Ya en la calle el nº 1052

Pedro Martínez (jubilado), anterior gerente de Automoción Caravaca: «Hemos tenido una clientela que, más que clientes, han sido amigos»

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

ENRIQUE SOLER

Pedro Martínez, recientemente jubilado, tras pasar cerca de 40 años en el concesionario Automoción Caravaca.

Ha visto cómo ha evolucionado el centro desde maquinaria agrícola hasta convertirse en un concesionario de referencia, no solo en la comarca del Noroeste, sino en todos los municipios de poblaciones vecinas.

Comenzó como jefe de administración (1983-2000), y ha terminado sus días laborales como gerente.

Sin la vorágine de avances, datos de ventas, crisis del sector, ahora ve su futuro más tranquilo, donde entre muchas cosas lo dedicará a pasear y disfrutar.

¿En los inicios, ¿cómo era el trabajo del taller?

Realizábamos reparación de maquinaria agrícola de John Deere, y algún camión de manera esporádica. Entonces se le llamaba La Pegaso por el bar que había al lado del taller, hoy desaparecido.

La primera marca que llegó fue Volkswagen.

En el año 1995, llega la primera marca de coches que fue Volkwagen. Desde finales de los ochenta se dejaron de reparar camiones y se quedó exclusivamente la maquinaria. Como se veía que faltaba actividad se cogió la marca alemana. Entonces se alternaba maquinaria agrícola y vehículos de esta marca.

En 2007, se dejó la maquinaria agrícola y entonces se cogió Mercedes, anteriormente ya se daba servicio de Seat por comercialización del grupo.

¿Cómo has vivido todos los cambios tecnológicos que ha habido en el sector?

La tecnología ha estado siempre, lo que pasa que en la maquinaria agrícola se apreciaba menos en la sociedad. Los tractores y las cosechadoras traían una tecnología muy moderna, lo que sucede es que como solo estaba a la orden del día para los agricultores se conocía menos.

Eran dos mundos totalmente diferentes. La evolución ha sido muy importante y hemos sabido adaptarnos a todos esos cambios. El trabajo con la maquinaria es más de campaña, pero el de vehículos es para todo el año.

Varias generaciones pasando por Automoción Caravaca.

Hablamos de cerca de 40 años de historia, por el taller ha pasado mucha gente. Hemos dicho siempre que hemos tenido una clientela, que más que clientes han sido amigos. Con la gente se va creando un vínculo muy importante, han sido muchos años. En la zona hemos sido una empresa de referencia en toda la comarca del Noroeste, y los pueblos vecinos, ya que Caravaca es centro comercial de una enorme comarca natural.

También le ha tocado superar las diferentes crisis que ha vivido el sector en los últimos años.

Eso ha sido lo más duro. Hemos tenido años muy complicados, empezando por la crisis de los 90, que fue muy importante. Cuando ya parecía que todo estaba superado, en 2008 nos vino otra crisis complicada. Y esa última enlazó con la pandemia, guerra, falta de suministros… se está pasando mal porque falta estocaje de vehículos. También con temas de nuevos vehículos como híbridos, eléctricos o los avances que nos lleguen.

Con el tema de coches híbridos, eléctricos, hacía dónde mira el sector.

No sería capaz de decirte hacía dónde va el sector, se están viendo importantes avances. Ahora mismo hay abiertos diferentes frentes, pero todavía no está todo zanjado.

Un taller con personal muy preparado que también lleva muchos años en el taller.

Y eso también creo que es una garantía para el cliente. Rubio, que también está jubilado, llegó con la primera marca de coches hasta su jubilación. Ahora se ha quedado una plantilla joven, muy preparada y con mucho futuro.

Tristemente, hace muy poco tiempo hubo que despedir a uno de los socios fundadores.

Sí. Ha sido una verdadera pena. La empresa se creó en 1975, él fue de los socios fundadores junto a Severiano Arias, Tomás Marín y Ginés Huertas. Diego comenzó como gerente hasta el año 2000, que llegó a una prejubilación.

¿Qué nuevos retos se plantea la empresa?

Tiene un futuro prometedor, con profesionales muy preparados y un gerente con muchas ganas de seguir trabajando por el concesionario. Los nuevos retos son seguir avanzando en los temas de digitalización y tecnología.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Sonrisa Saharaui
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco