Ya en la calle el nº 1034

Vecinos por Bullas vota en contra de los presupuestos 2016

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

VECINOS POR BULLAS

El miércoles 25 de noviembre se presenVecinos por Bullas vota en contra de los presupuestos 2016taron en el Pleno de Bullas los Presupuestos 2016 para su aprobación. Después de un intenso debate, fueron aprobados con los votos a favor de PSOE (8), la abstención de PP (5) y los votos en contra de Vecinos por Bullas (2) e IU (1).
El grupo municipal Vecinos por Bullas, después de agradecer al Concejal de Hacienda el haber trabajado en reuniones previas los presupuestos con todos los grupos municipales, ofreciendo las explicaciones y datos que se le han pedido, explicamos por qué nuestra postura iba a ser la de votar en contra.
Entendiendo que con el marco legal actual y la situación económica del
Ayuntamiento no se pueden hacer unos presupuestos demasiado distintos, consideramos que son unos presupuestos en contra de la gente. La idea básica es que, una vez más, nuestros gobernantes han hecho las leyes a conciencia para estafarnos y han gestionado mal el dinero de los ciudadanos.
Respecto a la situación económica del Ayuntamiento, los dos grandes problemas son, por un lado, y el más importante, la deuda (generada en gran medida por el PSOE durante años), y por otro, los contratos de algunos servicios básicos que en la última legislatura llevó a cabo el PP y que, lejos de ahorrar como se suponía, han aumentado el coste ofreciendo peor servicio.
Respecto a los contratos, Vecinos por Bullas pide al Equipo de Gobierno que se revisen, que se renegocien en la medida de lo posible, e incluso que se estudie su posible remunicipalización.
Respecto a la deuda, este año vamos a destinar casi 1.250.000 euros de nuestro presupuesto a pagarla (entre amortización e intereses), mientras que para inversiones en el pueblo hay sólo 52500 euros, es decir, prácticamente nada. En este punto explicamos cómo el Plan de Pago a Proveedores permitió al PP pagar a muchos proveedores a los que se les debía cuando llegó al gobierno, lo que vendió como una buena gestión, pero a cambio de convertir esa deuda en deuda con los bancos, de la que se les permitió no amortizar nada durante cuatro años y medio y que ahora habrá que pagar en plazos que ponen al Ayuntamiento en serias dificultades. Si nada cambia en este país, esta situación se prolongará en el Ayuntamiento de Bullas hasta 2024.

En definitiva, entre el Capítulo 2 (Gastos en bienes corrientes y servicios), que supone un 38,12 % del total del presupuesto, los Capítulos 3 y 9 destinados al pago de la deuda, que suponen un 15%, y el Capítulo 1 de Gastos de Personal, un 38,40%, el Capítulo 6 de Inversiones Reales en el pueblo queda reducido a un ridículo 0,63%. Aquí hicimos notar que, analizando la evolución del Capítulo de Inversiones se percibe con claridad cómo sube descaradamente el año previo a las elecciones, demostrando una vez más lo que hacen nuestros políticos en época electoral: gastar dinero para aparentar que todo va bien, mientras que antes y después la cosa cambia (hasta 686.000 euros gastados en 2014, frente a los 189.500 de 2013, los 170.500 presupuestados para 2015 y los 52500 de 2016)
A la vista de este panorama de los presupuestos, nos preguntamos lo que se le ocurriría a cualquier ciudadano: ¿no podríamos dejar de amortizar parte de la deuda este año y dedicar ese dinero a inversiones en el pueblo? La respuesta es que no, porque incumpliríamos las leyes. Y la encontramos en la modificación que Zapatero hizo del artículo 135 de la Constitución (con los votos favorables de PSOE y PP) y que dio origen a leyes posteriores, como la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que sirven para asegurarse de que lo primero que debe hacer el Ayuntamiento es pagar la deuda, por delante de las necesidades de los ciudadanos. Así de grave es el asunto: lo legal no siempre es lo justo y ético. Por eso no podemos hacer otra cosa que votar en contra de estos presupuestos y esperar que en el futuro tengamos otros gobiernos que se preocupen de proteger a la mayoría de los ciudadanos en vez de los intereses de unos pocos. Políticos preocupados en rescatar a los ciudadanos, en vez de rescatar bancos.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.