Ya en la calle el nº 1039

Premoniciones de muerte. El extraño caso de Fray Alberto de la Presentación

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Francisco Fernández García/Archivo Municipal de Caravaca de la Cruz
La tradición popular está llena de historias misteriosas relacionadas con la muerte y el tránsito al más allá, a la otra vida o como lo queramos llamar. La tipología de estas narraciones es variada, existiendo entre ellas las que podíamos definir como premoniciCripta funerariaones de muerte. Consiste en señales o avisos que la persona que los recibe interpreta como indicación de su propia muerte. Este mito, conocido desde muy antiguo, ha ido evolucionando conforme a los tiempos reinterpretándose en cada época con los medios existentes, habiendo pasado de elementos simples y primarios como pueden ser ruidos, visiones o apariciones, a medios más sofisticados, como pueden ser la recepción de llamadas telefónicas, el visionado de películas, etc. La perdurabilidad del mito indica claramente su fuerza y arraigo, fundamentado y mantenido por su conexión directa con los temores internos mas íntimamente enraizados de la personalidad humana.
Este tipo de historias son muy habituales ¿quién no ha oído alguna vez alguna de ellas?, y aunque su ámbito mas usual es la narración oral, lo ha superado ampliamente pudiéndolas encontrar igualmente en la totalidad de las diversas manifestaciones literarias. Lo que realmente es inusual, es hallarlas en documentos oficiales o protocolados. De aquí mi sorpresa cuando me topé con una de ellas en el Libro de Becerro del Convento de Nuestra Señora del Carmen de Religiosos Carmelitas Descalzos de nuestra ciudad.
Los libros de becerro, son aquellos en donde se registran los diversos acontecimientos que se suceden en los conventos o monasterios, incluyendo los documentos de fundación, elecciones de priores o superiores, religiosos que profesan o residen en él, actividades que desarrollan, fallecimientos, etc.; cada comunidad tiene uno, constituyendo el elemento documental más importante para conocer la historia de conventos y demás establecimientos religiosos. En el Archivo Municipal de Caravaca de la Cruz disponemos de una copia del perteneciente al referido convento desde hace un cuarto de siglo y aunque lo he consultado en múltiples ocasiones en búsqueda de determinados datos, no había revisado nunca la totalidad la lista de religiosos fallecidos; sin embargo hace unos meses buscando alguna referencia sobre el religioso caravaqueño del siglo XIX, fray Miguel de la Cruz, me encontré con el inquietante testimonio de lo sucedido en esa comunidad en los días finales de octubre y los primeros de noviembre de 1654. Aprovecharé también la circunstancia de que en estos días se celebra la festividad de las Ánimas y fieles difuntos, en los que es habitual la visita a los cementerios y el encendido de velas, iluminando el tránsito a la otra vida y reflejando la esperanza que supone el triunfo de la luz sobre las tinieblas, para hacerme eco de esta historia y divulgarla para su conocimiento. Por cierto, con el paso del tiempo las manifestaciones y costumbres propias de la festividad de las Animas y fieles difuntos se han ido trasladando a la inmediata anterior de Todos los Santos, realizándose el día 1 de noviembre lo que realmente corresponde al 2.
Pero bueno, centrémonos ya en la historia. Como es sabido los carmelitas descalzos llegaron a Caravaca en 1586, estableciéndose de forma provisional en una casa cercana al que sería su convento, cuya fundación tuvo lugar el 1 de febrero del año siguiente en presencia de San Juan de la Cruz, según consta en el acta correspondiente. Las obras comenzaron de inmediato de manera que a principios del siglo siguiente estaba prácticamente concluido, no obstante posteriormente, se añadieron sendos anexos, conformando el aspecto que actualmente tiene y que no existían cuando tuvo lugar el misterioso suceso. El protagonista del mismo fue el Padre fray Alberto de la Presentación, que era el prior y prelado del convento en esos momentos, siendo superior del mismo el Padre fray Francisco de Santo Tomás.
