Ya en la calle el nº 1044

Víctor “el Gimnasta 11q”

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

ANTONIO MARÍN SANDOVAL

En los últimos días de enero y principio de febrero del año 2013, España sufrió una ciclogénesis explosiva de “dimensiones excepcionales” llamada Jolle, pues como un ciclón en Valentín, el 1 de febrero nació Víctor Constancio Botía Rodríguez, rápidamente, intensamente, en un período muy corto de tiempo y sin avisar.

Víctor, nace con tan sólo 30 semanas de gestación y por ello con una extrema inmadurez de sus órganos, lo que le llevó a pasar 60 días hospitalizado entre UCI Neonatal y Neonatos del HUVA. Durante ese tiempo y posterior fue mucha la incertidumbre de sus padres Rosa y Juan, así como del resto de familia y amigos, por su estado y posibles problemas de salud asociados a su prematuridad, los cuales no tardaron en dar la cara ya que, pronto se le diagnosticó de una enfermedad rara o poco frecuente llamada “Síndrome de Jacobsen”, que afecta a 1 de cada 100.000 nacidos.

Víctor “el Gimnasta 11q”
Víctor exhibiendo sus habilidades

Esta enfermedad poco frecuente es genética y se produce por la falta de un parte del brazo largo del cromosoma “11q”. La misma no tiene cura, los síntomas son diversos y para entender estos síntomas vale con nombrar la cantidad de especialistas que evalúan a quienes la padecen, como son pediatras, cardiólogos, neurólogos, hematólogos, alergólogos, inmunólogos, endocrinólogos, psicólogos, logopedas, otorrinolaringólogos, oftalmólogos, neurocirujanos, urólogos o nefrólogos, por poner algunos ejemplos. Víctor ha pasado por todos estos especialistas y alguno más, pero probablemente el momento mas complicado de sus 11 años, fue cuando tuvo que ser intervenido quirúrgicamente del corazón, hace unos años por el problema cardíaco congénito que padece, de cuya operación afortunadamente hoy está perfecto.

Pues a pesar de todas las piedras que ha tenido que sortear Víctor en la vida, es un niño jovial, alegre, simpático y a su vez reservado, jamás niega el saludo a nadie, curioso, intrépido, luchador, victorioso y constante en todo lo que se propone, tal como indican sus dos nombres. Desde muy pequeño ha practicado diversos deportes o juegos en la calle, ha montado en bicicleta, mini moto, mini quads, patín eléctrico, ha participado en todos los eventos festivos que se organizan en Valentín, bailando o interpretando en todos los escenarios que se le pongan por delante, en cuya faceta es imprescindible su hermano Juan Antonio y además ha sido un niño precoz en el manejo de las nuevas tecnologías, lo cual le llevó hace un par de años, a toparse por internet con vídeos de Cristofer Benítez, gimnasta español y pionero en la disciplina rítmica que practica desde 2004, comenzando a competir en 2006 y que hoy sigue dando visibilidad a la rítmica masculina, pues como siempre ha dicho “cualquier niño o niña puede practicar un deporte sin tener que ver su sexo u orientación sexual”.

Víctor “el Gimnasta 11q”
Victor Botía con su trofeo

Tras este descubrimiento por parte de Víctor, no paró de ver vídeos de quien hoy es su ídolo y referente, pidiendo a sus padres que le inscribiesen en la Escuela Deportiva Municipal de Gimnasia Rítmica de Cehegín, en la temporada 22/23, mostrando desde el primer momento un interés enorme en aprender y crecer en un deporte que requiere mucha dedicación, intensidad o sacrificio. Ese interés y sus buenas aptitudes, le han llevado a federarse en la presente temporada 23/24 dando el salto al Club Gimnasia Rítmica Ciudad de Cehegín, donde según comenta el Gimnasta, sus entrenadoras Nines y Rosa están haciendo un gran trabajo en su formación como deportista, le tratan con mucho cariño, aunque a veces le corrigen sus fallos en un deporte con grandes exigencias como es este. Al igual que desde el primer día que entró en este mundo de la rítmica todas sus compañeras le han tratado y acogido con un aprecio especial, según comenta.

En esta temporada en la que se encuentra federado, ya ha participado en cuatro Campeonatos Regionales que le han llevado hasta su primer Campeonato Nacional Base, consiguiendo su primer Diploma a nivel Nacional, tras lograr un excelente 6º puesto en categoría alevín, hace unos días en Castellón.

Pero este camino de la rítmica no es nada fácil para Víctor, aunque haya a quien le parezca que sí, pues si ya de por si esta disciplina de gimnasia exige un esfuerzo mayor que otros deportes, a Él le está costando el doble que a cualquier otro/a deportista de su categoría, pues entrena oficialmente tres horas semanales, pero cuando termina estos entrenos sólo Él y sus padres saben las horas que dedica en casa a seguir con su preparación, cuya dedicación extra la realiza para superarse y por los obstáculos físicos que el “Síndrome de Jacobsen” le impone, como ejemplo de ello Víctor entrena y compite con gafas y audífonos.

Su lucha incansable desde que nació hace que, día tras día se marque una meta y al final la consiga, con o sin ayuda, pero la consigue y con la Rítmica se ha marcado un objetivo con un final muy claro, quiere participar en unos Juegos Olímpicos y os aseguro que este chico victorioso y constante lo logrará. 

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.