Ya en la calle el nº 1039

CAJAMURCIA-BMN apuesta por un futuro sin mermas culturales en el conservatorio

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Pedro Antonio Hurtado García es Director de Zona de CAJAMURCIA-BMN en el Noroeste murciano
La pasada semana tuvo lugar la firma del convenio de colaboración que han suscrito el conservatorio de música de Caravaca de la Cruz y la FUNDAFirma del convenio entre Ayuntamiento y CajamurciaCIÓN CAJAMURCIA, acto que se celebró en la sala de prensa del Ayuntamiento caravaqueño durante el transcurso de una rueda de prensa a la que fueron invitados los diferentes medios de comunicación. En la tribuna para presentar el convenio estuvieron el alcalde de Caravaca, Domingo Aranda Muñoz, el director del conservatorio de música local, Antonio Andreu Torrecilla y quien firma esta crónica en su calidad de director de zona de CAJAMURCIA-BMN en el Noroeste murciano, aunque también hicieron acto de presencia los directores de las distintas sucursales que la entidad financiera tiene disponibles en la localidad de la Cruz.
Abrió el acto Domingo Aranda, agradeciendo la presencia de la concurrencia y la atención de los medios de comunicación al tiempo que explicaba el motivo del encuentro y las voluntades que unía el convenio que nos disponíamos a firmar. De inmediato, cedió el uso de la palabra al director del conservatorio.
Antonio Andreu Torrecilla comenzó dando por conocida, sabida y permanente la colaboración existente entre la FUNDACIÓN CAJAMURCIA y el conservatorio que dirige, apostillando que “en todo lo que hemos pedido, con la debida moderación,  siempre hemos sido atendidos con mucho gusto y buscando la proyección de la música a través de las propias aulas de cultura de la entidad”. Aclaró, a continuación, que “estamos aquí porque el conservatorio depende del ayuntamiento de Caravaca y no podemos, ni debemos, ni queremos hacer nada sin la presencia del alcalde, persona que siempre nos apoya de forma muy decidida”. Resaltó que “ya tenemos más de 900 alumnos en diferentes niveles y manejando distintos instrumentos que otorgan innegable valor a la cultura musical local, pero nuestra actividad cobra relieve en toda la comarca porque esos más de 900 alumnos representan, a su vez, a otras tantas familias de esta comarca que están encantadas con la labor que se desarrolla en nuestro centro, con voluntades muy concretas y comunes que generan ilusiones, derrochan entusiasmo y a todos satisfacen plenamente por el desarrollo y progreso que se observa en todo el alumnado”. Prosiguió diciendo que “esta colaboración que nos ofrece la FUNDACIÓN CAJAMURCIA es muy importante, porque los tiempos son complicados y la cultura y la educación no deben sufrir mermas de ningún tipo, algo en lo que la entidad murciana de ahorro, que con nosotros colabora, se afana constantemente. Vamos a poder, así, adquirir diversos materiales didácticos que, por su precio, no están al alcance siempre y que, con esa colaboración que nos aporta este convenio, vamos a poder disfrutar de sus ventajas, máxime cuando tenemos a la vista proyectos importantes como la semana de la guitarra y otros planes que tenemos que consolidar y presentar, cada año, como algo insustituíble e irrenunciable, amén de los talleres que, a propuesta del alcalde, vamos a poner en marcha este año para llegar a otros colectivos como pensionistas, jubilados, disminuídos y otros grupos de personas que no ven tan cerca la escuela de música y el conservatorio”. Acabó agradeciendo la colaboración del ayuntamiento y el gesto noble y generoso de la FUNDACIÓN CAJAMURCIA.
El director de zona de CAJAMURCIA-BMN comenzó reconociendo que formaba parte de esa mesa para firmar un convenio de semejante naturaleza y que esperaba que no fuera la última ocasión por el ánimo existente en la entidad para continuar colaborando con todas estas iniciativas culturales de marcada importancia. Recordó la vinculación, simpatía, identificación y cercanía del Gerente de la FUNDACIÓN CAJAMURCIA, Pascual Martínez Ortiz, quien siempre ha estado muy pendiente de los asuntos de Caravaca en todos los órdenes, una ciudad con la que se siente muy identificado y a la que le gusta volver pronto, cada vez que se despide de ella. No ocultó su afición musical y la satisfacción que le suponía el firmar un convenio de tal calado en el que se beneficia casi un millar de personas y de familias como había comentado tan oportunamente el director del conservatorio, a quien animó a mantener las actividades mencionadas y a no dejar ninguna pendiente para seguir fortaleciendo la cultura musical del Noroeste, ofreciendo la colaboración institucional permanentemente, así como las aulas de cultura y el apoyo que pudiera gestionarse en cuantas actividades desarrollaran.
Cerró el acto el alcalde, refiriéndose a la dificultad de asociación mental y vocal de nuestro cambio de denominación institucional y que prefería seguirnos llamando CAJAMURCIA, lo que agradecemos ampliamente porque sabemos que lo dice, lo piensa y lo siente así. Recordó que se trata de un convenio que se firma cada año y que en el conservatorio tiene que estar toda la sociedad caravaqueña, algo que se ha conseguido con los años. Catalogó de muy bonito el intercambio de colaboraciones y que el marco escénico, para numerosas actuaciones, sean las propias aulas de cultura de CAJAMURCIA. Testimonió, igualmente, su reconocimiento, aprecio, amistad y respeto de la familia caravaqueña para el gerente de la FUNDACIÓN CAJAMURCIA del que, dijo, “sé plenamente identificado con Caravaca, sus gentes y, muy especialmente, sus actividades culturales”.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.