cantidad de restos de industria lítica y huesos.

En esta ocasión no he podido acceder a más información o más datos sobre estos yacimientos, ya que no se han realizado grandes campañas de excavación en ellos, y son escasas las publicaciones científicas de este periodo en la Región de Murcia. Aún así he querido dar unas pinceladas sobre el Neolítico, la gran revolución que dio paso a la creación de sociedades más avanzadas.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.