Ya en la calle el nº 1044

“Sigue siendo un trabajo bastante mal pagado, pero lo hago porque me encanta”, Dolores Martínez Martínez

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

DAVID LÓPEZ

En junio, si todo marcha según lo previsto, el oficio de bordadora será reconocido como una cualificación profesional reglada, podrán avanzar hacia una titulación de Formación Profesional para impartir clases.

Antes de esta fecha obtendrán el reconocimiento de sus paisanos las bordadoras de Caravaca. Dolores Martíne, quien borda desde hace 35 años, nos habla de este galardón por el Día Internacional de la mujer

¿Cuáles fueron tus inicios? ¿Pensaste por aquellos entonces, que hoy día gastarías tu tiempo, mayormente, en crear una parte fundamental de las fiestas de Caravaca?

Comencé a bordar en la Peña Campeón hace 35 años. No tenía ni idea de lo que era, pero con mis compañeras, fui aprendiendo y hasta hoy. Tampoco eran los mantos de antes los de hoy. La mayor parte del manto eran motivos de seda y nosotras le añadíamos un poco de oro en los motivos, bien fueran moros, cristianos… para que quedasen adornados. Mucho después, participé en el bordado de la bandera del Bando Cristiano. También he participado en un estandarte para la Semana Santa de Huércal-Overa. He bordado parte del faldón del carro de la cruz. En dos ocasiones, he bordado la Peña Universo, una entero, y otra, piezas sueltas. He bordado el manto del Púa dos años, cuatro a la Peña Jeque, a la Peña Terry en una ocasión con unas compañeras, y por último, este mismo año, que estoy bordando entero de oro, plata, pedrería y piedras de cristal, el manto de la Peña Sangrino.

Imposible pensar que hoy me dedicaría en cuerpo y alma a bordar mantos.

¿Ha mejorado el tema económico en relación a las horas trabajadas en un manto de primer nivel? ¿Sigue siendo precario como antaño?

Muy a mi pesar, sigue siendo un trabajo bastante mal pagado, pero lo hago porque me encanta. Las peñas deberían de ver y estudiar, sinceramente, nuestro trabajo y nuestro sufrimiento, porque se sufre viendo pasar los días y ver que no llegas, ya que son trabajos muy minuciosos y pesados. Te da la sensación de que no avanzas y eso es frustrante.

¿Cuál es el mejor momento para ti de todo el año, fiestas incluidas?

El día 1, momento en el que salgo a ver el trabajo hecho, expuesto en el local correspondiente. Me llena de felicidad estar viendo los mantos y estar escuchando los comentarios de la gente del pueblo haciendo ya sus quinielas y puntuando los mantos según los están viendo.

La concejalía de la Mujer ha concedido el reconocimiento de ‘Mujer trabajadora’ a las bordadoras de la localidad, por su labor realizada con los mantos de los caballos del vino, como ropa para moros, cristianos y mantas de pasos de Semana Santa. Es un premio que sirve para que se os reconozca un poquito más vuestro trabajo, pero ¿no crees que es un premio que se os debería de entregar todos los años?

Pues sí, realmente. Todos los años son ropas distintas, no cesamos y nos dejamos la piel, literalmente, sobre estos mantos. Son muchísimas horas trabajadas, creo que mucha gente no se imagina el trabajo tan enorme que esto conlleva y las horas que nos consume hacerlo y poder terminarlo. No estaría nada mal que se nos reconociese un poquito más nuestro trabajo año tras año.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.