Ya en la calle el nº 1040

Unos azotes bien dados

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Pascual García ([email protected])
Tiene a veces uno la impresión, cuando sale fuera o se encuentra en un lugar público, de que algunos padres necesitarían de una especie de nurse, hermano mayor, severo abuelo o una figura parecida con permiso, para, venido el caso, darle un par de azotes bien dados a sus hijos, azotes necesarios, por supuesto, en absoluto crueles, violentos ni relacionados para nada con el maltrato, sino tan solo pequeñas y radicales advertencias al enano de que no se está portando bien, de que está molestando de una forma gratuita y solo por el hecho de que todo el mundo, esa tribu de la cual escribe José Antonio Marina a la que le corresponde educar a los más pequeños, le está perdonando la vida, lo está consintiendo y va a terminar por malcriarlo.
Uno está sentado en la consulta del médico o en un parque y, de pronto, entra un matrimonio, casi siempre joven, con dos niños, y se acaba la paz de golpe y porrazo. Incluso hay quien lo justifica aduciendo que se trata, al fin y al cabo, de niños y que deberíamos ser más comprensivos; por supuesto, faltaría más; que griten cuanto quieran, que correteen por el pasillo a su antojo y toquen al timbre y llamen el ascensor y abran las revistas y esparzan los papeles, el contenido del cenicero o del bolso de su madre por el suelo, y, si estamos en la calle, que golpeen un balón sin miramientos, trisquen, levanten polvo a nuestro lado, berreen, nos pongan de los nervios y acaben llorando como posesos, como si todo el follón que han armado a nuestra costa no les hubiera satisfecho lo suficiente, porque los niños (¡No dejéis que se acerquen a mí!) nunca tienen bastante.
Es natural que con esos pocos años no controlen sus impulsos de fierecillas sin domar y, como no parece que muchos padres estén dispuestos a hacerlo, yo me ofrezco a echar una mano, sin asomo de cinismo o sarcasmo, porque el asunto, aunque no lo crean es bastante serio y afecta no solo a la educación de unos pocos, sino también  a la seguridad y a la comodidad de muchos de nosotros.
Sentado en la playa frente al mar, veo venir al pequeño camorrista de turno, armado con una pala gigante y un cubo de buenas dimensiones. Miro su desenvoltura y me fijo en su padre y en su madre. Ajenos al desastre inminente, enfrascados en naderías, palabras vanas y gestos de ausencia. Sé que no le hacen caso para no verse obligados a intervenir, no porque tengan miedo, que tal vez sea así, sino porque no parece que esté bien visto zanjar estos asuntos de un mododrástico y a la vieja usanza.
Y ahí es donde entraría la figura del proveedor de azotes, el azotainas podríamos llamarlo, una suerte de guarda o vigilante público que se ocuparía de guardar la paz y de mantener a raya a estos pequeños tiranuelos, que maltratan a los suyos y, de paso, nos maltratan a todos, desasistidos, por desgracia, de la autoridad paterna o, en su defecto, materna, dados al libertinaje y protegidos por los poderes, la ideología imperante y las nuevas costumbres.
El psicoterapeuta está bien, cuando los problemas son verdaderamente graves, pero resulta caro y, en la mayor parte de los casos tampoco es para tanto; con un pequeño, inocente y liviano azotazo sobra y basta.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.