Ya en la calle el nº 1039

La Obsoletadora o cómo coger los cuentos y llevarlos a la ciencia ficción

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

La Obsoletadora o cómo coger los cuentos y llevarlos a la ciencia ficción

Título: La Obsoletadora
Autor: Alejandro Rodríguez Tárrega
Nº de páginas: 201
Editorial: Droids & Druids
Año de edición: 2023

¿Sabéis qué es la fantaciencia? Yo aprendí el concepto hace relativamente poco, de la mano del pódcast Droids & Druids, ganador de un premio Ignotus a mejor producción audiovisual amateur, y que además tiene mucho sabor murciano. Estas droides y druidas explican que la fantaciencia es eso de hibridar la fantasía y la ciencia ficción y tanto les apasiona este género (que incluye películas como Star Wars o libros como el ya reseñado Así es como se pierde la guerra del tiempo) que han montado un premio y han empezado a publicar como asociación a la ganadora (Puedes llamarme Espátula de Celia Corral Vázquez) y a su finalista, Alejandro Rodríguez Tárrega con La Obsoletadora, aunque en nada publicará a la ganadora del segundo certamen.

Esta novelette nos lanza in medias res a un mundo futurista pero lleno de magia. En el pasado remoto hubo un apocalipsis tecnológico que hizo que las máquinas se rebelaran contra la humanidad y, como respuesta, la gente que sobrevivió se escondió. Y ahora, en esa actualidad en el futuro, la ciencia no se entiende porque toda esa información se ha perdido y lo seguro y útil es usar la magia. Sí, la magia, porque frente a la imposibilidad de usar la ciencia ahora lo normal es que aparezcan magos y brujas que ayuden a los reyes y a sus pueblos y aldeas.

En este universo hay una heroína que ha forjado su propia leyenda, la Obsoletadora, una guerrera que, con su espada de madera, lucha contra su archienemiga, una tecnomante que pretende despertar a todas las criaturas tecnológicas que encuentra. Así, la guerrera va de pueblo en pueblo salvando a las gentes que no piensan en el peligro que supone jugar con la ciencia, siguiendo siempre las huellas de su enemiga.

Lo interesante de esta historia llena de acción y humor no es su construcción y su universo (que también), sino como enfrenta los preceptos de un género y los vuelca en el otro. Ahora no es la magia la que tiene un precio, sino la ciencia; los misteriosos no son los magos, sino la tecnomante; y en vez de arreglar, lo que hace la Obsoletadora es destruir. Y, por encima de todo, la importancia que le da a la literatura como arma de pensamiento, como creador de narrativas que la humanidad termina por asumir y creer para seguir viviendo.

Porque sí, esta novela tiene apenas doscientas páginas y, de primeras, solo parece una lectura ligera y divertida para entretenerte, pero si te dejas convencer por tecnomantes y princesas, es probable que encuentres mucho más de lo que fuiste a encontrar.

La Obsoletadora o cómo coger los cuentos y llevarlos a la ciencia ficción
La Obsoletadora o cómo coger los cuentos y llevarlos a la ciencia ficción

