Juan Valera Gea/Presidente de la Asociación de vecinos de Bullas (AVEBAC)
Dos palabras que difieren mucho una de la otra, pero que en realidad deberían ir cogidas de la mano; vecino y/o político.juan-valeraLas asociaciones de vecinos son un ejemplo claro de cómo los vecinos/as trabajan de una forma muy diferenciada con respecto a otras organizaciones o colectivos formalmente constituidos como es el caso de los partidos políticos. Los vecinos de un barrio o un pueblo cuando trabajan en un proyecto su recompensa no va a ser otra que la de ver como su barrio, su pueblo, o sea, su vecindad se ha visto recompensada con unas fiestas entrañables, con una calle bien iluminada, segura y asfaltada o cuando su lucha en sus reivindicaciones sociales, sanitarias, urbanísticas, etc dan sus frutos y están facilitando la vida de todos en unas condiciones dignas, socialmente hablando. Las organizaciones políticas, concretamente los partidos políticos deberían de ser o funcionar en parte como una asociación de vecinos en la manera de afrontar un proyecto. Los cargos elegidos de un partido con formación de gobierno o no, muchas veces se olvidan de la base del edificio, de personas imprescindibles y verdaderamente iguales que «los vecinos». Son sus militantes. Siempre están en todas las asambleas, en la pegada de carteles, sufriendo las vergüenzas de sus representantes públicos en ocasiones nada afortunadas, resistiendo en la calle, viendo venir e irse integrantes y antiguos compañeros de su formación. Algunas veces saben el porqué, otras se lo recelan, pero casi nunca lo entienden, ellos dicen que abandonan el barco porque no ofrece posibilidades de ser un crucero con camarote particular. Ellos, los militantes y permítanme llamarlos «militantes de por vida,» siempre a bordo, luchado por sus ideales y en favor de una sociedad más justa e igualitaria conforme a sus principios.
Supongo que van cogiendo la idea. ¿Sí? Se dice que la solidaridad es el sentimiento de llegar a una meta sin importar los intereses comunes. En las asociaciones de vecinos se habla, se escucha y sobre todo se entiende, existe la autocrítica y por supuesto siempre está la libertad de expresión y él respeto como arma principal. Que es todo sin una verdadera libertad; libertad de expresión:
El académico Excmo. Sr. D. Alfonso López Quintas dice que no basta hablar de libertad o libertades. Eso lo hace el manipulador por principio, ya que la primera ley de la demagogia manipuladora es no matizar los conceptos, para utilizarlos en cada momento como convenga a los propios fines. Pero el que ama la verdad no quiere dominar a los demás mediante el abuso estratégico del lenguaje. La libertad de expresión no se debe de manipular cuando el respeto está presente, no se debe nunca de intervenir de una manera fraudulenta en ejercer la privacidad del derecho a escuchar y opinar. Los medios informativos y en particular la televisión pública no pueden ni deben estar subyugados a los intereses de los grupos de poder político o económico, porque perderían su objetividad e independencia.
En las asociaciones de vecinos la democracia existente goza de un nivel tal vez más alto que en ningún otro órgano jurídico. El vecino es coprotagonista de todo, de todas las obras, de todos los actos y de las decisiones que se toman en todos los temas relacionados en su barrio o pueblo. De esta forma simplificada, pero objetiva pedimos desde esta asociación que los políticos trabajen, vivan y se comporten como verdaderos vecinos, Que no manipulen la verdad para sus intereses comunes y personales en muchas ocasiones lucrativos. Deben trabajar como el vecino que deja sus macetas, mesas, sillas, su grifo de agua para poner una manguera, etc. e incluso cuando dedica parte de su tiempo para conseguir un fin solidario con la comunidad, con su comunidad donde él forma parte. Pedimos al político o al futuro político que trabaje como un vecino más, como un ciudadano más y no como una persona que espera llevarse un favor, un interés escondido o una satisfacción que no se ve recompensada nada más que para sus intereses. Muchos piensan en llevarse el agua solo para su molino.
Una frase que me gusta y que la escuché hace ya un tiempo dice: «NO SOY UN POLÍTICO, SOY UN VECINO QUE SE INVOLUCRÓ Y HACE POLÍTICA» Pocas palabras, objetivas y directas. Seguro que me entienden: Al buen entendedor sobran las palabras.
Un saludo y nos vemos.