El Libro de Becerro nos aporta varios datos acerca de este personaje, que nació en El Cañavate, provincia de Cuenca, hacia 1587, profesando en Pastrana. A lo largo de su vida fue prior y prelado de Caravaca, siéndolo posteriormente de Almodóvar en Ciudad Real y de Vélez, de donde regresó a nuestra ciudad, siendo nuevamente prior y prelado del mismo. Tenía fama de buena persona y era querido y respetado, tanto en su comunidad como en la población, por ser “muy obseruante, y ajustado alas obligaciones de carmelita descalzo”. Prudente y sencillo, aparece así descrito en el mencionado libro: “Resplandecía mucho en su natural, y condicion entrado en carnes, y apacible en obras y palabras”. Su carácter bonachón le hizo protagonizar una anécdota que alcanzó cierta notoriedad en su entorno, hasta el punto de que el religioso encargado de redactar el libro quiso dejar constancia de ella, tal vez impactado con la imagen ofrecida por el religioso en aquel trance: “siendo menester para la huerta vn trasto que era un seron de esparto para basurarla, que estaba encomendado a un hombre dela villa que lo hiciese nuevo, y no auiendo quien lo truxesse fue ala cassa del que lo auia hecho con su compañero y poniendolo sobre su cabeza lo truxo de aquella suerte hasta el conuento con grande edificación de seglares y Religiosos”. Otro personaje importante en esta historia fue el Padre fray Juan de la Ascensión, natural de Caravaca y profeso también en Pastrana, que tras una agitada carrera con destinos en muchos conventos, por lo que era conocido con el sobrenombre de “el casas”, había regresado al de nuestra ciudad, donde ocupaba la celda inmediata a la de fray Alberto; falleciendo en octubre de 1654, a los 54 años de edad y 32 de hábito.
Efectuado el sepelio, la comunidad volvió a su vida cotidiana, encontrándose al parecer entre sus actividades, el rezo por parte de todos los miembros de la congregación de determinadas oraciones en las celdas de los religiosos. Una semana después de la muerte de fray Juan de la Ascensión y encontrándose toda la comunidad rezando en la celda de fray Alberto, que como se ha dicho estaba inmediata a la del fallecido, oyeron unos fuertes golpes en la pared, extrañándose ya que todos se encontraban en la misma celda; tras comprobar que no había nadie ni nada que hubiera podido hacer semejante ruido y volver a oírse los golpes, los religiosos tremendamente asustados, los interpretaron como el aviso de la muerte del ocupante de la celda, lo que sucedió de inmediato. De este extraño modo falleció fray Alberto de la Ascensión; tenía 67 años de edad y 54 de hábito.
No voy a hacer ninguna valoración de este suceso, resulta imposible saber si se trató de un caso de sugestión colectiva, de histeria, o de cualquier otro fenómeno, tan solo constatar la evidencia de que lo que allí sucedió impactó de tal manera a cuantos estaban presentes que quisieron dar testimonio de ello dejando redactada en el Libro de becerro la reseña del inexplicable acontecimiento que habían presenciado y que culminó con la inexplicable enigmática y repentina muerte del prior carmelitano.
Para los más escépticos he aquí la trascripción íntegra del párrafo en el que se narra el suceso: “Estando toda la comunidad en su çelda, haziendole la recomendación del Alma, dieron enel Tabique dela celda inmediata donde ocho dias antes auia muerto el Padre fray Juan dela Ascensión, dos o tres golpes, por dos veces, recios y con distinción que atodos causo pauor. Y el Padre superior fray Francisco de Santo Thomas que estaba presente, miro y reparo si estaban alli todos los Religiosos, y hallo que si, y que enla çelda a donde dieron los golpes no auia religiosso alguno, ni se habitaba, ni auia trasto que se pudiera caer, ni hazer aquel ruido, con que que todos se persuadieron enran señales y auiso de que le llaman aprisa y luego espiro dicho Padre Prior fray Alberto dela Presentaçion”.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.