Cuestionario entrevista rápida

  1. El libro que te convirtió en lector
    El libro con el que me di cuenta de la imperiosa necesidad que tenía de leer fue con La Orden del Fénix. Me había quedado sin libros que leer y recordé que alguien me había regalado el quinto libro de una saga que yo solo conocía por las películas y que jamás había leído. Hasta entonces, nunca me había dado cuenta de cuánto necesitaba un libro a mí lado todos los días.
  2. Tu personaje favorito propio
    Aquí podría citar decenas de personajes de rol de alguna de las campañas que he jugado, tanto de jugador como de DJ. Pero creo que, a día de hoy, se ha impuesto sobre ellos Dawson Felpa, el protagonista de mi primera novela publicada. El camino que hemos recorrido juntos, la gente que me ha descubierto y todo lo que simboliza es demasiado importante para dejarlo fuera. Además, disfruto mucho escribiendo sus aventuras. Un poco melancólico, algo irónico y muy ingenioso, lo tiene todo para que pase una buena tarde haciéndole hablar.
  3. La historia que te encantaría contar
    Me encantaría contar una historia parodiando las series como Medabots o Beyblade. Un mundo cuyas normas de convivencia básica parten de un juego extrañamente específico y pensado para vender juguetes, en el que puedes parar un atraco o un golpe de una banda terrorista con una peonza. Le he dado mil vueltas al concepto, pero todavía no se me ocurre una buena forma de adaptarlo como novela y que mantenga la gracia.
  4. ¿Mapa o brújula?
    Me agobia ir totalmente a ciegas, pero si tengo todo perfectamente pensado desde el principio, siento que pierde parte de la gracia pasarlo al papel. Así que normalmente tengo una escaleta breve de lugares por los que quiero pasar y de acciones relevantes que tienen que ocurrir y desde ahí, me dejo llevar. Por lo general, tengo el final pensado, pero muchas veces (y la Obsoletadora es buen ejemplo de ello) lo que acaba siendo el final es algo muy distinto.
  5. ¿Construcción de mundos o de personajes?
    Le dedico mucho esfuerzo a la construcción de mundos, pero normalmente, creo estos partiendo de un personaje que me llama la atención. Suelo priorizar a los personajes, y partiendo de la historia que quiero contar con ellos, construyo un mundo a su medida.
  6. ¿Música mientras escribes?
    Siempre que puedo. Muchas veces me toca escribir desde el móvil en el trabajo, y tengo que estar pendiente de que no se escuchen cosas raras. Pero en casa, siempre. Para cada historia que escribo, una música distinta, una que me inspire lo que imagino en ella.
  7. El proceso creativo que sigues
    Se me ocurre una idea que puede estar chula. Paso días dándole vueltas, imaginando posibles escenarios, momentos y personajes. Si llega a emocionarme tanto como para ponerme con ella, hago un capítulo piloto, sin saber del todo que quiero contar, solo para ver cómo me siento redactando esa historia. Si funciona o acabo satisfecho, empiezo a pensar en una escaleta o en una estructura más acorde a lo que quiera hacer con esa idea. No siempre acaba funcionando, pero si la idea me gusta, acabo por volver a ella de una forma u otra.
  8. Última película o serie que hayas visto (y te haya gustado)
    No son nuevas, pero vuelvo con frecuencia a The Office y Gravity Falls, que siempre me alegran el corazón. Quiero comenzar The Owl House, pero aún no he tenido tiempo.
  9. Autor/a que admires y por qué
    Me fascina la imaginación de Terry Pratchett. Su capacidad para dar la vuelta a los temas, siempre con gracia, pero sin olvidar dejar un mensaje, una crítica, una enseñanza. Era al mismo tiempo muy dulce y muy ácido. No quiero perder la oportunidad de mencionar a Eduardo Moreno Alarcón, mi maese, quien prendió la mecha y me ayudó a mantenerme en el camino cuando yo no era capaz de hacerlo. Sin su ejemplo y su influencia, yo no estaría aquí.
  10. Tropo al que siempre terminas recurriendo
    En cuanto me despisto, tiendo a meter bosques en todas mis historias. Suelen ser piezas clave en muchos de mis relatos, ambientaciones de novelas, partidas de rol y de ensoñaciones varias. Bosques grandes, espesos, verdosos y llenos de oscuridad, belleza y misterio. No pensarías que es un tropo hasta contar la cantidad de veces que recurro a ellos.
  11. ¿Cuál es tu bien más preciado?
    Un muñeco de acción Turboman, con brazos y piernas móviles, disparador de boomerang, mochila propulsora a reacción y un activador de voz realista que dice cinco frases distintas, incluida, «Es la hora Turbo». Los accesorios se venden aparte, pilas no incluídas. Eso, y el portátil, porque dentro tengo años y años de fotos de mis gatas y los originales de todas mis obras.
  12. Tu heroína de ficción
    Yaya Ceravieja. Está fabricada de pequeñas perlas de sabiduría, cabezología y un poco de mala baba. Es un personaje que me fascina y que me ha enseñado, o al menos, recordado, ciertas lecciones que no hay que olvidar.
  13. ¿Qué haces en tu tiempo libre?
    Los días que estoy ocioso, jugar o dirigir partidas de rol, jugar o diseñar juegos de mesa, y, por ahora, jugar videojuegos sin intentar crear nada más con ellos. El resto de mi existencia, pasar la tarde con las gatas, leyendo, escribiendo o cocinando.
  14. Género en el que te sientas más cómodo
    La fantasía, en sus diversas formas, me permite crear cualquier cosa, mientras sea coherente y consecuente con ella. Eso me da una libertad y una comodidad con la que solo podría soñar en otros géneros.
  15. Una cita literaria que te defina
    «La razón de una persona para hacer una buena acción es tan importante como la acción en sí misma».

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.