Ya en la calle el nº 1034

Geógrafo calasparreño descubre restos de hogueras realizadas por Neanderthales en las inmediaciones del Río Segura

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ SANDOVAL/Geógrafo

“Estos útiles son musterienses”, esta fue la exclamación de João Zilhão en el yacimiento arqueológico de Rambla Perea en Mula cuando analizó los útiles de sílex que fueron encontrados dentro de la ceniza de una vieja hoguera confinada y situada dentro de un talud en la Vega Alta del río Segura. De esta manera se confirma que tanto los restos de las hogueras allí encontradas, así como los útiles de sílex por su forma, fueron elaborados por Neandertales hace entre35.000 y 125.000 años.

MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ SANDOVAL/Geógrafo

“Estos útiles son musterienses”, esta fue la exclamación de João Zilhão en el yacimiento arqueológico de Rambla Perea en Mula cuando analizó los útiles de sílex que fueron encontrados dentro de la ceniza de una vieja hoguera confinada y situada dentro de un talud en la Vega Alta del río Segura. De esta manera se confirma que tanto los restos de las hogueras allí encontradas, así como los útiles de sílex por su forma, fueron elaborados por Neandertales hace entre35.000 y 125.000 años.
João Zilhão es profesor del Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología de la Universidad de Barcelona, fue profesor de Arqueología del Paleolítico en la Universidad de Bristol, y anteriormente profesor en la Universidad de Lisboa, de manera temporal también ha sido profesor de Prehistoria en las Universidades de Parísy Burdeos. Tras el descubrimiento de estas hogueras y útiles paleolíticos por parte del geógrafo calasparreño Miguel Ángel López Sandoval, éste los puso en conocimiento del arqueólogo Ignacio Martín Lerma con el que acordó una visita al enclave; hay que decir que los restos de estas hogueras fueron visitadas y analizadas desde el punto de vista arqueológico por Diego Ercole Angelucci, geoarqueólogo y profesor de Metodología de la Investigación Arqueológica de la Universidad de Trento (Italia), Ignacio Martín Lerma profesor de Prehistoria de la Universidad de Murcia y por Davide Susini estudiante de Master de la Universidad de Trento (Italia). El geoarqueólogo Diego Angelucci y el geógrafo Miguel Ángel López Sandoval llegaron a la conclusión de que las hogueras se conservaron gracias al colapso de la parte superior del abrigo del que ahora tan sólo quedan los restos formados por unos grandes bloques que han compactado el talud permitiendo su conservación frente a los agentes erosivos.
Las abundantes hogueras existentes en este yacimiento se deben principalmente a la existencia de una beta de sílex de calidad en ese mismo talud; en cierto modo, podemos decir que el acceso a materias primas de buena calidad constituía un factor decisivo en los pulsos de la vida cotidiana neandertal. Muchas veces los yacimientos arqueológicos revelan esos pulsos, identificados a través de lo completa o incompleta que se halle la cadena de producción de artefactos líticos. Algunos yacimientos, son verdaderos talleres, apostados en las cercanías de buenos afloramientos como es el caso y dedicados casi exclusivamente a la producción en serie de instrumentos que después partirán, ya acabados, a otros lugares para hacer su función. De esta manera podemos decir que estos restos nos confirman que la Vega Alta del río Segura y la Comarca del Noroeste supusieron un área geográfica habitada por los Neandertales a lo largo del Paleolítico Medio al ser un hábitat favorable en recursos de todo tipo para estos cazadores-recolectores.
Fue el Homo Neanderthalensis o comúnmente conocido como “Hombre de Neanderthal” la última especie de homínido europea como tal, pues evolucionó única y exclusivamente en Europa a partir de su ancestro el Homo Heidelbergensis que también es el ancestro común del Homo Sapiens, vamos del que ha escrito este artículo y del que lo está leyendo. Los Neandertales habitaron Europa desde hace 230.000 años hasta su extinción hace unos 24.000 años según los estudios más recientes en el sur de la Península Ibérica, ocuparon toda Europa a lo largo del Pleistoceno Medio y Superior, y culturalmente están integrados en el Paleolítico Medio. Los Neandertales conocieron su máximo esplendor demográfico y de ocupación geográfica ocupando una superficie máxima que comprendía desde Gibraltar, sur de Gran Bretaña hasta Siberia Occidental.
La existencia de Neandertal estuvo determinada por las condiciones medioambientales de la Europa de la última glaciación würmiense que determinó su evolución anatómica, era un humano un poco más bajo pero más robusto que nosotros los Sapiens, los conocidos como humanos anatómicamente modernos (HAM). Neanderthal poseía un tórax ancho y las extremidades más cortas, con una constitución ósea más fuerte y robusta, además de poseer una mayor capacidad craneal con unos 1550 c.c., frente a los 1350 c.c. de media de los humanos anatómicamente modernos o Sapiens, vamos nosotros. Geógrafo calasparreño descubre restos de hogueras realizadas por Neanderthales en las inmediaciones del Río SeguraEl cráneo Neanderthal se caracteriza por poseer unos arcos supraorbitarios prominentes, una frente baja e inclinada, la ausencia de mentón y amplias fosas nasales, rasgos todos ellos que evidencia una evolución adaptativa a los climas fríos en la Europa de la última glaciación. Su dieta era fundamentalmente proteínica procedente de la caza mayor como mamuts, rinocerontes, uros, megaloceros, bisontes, caballos, ciervos, jabalíes, cabras montesas, etc., así como de la caza menor formada por liebres, conejos, perdices, patos, tortugas, etc., también recolectaban y comían tubérculos, frutos, bayas del bosque, así como alimentos procedentes del medio marino como mejillones, berberechos, lapas, erizos, peonzas e inclusive focas y alcas. Neandertal poseía la capacidad de comunicarse fonéticamente como los Sapiens, y también se organizaban socialmente en clanes formados por unos treinta individuos, teniendo una esperanza de vida de entre 30-40 años, conocían el fuego así como la fabricación de utensilios mediante la talla lítica, ósea y de conchas para la fabricación de herramientas para la caza, para uso doméstico y adornos.
En la actualidad estudios genéticos han demostrado que los europeos poseemos entre un 4 y 7 por ciento de genes Neanderthales por lo que de esta manera se confirma la teoría de la hibridación. El analizar cuál fue la razón por la que el Homo Neanderthalensis se extinguió hace unos 24.000 años es la respuesta a la pregunta del millón, pues con toda seguridad fueron varias causas simultáneas las que tuvieron como consecuencia la extinción y desaparición de esta especie humana.
Según estudios recientes una de estas causas y tal vez una de la más determinantes ocurrió hace 39.000 años con la erupción de un supervolcán en Italia conocido como “Los Campos Flégreos”, estando éste situado a 9 kilómetros al noroeste de la ciudad de Nápoles, lanzando una gran cantidad de ceniza volcánica a la atmósfera durante varios años y como consecuencia de ello enfriando varios grados el clima de toda Europa, además de las consecuencias que tuvo para con los ecosistemas por la falta de luz solar para la vegetación, así como las derivadas de la deposición de tal ingente cantidad de ceniza volcánica en la mayor parte de la superficie de Europa.
Además diversos investigadores coinciden también en que durante los periodos de mayor adversidad climática de la última glaciación Würm los Neandertales pudieron haber sobrevivido en lugares más meridionales y termófilos de Europa, como las penínsulas mediterráneas, España, Italia, etc., y tal vez esto tuvo como consecuencia que sus poblaciones quedaran aisladas y muy dependientes de sus entornos no siendo capaces con posterioridad de recuperar su antiguo rango de distribución dentro del continente; esto unido muy posiblemente a la dependencia de un entorno muy concreto pudo ser lo suficientemente elevada como para que el enfriamiento climático del denominado “Evento Heindrich” con temperaturas muy extremas hubiese sido el golpe de gracia a sus poblaciones muy probablemente ya de por sí empobrecidas y aisladas. Además de esto, aspectos tales como la presión ejercida por la expansión y entrada en Europa desde África hace 40.000 años de poblaciones de Humanos Modernos o Sapiens con una mayor y mejor tecnología lítica, además de las secuelas poblacionales ocasionadas por la posible trasmisión de enfermedades por parte de Sapiens traídas desde África y así como una posible actitud en ocasiones beligerante de estos últimos hacia los Neandertales tuvo como consecuencia final su total desaparición.
Si bien podemos decir que el sur de la Península Ibérica fue uno de los últimos espacios geográficos ocupados y habitados por Neanderthal, también lo fue por ende la Región de Murcia y la Comarca del Noroeste en la que nos encontramos, siendo nuestra comarca un hábitat y un espacio ideal rico en recursos alimenticios en la que habitó durante toda su existencia y así lo demuestran los yacimientos conocidos a nivel internacional como lo son Cueva Negra en Caravaca de la Cruz, Sima de las Palomas en Torre Pacheco, Cueva Antón en Mula, Cueva de los Aviones en Cartagena, así como los restos de hogueras y de útiles líticos encontrados por el geógrafo calasparreño Miguel Ángel López Sandoval en las inmediaciones del río Segura en su Vega Alta, siendo éste enclave según afirmaba Diego Ercole Angelucci un yacimiento con muchas posibilidades desde el punto de vista arqueológico.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.