Ya en la calle el nº 1039

El televisivo Constantino Romero nos deja una imborrable huella personal y profesional

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

POR PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Lo más certero y seguro que nos ofrece la vida, nada más llegar a ella, es la muerte, esa que no tiene miramientos con nadie, ni se detiene a pensar el daño que puede hacer o lo irreparable de la pérdida concreta de muy determinadas personas que, si posible fuere, deberían no marcharse nunca. Desde el pasado domingo, mucho se ha escrito y comentado sobre el manchego locutor, actor de doblaje, presentador, actor teatral y, en ocasiones, cantante, Constantino Romero García (Albacete 29-05-1947 – Barcelona 12-05-2013), porque, en su persona, todo se convertía en triunfo merced a su irreductible buen hacer de siempre.

El espejo en el que mirarse

Para mí, era un ejemplo a seguir y un profesional que representaba el espejo en el que mirarse para todos los que amamos el mundo de la comunicación y, esencialmente, en su formato hablado, porque gozaba (cuesta usar el pretérito, porque no asimilamos su definitiva desaparición) de una voz tan inconfundible como inmejorable, una voz que manejaba y ofrecía con humildad, destreza, magníficamente administrada, correctamente aprovechada y con un timbre radiofónico que le identificaba como a nadie le sucede así, porque tampoco nadie poseía un registro con tan clara dicción que acompañaba de una inquebrantable educación, una simpatía natural indescriptible y unas maneras que nadie ha podido igualar, pues sus prácticas profesionales eran insuperables y cuidadas, permanentemente, de forma extraordinariamente espontánea.

Muy natural y sin poses ni esfuerzos de imagen

Y, además, tuve la oportunidad de coincidir con él y pude comprobar, por mí mismo, que la simpatía que mostraba en televisión no respondía a poses o esfuerzos de imagen, sino que era propia, real y cercana, que se ofrecía sencillo, campechano y muy agradable. Fue en una actuación que tuvo como escenario el centenario ruedo de la Plaza de Toros de La Condomina, en Murcia, en la que se anunciaba al dominicano Juan Luis Guerra y su grupo musical, conocido con el matemático nombre de 4.40. Le pude ver en los pasillos de las andanadas, buscando una localidad tan sencilla e incómoda como la que yo mismo conseguí, porque las entradas no eran numeradas y el lleno que se registró fue impresionante. Constantino, era uno más. Le saludé y me atendió como si nos conociéramos de toda la vida, pero, sobre todo, con naturalidad, restándole importancia a sus cualidades y demostrando, como en él se percibe, sencillez, sinceridad y claridad de ideas para saberse uno de los muchos asistentes y querer apearse de esa condición de ídolo, mito o esa vitola de ser superior que todos hemos querido otorgarle, de merecida e incuestionable forma, por sus innatas e irrepetibles cualidades. Y, si acabamos la conversación, fue porque quise ser prudente y no rozar la innecesaria pesadez. Pero, él, se mostró satisfecho, agradable, animado y con ganas aparentes de proseguir la charla.

Profeta en su tierra

Tuve la oportunidad de visitar su pueblo, Chinchilla de Monte-Aragón, población en la que perdieron la vida 19 personas y resultaron heridas otras 50, de las que una gran mayoría eran naturales de Murcia, con motivo del fatídico accidente ferroviario en el que se produjo una colisión de trenes, concretamente el día 3 de Junio de 2003. La mencionada visita al municipio manchego, hace ahora un par de años, fue con motivo de una infraestructura cultural que la FUNDACIÓN CAJAMURCIA concedió al ayuntamiento de la citada localidad, consistente en el graderío desmontable del claustro mudéjar del desacralizado convento de Santo Domingo, convertido en un espectacular centro cultural en el que se celebra el Festival de Teatro de Chinchilla, exposiciones, conferencias y numerosos actos culturales en los que también intervino, frecuentemente, el propio Constantino Romero.

Agradecimiento oficial

Pude comprobar que en los centros culturales más relevantes de la localidad, como el ya descrito, existían amplias y muy oportunas fotografías del comunicador al que se le quería de verdad como vecino, como persona, como amigo y como gente sencilla que seguía presumiendo de sus orígenes, pese al éxito cosechado, algo tan inteligente y sencillo que, sin embargo, muchos no atinan a practicar adecuadamente. El alcalde nos acompañó en nuestro recorrido, así como otras autoridades, y nos demostraron, por el distinguido paisano, simpatía, consideración, respeto y orgullo de tenerle entre ellos como vecino ilustre, porque, por añadidura, nos comentaron, “siempre que le necesitamos y le llamamos viene y, además, de forma desinteresada”. Y, eso, “desde luego –añadió la primera autoridad local-, es todo un lujo muy digno de valorar y agradecer”.

El champiñón de Chinchilla

Algunos sábados, en el importantísimo mercado semanal de Molina de Segura, en el que se dan cita cientos y cientos de mercaderes, suelo visitar a una pareja de señores, hermanos ellos, que se dedican al cultivo del champiñón en el referido municipio albacetense de Chinchilla de Monte-Aragón, de donde, igualmente, son naturales. Un día, al saberles de esa localidad, se me ocurrió citarles a Constantino Romero y, si me descuido, todavía estoy allí, con ellos, de charla, por el cariño, aprecio y cercanía que sentían por tan insigne y querido vecino. Y es que lo que uno se gana a pulso, ciertamente, tiene un reflejo indestructible y perpetuo en la sociedad de su entorno que, constantemente, luce con orgullo la condición de sana y sentida vecindad.

Constantino y otro “grande”: Matías Prats Cañete

Se han ofrecido muchos datos, estos días, sobre los singulares y muy destacados personajes del celuloide a los que prestó su voz en castellano, se han repasado los nombres de los numerosos programas televisivos que condujo, se han valorado, con el mérito que le corresponde, sus muchas cualidades profesionales y personales, pero un servidor ha querido traer otra dimensión del personaje a estas páginas de EL NOROESTE, porque estoy plenamente convencido de que, él mismo, valoraría mucho más la sencillez y las pequeñas anécdotas de su vida que la grandilocuencia de los triunfos y los éxitos a los que, él, siempre restó importancia para sentirse en plenitud de la enorme humanidad que en todo momento ha atesorado y de la que, ahora, nos ha dejado huérfanos de una forma irreemplazable, como nos ocurrió aquel día 8 de Septiembre de 2004 cuando nos abandonó, igualmente, la única voz con la que podía darse la mano en calidad, precisión, timbre y profesionalidad, la del cordobés nacido en la localidad de Villa del Río, Matías Prats Cañete, “el padre”, para más señas, con quien también tuve la suerte, incluso con mayor intensidad, de trabar una sólida, profunda y muy bonita amistad y del que, desde luego, aprendí muchísimo.

Descansen en paz

Y, cuando se marchó el andaluz, nos dejó al manchego, pero, ahora, Constantino no nos deja sucesor porque, de verdad, a ver quién se atreve a querer ocupar su puesto, ya que esa condición no se adquiere por recomendación o por dinero, sino a través de unas facultades, atributos y virtudes que se poseen, o no. Y, ciertamente, si miramos en todo el espectro de la comunicación española, será difícil que hallemos una voz tan especial, una persona tan sensible y unas cualidades tan inimitables, porque Constantino pasará a engrosar esa breve pero muy enriquecida lista de aquellos a los que podemos llamar “grandes” y a los que no olvidaremos nunca. Porque el recuerdo, de uno y de otro, Matías y Constantino, será imborrable, seguro. Pero solamente nos queda la posibilidad de poder decirles eso, que siempre habitarán en nuestra memoria y que serán eternamente valorados, respetados y muy queridos por nosotros. Descansen en paz.

Pedro Antonio Hurtado García es Director de Zona de CAJAMURCIA-BMN en el Noroeste murciano

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.