María Marín (Podemos IU Verdes): “Podemos es la garantía de que el cambio no se queda en un “quítate tú que me pongo yo”, sino en un giro a las políticas de la derecha”

“Nos tememos que lo que algunos partidos como el PP pretenden en realidad es que la Autovía del Norte sea una nueva autovía de pago para beneficiar a alguna empresa amiga”

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

JAIME PARRA

Entre los candidatos murcianos a las elecciones autonómicas, María Marín (Podemos IU Verdes), junto a Fernando López Miras, es la única que aprueba.

Los murcianos han tenido en cuenta su labor como portavoz regional de Podemos en la Asamblea en la que ha sido la voz más crítica contra el Partido Popular y el Gobierno de López Miras.

¿Por qué votar a María Marín para estas elecciones autonómicas?

Más que votar a una persona o a otra, se trata de elegir proyectos. Sabemos de sobra lo que han significado los gobiernos del PP en la Región de Murcia, especialmente el de López Miras. No hay más que ver dónde han acabado sus antecesores. Pedro Antonio Sánchez está condenado a 3 años de cárcel por el caso Auditorio. Para Ramón Luis Valcárcel, la fiscalía pide nada menos que 11 años de prisión por el caso La Sal sobre los sobrecostes millonarios en la desaladora de Escombreras. Y el actual presidente, puesto a dedo por sus dos predecesores, está gobernando con tránsfugas y con consejeros imputados.

Más allá de la corrupción, ahora mismo lo que sabemos es que tenemos a un presidente cuyo único proyecto es continuar en el sillón. La Región se enfrenta a graves problemas y López Miras no aporta ni una sola solución. No sólo eso, sino que rechaza de plano las que ofrecemos desde otros partidos. Pongamos por ejemplo la situación de la sanidad. ¿Alguien sabe, además de promesas vacías en etapa electoral, que propone el PP para arreglar el grave problema de la desigualdad entre áreas sanitarias o el de las listas de espera? Podemos presentó un proyecto de ley que López Miras y sus tránsfugas vetaron sin que pudiese tan siquiera debatirse. Lo mismo ocurre con las residencias de la tercera edad, para las que también presentamos una ley dirigida a mejorar las condiciones en las que se encuentran, y el PP votó en contra sin leer ni un párrafo de lo que se pedía en esa ley. Pero mientras tanto, las listas de espera en sanidad siguen aumentando, especialmente en las zonas rurales, y las residencias de mayores continúan en un estado deplorable. La realidad es que el Gobierno regional no hace nada porque lo que pretende es deteriorar los servicios públicos para privatizarlos y hacer negocio con los derechos  de los ciudadanos y ciudadanas. Nosotras vamos a hacer justo lo contrario: garantizar derechos y dignificar los servicios públicos.

¿Cómo definiría la actuación del Gobierno regional en esta última legislatura?

Un auténtico desastre. Han sido cuatro años completamente desperdiciados, en los que hemos dejado pasar trenes que no volverán jamás. La respuesta a la crisis de la pandemia por parte del Estado y de las instituciones europeas fue buena. Se apostó por enviar cientos de millones a las comunidades autónomas para establecer líneas de ayuda y poner a punto servicios tan importantes como sanidad, educación, dependencia o atención a las personas mayores. ¿Qué hizo el Gobierno de López Miras? Nada. Usar ese dinero para tapar agujeros y para disminuir la aportación que correspondía a las arcas regionales. Y de nuevo, un ejemplo: mientras todas las comunidades autónomas contrataban docentes de refuerzo para garantizar la seguridad en las aulas reduciendo el número de alumnos y alumnas, el Gobierno regional no contrató profesores, sino que envío un día a la semana a casa a los alumnos y alumnas. En lugar de contratar maestros, despidieron estudiantes.

¿Y qué destacaría de la oposición que ha realizado Podemos durante estos cuatro años?

Nuestra labor no se ha limitado simplemente a quejarnos, y eso que hay mucho de lo que quejarse. En Podemos Región de Murcia tenemos una norma: a cada crítica, una propuesta de solución. Por eso cuando señalamos el mal estado del Mar Menor, planteamos también que si se crease un Parque Regional, la situación mejoraría ostensiblemente. O denunciamos las listas de espera desbocadas en sanidad, al tiempo que presentamos una ley dirigida a acabar con ellas. La gente tiene que saber que existe una alternativa a este gobierno y que estamos preparados para ser útiles a la ciudadanía desde el Gobierno a partir del primer día.

Si se dieran los números para un Gobierno progresista, ¿qué considera primordial Podemos para participar de ese gobierno?

Que no se limite a un cambio de cromos. Desgraciadamente, en la Región de Murcia PP y PSOE son dos caras de una misma moneda. Cuesta mucho distinguirlos. Por ejemplo, qué hará Pepe Vélez con las subvenciones a la tauromaquia. O cómo abordará el problema del Mar Menor, teniendo en cuenta que la ley actual que legalizó los vertidos agrícolas fue aprobada también por el PSOE. Estamos viendo cómo gobiernos locales en los que no está Podemos, como el de Murcia, logran pocos cambios reales y se limitan a mantener las inercias impuestas por un PP que llevaba décadas gobernando. Podemos es la garantía de que el cambio no se queda en un “quítate tú que me pongo yo”, sino en un giro a las políticas de la derecha.

¿Qué medidas son urgentes?

Son demasiadas para incluirlas en tan poco espacio. Hay, por ejemplo, que garantizar que los colegios públicos están al alcance real de todo el mundo. El PP tiene el mantra de la supuesta libertad de elección, cuando hay lugares donde la única opción es el colegio concertado, o donde desde hace años no se invierte un solo duro en las infraestructuras del centro público. Lo mismo ocurre con la sanidad. El PP lleva años prometiendo en todas las elecciones que va a construir los mismos centros de salud. La realidad es que no hay ni una piedra de esos supuestos proyectos. También es muy urgente proteger todos nuestros espacios naturales. El Mar Menor, por supuesto, pero también otros espacios como los montes del noroeste, el Monte Arabí en el Altiplano o la vega del Segura en Murcia. No podemos consentir que sigan siendo entornos amenazados sin que la administración haga nada para protegerlos.

Una preocupación de la mayoría de alcaldes, sean del color que sean, es la falta de una Ley de Financiación Local, ¿es necesaria esta ley para Podemos?

Por supuesto. Los ayuntamientos llevan años asumiendo competencias impropias de sus propias arcas, ya que la administración regional no cumple su función en muchas ocasiones. Hay que garantizar que desde los Ayuntamientos se puedan desarrollar proyectos con la suficiente financiación y también hay que poner fin al abandono que muchos municipios sufren por parte del Gobierno regional.

Las Mancomunidades de Servicios Sociales dependen cada vez más de los ingresos que les aportan los municipios, aunque en su mayor parte el mantenimiento corresponde al Gobierno regional, ¿financiarán estas mancomunidades que están teniendo problemas para pagar los sueldos y atender a la población con más necesidades?

Eso es parte de lo que estábamos comentando hace un momento. No puede ser que los ayuntamientos tengan que asumir aquello que correspondería a la administración regional.  Hay que estudiar bien cómo financiar esos proyectos y dotarlos para que puedan atender a la población real que recurre a ellos. A día de hoy, están completamente infrafinanciados.

¿Se tendría en cuenta en esta futura ley las circunstancias de municipios como Moratalla cuyo término municipal es de los más amplios de España y cuyas pedanías se encuentran diseminadas?

Claro. Moratalla y cada uno de los municipios que componen la Región de Murcia. El problema es que aquí se ha generado un centralismo excesivo en el que la mayoría de las inversiones acaban en la misma zona. Lo hemos visto en pedanías como Benizar, que ha tenido que montar un follón enorme para lograr que alguien escuche sus demandas. Nosotros vamos a atender preferentemente a estas áreas olvidadas, porque el abandono al que están siendo sometidas solo sirve para favorecer la despoblación de estos núcleos rurales tan necesarios.

Siguiendo con Moratalla, el mal estado de la carretera de Benizar supone un grave problema para los vecinos que llevan años con promesas sobre su arreglo, ¿considera este arreglo una prioridad para su partido?

Te he contestado en la anterior sin querer (ríe). Sí, por supuesto. Hay que garantizar las infraestructuras y las comunicaciones básicas a todos los vecinos y vecinas de cada rincón de la Región de Murcia. Lo que ha ocurrido aquí es una indecencia.

¿Qué posición tienen respecto a la apertura de la Mina Gilico en el término municipal de Cehegín?

No lo vamos a permitir. Así de claro. La reapertura de la mina supone un grave riesgo para las fuentes y acuíferos del Noroeste. Es un ejemplo de cómo los distintos partidos que gobiernan en esta comarca (el PP de Caravaca, el PSOE de Calasparra y Ciudadanos en Cehegín) se dan la mano para favorecer un pelotazo de una multinacional canadiense que les ha prometido mucho dinero a costa del futuro y del patrimonio natural de sus vecinos y vecinas. He visitado la zona junto a la Coordinadora en Defensa del Noroeste, he participado ya en varias movilizaciones en contra y si soy la próxima presidenta regional no voy a permitir que se abra.

Ecologistas como el Consejo de Defensa del Noroeste advierten de la transformación de secano en regadío en esta zona y de la proliferación de ganadería intensiva, sobre todo de porcino, en esta comarca, ¿qué medidas tomarán?

Llevamos años advirtiendo del peligro que suponen tanto el agronegocio como las macrogranjas, que generan una enorme cantidad de problemas a la población, que deterioran el territorio irremediablemente y que, además, causan graves consecuencias de salud pública. Nuestro modelo no es ese. Es el de una agricultura y una ganadería tradicional, que es mucho más sostenible, genera mucho más empleo y, además, produce alimentos de mucha mayor calidad. Y por supuesto, un modelo de proximidad, que apueste por la cercanía y por la economía circular.

¿Y para frenar la despoblación en los núcleos rurales del Noroeste?

Pues lo que comentaba anteriormente. Generar modelos sostenibles creadores de empleo y poner medidas que fijen a la población al entorno, especialmente infraestructuras educativas y sanitarias. Si una familia se encuentra con que no tiene colegio donde llevar a los niños o pediatra al que acudir de manera rápida, va a marcharse de ese lugar tan pronto le sea posible.

¿Ven como una prioridad o una necesidad una autovía que conectara el Levante con Andalucía a través de Calasparra, Caravaca y Lorca?

Nosotras no apostamos por grandes infraestructuras que tienen un alto impacto en el territorio y que nadie explica cómo va a financiar. De hecho, nos tememos que lo que algunos partidos como el PP pretenden en realidad es que sea una nueva autovía de pago para beneficiar a alguna empresa amiga.

En su lugar apostamos por mejorar las vías actuales que conectan las principales ciudades del Noroeste y sus pedanías, que están totalmente abandonadas. También por potenciar el transporte público y especialmente el tren. Si formamos parte del próximo gobierno regional priorizaremos recuperar la conexión entre Lorca y Guadix, una línea que dejó de funcionar hace 14.000 días pero que sigue perdurando en el recuerdo. Una buena red de cercanías es tan esencial como una de larga distancia.

¿Cómo potenciará su partido un turismo que vaya más allá del de sol y playa y que puede suponer una fuente de ingresos para estas comarcas como son el de naturaleza, el patrimonial, el enoturismo…?

Lo primero que hay que hacer para potenciar el turismo es evitar que el Noroeste se convierta en el sumidero de actividades que dañan el entorno natural como la minería, las macrogranjas o la agroindustria. Nadie quiere visitar un entorno degradado, contaminado y con malos olores. En ese sentido nos parece que muchos gobiernos municipales, sean del PP como en Caravaca o del PSOE como en Bullas, no valoran adecuadamente la riqueza natural que tiene esta comarca y están permitiendo que estas macrogranjas intensivas se reproduzcan como setas en su territorio. Nosotras vamos a proponer una moratoria y las ayudas que reciben las macrogranjas vamos a destinarlas a financiar a las pequeñas y medianas empresas de turismo rural y a los jóvenes que tienen proyectos para emprender.

Aunque el Año Santo de Caravaca en 2024 sea una celebración religiosa, también es una oportunidad económica para el turismo, tanto de Caravaca como de la comarca del Noroeste, ¿en el plano cultural apoyarán exposiciones, conciertos, teatro… de calidad que un Ayuntamiento como el de Caravaca por sí solo no podría financiar?

Claro que sí. Aquí hay una confusión enorme por culpa de los bulos: Podemos no está contra ninguna festividad religiosa. Lo que nosotros planteamos es que hay que respetar la neutralidad de las instituciones y su aconfesionalidad, porque representan a todos los ciudadanos, no sólo a los creyentes de la religión mayoritaria. Pero la religión, además de su parte teológica, tiene manifestaciones que son parte de nuestro acervo cultural. Sin ir más lejos, yo llevo toda la vida saliendo en las procesiones de Cartagena. Eso sí, lo hago a título particular, sin necesidad alguna de ir en un puesto preferente ni buscando un protagonismo que no deben tener los cargos públicos en ese espacio.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.