Ya en la calle el nº 1047

Arroz con pavo, por Pascual García

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Pascual García | [email protected]

En navidad el pavo y el arroz son un clásico, pero juntos constituyen el plato ideal de los días principales, jamás hubiese pensado que escribiría esto porque de niño apenas si me gustaba la carne y el arroz, pero como cantaba Pablo Milanés, nos vamos haciendo viejos y el amor no lo reflejo como ayer, o algo parecido, ahora como, digo y hago cosas que no habría hecho nunca y las comprendo de nuevo, como las viejas lecciones que no estudiamos bien o que no nos las explicaron en su día, no nos gustaban las espinacas o el pescado o los sesos y de repente nos entra el fervor por algunos de esos alimentos, pues bien, el arroz con pavo ha sido una de esas comidas, cuyo sabor prácticamente había olvidado y que hoy he vuelto a recordar de manos de mi mujer, reconozco que he recuperado la alegría de su sabor y el sentido completo de su presencia en la mesa los días de la navidad.

La suavidad de la carne de ave junto al cereal, el sofrito con aceite de oliva y la luz propia de estas fechas elegidas del invierno me ha traído los viejos recuerdos de antaño pero con el sabor propio de la sabiduría culinaria de mi mujer y se ha obrado el milagro, he descubierto el pasadizo hasta una comida cualquiera de una navidad de mi infancia, con mis padres, mis abuelos y el resto de mi familia a la mesa del comedor, y digo todo esto para no escribir que el arroz con pavo estaba exquisito, como no lo había estado nunca, quizás porque regresar a la niñez tiene este prodigio, el poder de descubrir los sabores que por aquel entonces no supimos o no supe apreciar bien porque en aquellos días solo era un crío con dengues y no me gustaban todas las comidas, por supuesto, y no entendía casi ningún rito que no fuera el juego y la holganza cotidiana, de hecho esta reflexión habría sido imposible y sin reflexión no cabe placer ninguno, pero estoy contento de haber recobrado algún sabor perdido, de no haber extraviado del todo el júbilo dominical y festivo de aquellos monumentales arroces con pavo que cocinaban mis padres y a los que dedicaban la mañana entera, era la fiesta y estábamos juntos y, como tantas veces dijo mi padre, en los días de fiesta solo se puede comer arroz, con pavo o con conejo o con pollo, pero el arroz de siempre.

Ahora lo he entendido del todo, después de varias décadas de soportar la tabarra familiar de los domingos y las fiestas, mientras mi padre se iba al corral a elegir un pollo o un conejo y a matarlo, mi madre preparaba el fuego, y con ayuda de mi abuela desplumaba el ave o despojaba de la piel al animal y los primos jugábamos por la casa porque lucía un sol maravilloso de diciembre o de enero, éramos felices y no lo sabíamos todavía, por supuesto.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE