CARM

La Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social, a través de la Dirección General de Servicios Sociales y Relaciones con el Tercer Sector, ha concedido diferentes subvenciones, que ascienden a más de 504.000 euros, a entidades locales que han presentado proyectos a la convocatoria de diagnóstico local participativo. 

Se trata de los ayuntamientos de  Águilas, Caravaca de la Cruz, Jumilla, Mazarrón y Totana. Los cinco proyectos que han resultado seleccionados tienen un plazo para que los realicen desde la fecha de concesión de la subvención, el pasado día 4 de octubre, hasta el 31 de diciembre de 2022.

El montante total de las subvenciones, que oscilan entre los 54.836 euros en el caso de Mazarrón y los más de 235.000 para el ayuntamiento de Totana, se hará efectivo con cargo a los créditos existentes en los presupuestos generales de la Comunidad Autónoma, cofinanciados por el Fondo Social Europeo. 

La elaboración de los diagnósticos locales participativos, enmarcado en el Programa Operativo Regional de Fondo Social Europeo 2014-2020, contempla este tipo de ayudas para entidades locales de entre 20.000 y 60.000 habitantes. Las subvenciones corresponden al área de innovación social y, según la directora general de Servicios Sociales, Lucía Hernández, “se plantea desarrollar varios proyectos piloto de intervención integral en barrios y territorios con un alto índice de pobreza y características diferentes que aporte elementos y modelos de trabajo innovadores para la lucha contra la exclusión”. 

Hernández señaló que este tipo de proyectos “nos conducirán a consolidar el trabajo en red de todos los agentes vinculados al territorio en concreto sobre el que se actúa, permitiendo así su incorporación a las políticas generales que luego tenemos que desarrollar desde las administraciones públicas”. El diagnóstico participativo, añadió, “nos permitirá identificar las necesidades de un determinado territorio, las potencialidades comunitarias y su articulación dinámica con recursos locales y externos, así como de las oportunidades de desarrollo que tienen los habitantes del territorio. Se busca cambiar la mirada de la comunidad como ente activo y protagonista del cambio”.

Promoción de la inclusión social

El diagnóstico participativo forma parte, y sería el primer paso, del desarrollo de un proceso más amplio de pactos de desarrollo local participativo basados en el trabajo en red y orientados a la promoción de la inclusión social y la lucha contra la pobreza y cualquier forma de discriminación a través de actuaciones que estimulen el desarrollo local y fomento de las iniciativas locales a través de metodologías participativas, así como del desarrollo de acciones integrales en barrios urbanos excluidos.

 El proceso de diagnóstico local participativo que se financia a través de esta convocatoria tiene como finalidad desarrollar una visión consensuada del territorio objeto de intervención entre los protagonistas implicados para definir líneas transversales y estratégicas derivadas de las evidencias detectadas, acordadas entre los diferentes protagonistas comunitarios. Entre ellos, la administración pública, los recursos técnicos públicos y privados y la ciudadanía y las organizaciones sociales. Estas líneas de intervención serán la base para diseñar el plan de acción comunitario que podrá desarrollarse posteriormente a través de un pacto local.

El territorio en el que se interviene se entiende como una entidad viva, fundada en vínculos de parentesco y vecindad tejidos por la pertenencia, la permanencia y el conocimiento mutuo y que se encuentra en permanentemente proceso de reconstrucción social.