Ya en la calle el nº 1039

La dama blanca

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

FRANCISCO MARTÍNEZ LÓPEZ

Desde el inicio de la partida la dama blaLa dama blancanca había llevado la iniciativa, y ya en los primeros movimientos se había revelado como la pieza más poderosa del tablero. La dama se movía a través de las casillas con una soltura inusitada, las demás piezas murmuraban desconcertadas aunque ninguna se atrevía a alzar la voz. El rey estaba como hipnotizado por aquella pieza de estilizadas formas que despertaba en el monarca las más bajas pasiones. Peones, alfiles y caballos se apresuraban a interponerse en el camino de la dama blanca e intentaban persuadir al rey para que cambiase de casilla.
Sin embargo, el soberano permanecía como hechizado ante los movimientos de su oponente que avanzaba y retrocedía moviéndose voluptuosamente en cualquier dirección del tablero. Finalmente la dama se acercó hasta el oído de su majestad y le susurró con voz pausada y silabeante: ja-que ma-te. El monarca de las figuras negras, vencido y humillado se dirigió hacia las piezas que se apiñaban vencidas y expectantes al borde del tablero y les dijo con semblante apenado y cariacontecido: lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.