Ya en la calle el nº 1039

Mi querida hija

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

GLORIA LÓPEZ CORBALÁN

Elegiría para su hija Hildegart, que en alemán significa ‘jardín de sabiduría’, sería el primer paso para crear lo que ella llamaba su “obra”.Hildegart

Aurora Rodríguez nació en una familia acomodada en 1890 en el Ferrol, se empapó del socialismo utópico y romanticismo de Owen leyendo a escondidas en la biblioteca de su padre, y se adelantó un siglo a la concepción de la vida de sus amigas: se hizo socialista, liberal y atea. De tantas lecturas saco en claro que tenía que cambiar el mundo y que necesitaba un Mesías. Que mejor que alumbrarlo ella misma.

Así fue como se puso a buscar la otra mitad que “abonara” su idea. Necesitaba un hombre inteligente, sano, guapo y que la dejase libre después del acto. Pues mira que es difícil hoy día encontrar uno de esos y ella en el 1913 lo encontró: un capellán algo estrafalario (por decir algo) que le entusiasmo la idea de engendrar un “ser superior”, o simplemente recogió como un regalo del Señor la mujer que se le ofrecía: porque ni quería amor ni matrimonio. El caso es que el plan de Aurora marchaba, como ayudada por el dios en el que no creía. Queda embarazada, larga al cura a confesarse, y sola, que es como mejor se esta, se marcha a Madrid.

Allí nace el 9 de diciembre de 1914 Hildegart, con una vida ya calculada por la fría madre, que no deja nada a la improvisación. 

Nada hizo Aurora que no estuviese marcado por la obsesión. Nunca dejo que nadie la tocase ni la abrazase y la sometió a un riguroso calvario intelectual para conseguir su plan: a los tres años sabía leer, a los 10 hablaba inglés, francés y alemán, a los 17 había terminado una carrera universitaria (Derecho) y empezaba otra (Medicina).

A los 18 ya tenía varias obras publicadas.

Estudiaba sin parar, sobre todo, filosofía y sexología, y daba mítines donde hablaba de liberación social. Se había convertido en una oradora requerida y aclamada. Así que, al fundarse la Liga Española por la Reforma Sexual es nombrada secretaria.

Todo marchaba perfectamente…hasta que vino cupido a presentarse para desviar el fino destino trazado por la madre. Porque esta podía controlarle hasta la ropa (la obligaba a vestirse de negro) pero se le escapo el corazón, tan difícil de gobernar.

Sería un compañero del partido federal, Abel Velilla, quien le descubriese que estudiar el sexo esta muy bien, pero que practicarlo esta mucho mejor. Y la joven viene a encontrar la liberación donde la madre la perdió.

Su fama traspasa fronteras, y es invitada a Inglaterra. La Obra ya no necesita a su creadora, accede, necesita independencia y libertad. 

Aurora piensa, por primera vez, que el plan se esta desviando:”Casarla sería tanto como sacrificar la misión para la que ha venido a la Tierra», llega a decir. Los hombres, las amistades, las cartas despistan su plan mesiánico.

El mundo, que en su día se unió para conseguirla, ahora la aleja del fin redentor para el que ha venido a él y piensa que hay una conspiración internacional para arrebatarle a su hija.

Habla con ella y le exige abandonar su amor e incluso su brillante carrera so pena de suicidarse. Pero Hildegart no esta por la labor.

La madrugada del 9 de junio de 1933, Aurora entra en la habitación de su hija, Hildegart esta dormida. Le pega cuatro tiros. «La facultad de dar la vida lleva implícita la de quitarla, pero requiere gran valor», deja escrito a los pies del cadáver. 
Ni siquiera se arrepiente. Puesto que no ha cumplido su misión redentora, de nada sirve mantenerla en este mundo.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.