Santos López Giménez, en representación de la Coordinadora local, de Cehegín, de la Plataforma Cuenca del Segura Libre de Fracking.

El 10 de mayo de 2013, en Calasparra, se constituía la Plataforma Cuenca del Segura libre de Fracking. Multitud de ciudadanos, asociaciones ecologistas, sindicatos, partidos y otras asociaciones presentes, sentábamos las bases de una lucha frente a la posible puesta en práctica de ese mecanismo de extracción de hidrocarburos, auténtico despropósito de agresión al medio ambiente y a los seres humanos que lo poblamos.


En 2014, eran 5 los proyectos anunciados en los boletines regionales y nacionales.
Cehegín estaba afectado por dos de ellos: Escorpio y Acuario. El 5 de noviembre de 2014, en Cehegín, se celebró una reunión en la que participamos todos los grupos y personas que nos oponemos a que dichos proyectos saliesen adelante. Se constituyó un grupo local, en representación de la Plataforma Cuenca del Segura libre de Fracking, desde el que se planificaron una serie de actividades, prolongación de las que ya veníamos desarrollando, para dar a conocer a la ciudadanía todo aquello que tuviese que ver con el desarrollo de este infame método extractivo que, a buen seguro, ocasionaría un desastre ecológico de incalculable magnitud: el mayor de los peligros, se refiere a la posibilidad inmediata de contaminación de nuestro acuíferos que dejarían, por muchos años, fuera de consumo y uso a las aguas subterráneas de nuestro hábitat, como seres vivos que somos.
Considerando la respuesta política de los dos últimos años, respecto de la declaración de zonas libres de fracking en Ayuntamientos y Comunidad Autónoma, todo parecía acabado, sin embargo, 3 años más tarde, se acaba de publicar, en el BOE, la reanudación del proyecto Leo, lo cual nos vuelve a colocar en el ojo del huracán para que, tanto nuestro Ayuntamiento como el Gobierno regional tomen cartas en el asunto sin dejar margen a los especuladores de nuestro futuro.