Ya en la calle el nº 1032

Juventudes Comunistas denuncia la inacción de las instituciones cuando Murcia es la cuarta comunidad donde más violaciones se producen en relación a su población

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

UJCE Región de Murcia

Hace unos días nos encontrábamos con la noticia de que la Región de Murcia es la cuarta comunidad autónoma donde más violaciones se producen en relación a su población, según el anuario estadístico presentado por el Ministerio del Interior. Desde la Unión de Juventudes Comunistas en la Región de Murcia queremos denunciar estos datos alarmantes, que no hacen sino volver a mostrar el sometimiento sexual que nos pretende imponer la sociedad Juventudes Comunistas denuncia la inacción de las instituciones cuando Murcia es la cuarta comunidad donde más violaciones se producen en relación a su poblaciónpatriarcal. No podemos quedarnos calladas ante el aumento de las denuncias, pues somos plenamente conscientes de que hay multitud de factores que benefician y provocan que las agresiones sexuales no dejen de crecer. En nuestra Región, vemos cómo la inacción de las instituciones y su incapacidad para concienciar y enseñar desde edades tempranas educación sexual, siembran el terreno para que los ataques contra la libertad sexual de las mujeres no dejen de crecer. La sexual es una de las violencias machistas más invisibles a las que nos someten. Además, demasiado a menudo los casos de agresiones están rodeados de silencio y confusión: muchas mujeres ni siquiera son capaces de reconocer una agresión cuando la sufren o eligen no contarla. Los datos que publica el Ministerio son únicamente los registrados en denuncias; pero sabemos que las agresiones sexuales son muchas más de las que se denuncian formalmente: el miedo, la sensación de desprotección y el desconocimiento mantienen invisible la violencia sexual. Por eso es urgente que digamos alto y claro que no vamos a responder a su machismo con el silencio.

Estamos hartas de enfrentarnos a los juicios y estereotipos machistas que se ciernen sobre nosotras en todos los ámbitos. La educación patriarcal que recibimos, el papel sumiso que nos quieren imponer, la cosificación e hipersexualización de nuestros cuerpos… todo ello provoca que se nos convierta en objetos y abren la puerta a las agresiones machistas. Son cómplices de ello los gobiernos que se mantienen impasibles ante las violencias sexuales, los tribunales que emiten sentencias machistas, y el propio Ministerio del Interior, que al tiempo que recogía estos datos, publicaba en su web estatal consejos para que las mujeres “evitásemos” ser agredidas, haciéndonos responsables directas de la violencia que nos vemos obligadas a soportar.

Por todo ello nosotras decimos ¡basta! Basta de enseñarnos a tener miedo de ser agredidas, en lugar de enseñar a los hombres a no agredir. Las violaciones no son un fenómeno inevitable, basta de mirar hacia otro lado. Tenemos que señalar a los culpables y exigir medidas: tenemos derecho a poder vivir sin miedo y vamos a pelear por ello.

Frente a la violencia sexual, nosotras sabemos qué necesitamos: ¡Feminismo como Respuesta!

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.