Ya en la calle el nº 1032

Una pareja con feeling

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

CS

TALLER DE ESCRITURA

– ¡Hala, Hala¡ ¿Es que siempre vas a tener esa mala puntería? Toda la vida meándote en las baldosas y yo detrás de ti con la fregona…

  • Mujer, ahora es peor que antes ¿no ves que me tiembla la mano?
  • Y mira… dijo señalándose la bragueta; tengo un rodal…
  • Vamos, que ya no te conformas solo con manchar el suelo ¡madre mía, que castigo! Anda, cámbiate de pantalón.
  • Mira, no te quejes tanto, con lo que nos queremos, no lo vayamos a estropear ahora por esta tontería
  • ¿Tonterías? Tonterías dice – dijo la mujer riéndose y acariciándole la cara – si es que ya no tengo fuerzas ni para escurrir la fregona.
  • ¡Anda, calla, calla, dame la mano y vente conmigo al salón! Vamos a hablar un poco mientras esperamos!.
  • Ya lo tenemos todo preparado: una maleta para ti y otra para mí. Todos los demás son trastos, cosas que ya no necesitamos y con las que tú te has desvivido para tenerlas pulcras y ordenadas; tus desvelos para con ellas nos han quitado tiempo de estar juntos y disfrutar.

La mujer reía

  • Tienes razón: ahora será todo muy distinto. Pero ojito, ojito ¡que no te vea mirar demasiado a ninguna compañera, sabes que toda la vida he sido muy celosa y tú… un picarón de mucho cuidado!
  • Te lo prometo, ¡solo te miraré a ti!

Sonó el timbre….

Cuando bajaron del coche se miraron con cara risueña y de complicidad: al fondo, un edificio y el nombre de éste: Residencia de la tercera edad.

Todo fueron parabienes, a su llegada. Los recibió una enfermera encantadora, y muy guapa y por mucha promesa que le hizo un rato antes a su mujer, se quedó mirándola como bobo; ella respondió a tanta ofensa con un pellizco en el trasero.

Los llevaron a su cuarto y nada más abrir la puerta se miraron diciéndose ¡No! Con la cabeza. Allí había dos camas. Ella le hizo un gesto a él, para que fuera el portavoz.

  • Señorita, nos gusta la habitación; está limpia y tiene mucha luz, pero hay algo que sobra y es preciso que desaparezca antes de la noche.
  • ¿Qué es ello?- preguntó la chica
  • Pues sobra una cama o más bien las dos. Usted se lleva estas y nos trae una más grande.
  • A nosotros nos gusta dormir juntos… ¿sabe usted?…
  • Bueno, eso es algo que posiblemente tenga solución pero no hoy. Tengo que hacerlo saber a la Junta; y a ver qué pasa.

– ¿Es que no me ha entendido señorita?- dijo el hombre con una sonrisa -La queremos para esta misma noche.

No estamos dispuestos a separarnos, precisamente hoy, que empezamos  una nueva vida…  ¿Y si nos sentimos solos? ¿No será mejor que estemos juntos para cogernos la mano… o lo que se nos ocurra?

La enfermera se ruborizó, pero se notaba que intentaba aguantar la risa. Mire señorita, tengo la solución: (a todo esto, la mujer permanecía con la cabeza inclinada y con una risa picarona).

  • ¡Nos traemos la cama de casa! Ustedes no se tienen que preocupar de nada. Yo me encargo. Llamaré a mi ex portero y él nos la hará llegar.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.