Pedro Antonio Hurtado García

Fotografía: Pedro Sáez/Jazz San Javier

Peter Bernstein & Mark Whitfield Organ Quartet.- Dos grandes de la guitarra, se presentan en forma de cuarteto, para ofrecer el espectáculo “We all remember wes” (“Todos recordamos a Wes”), partitura creada por Stevie Wonder y divulgada en la voz de George Benson, acontecimiento que pretende recordar y engrandecer la figura de Wes Montgomery, proyecto auspiciado por “Jazz San Javier”, haciéndolo descansar en estos dos geniales guitarristas de jazz. Virtuosismo y maestría brindan un ejercicio de máxima precisión para distinguirse de los no menos brillantes acompañantes. La naturalidad y sencillez de los “líderes”, en su forma “fácil” de tocar, hace más atractivo el espectáculo. Se sincronizan más, si cabe, mediante gestos faciales, manteniendo una idea común y un criterio definido. Vibrante. Peter Bernstein, guitarra; Mark Whitfield, guitarra; Phil Wilkinson, órgano Hammond, y Mourad Benhammou, batería.

Andrés Barrios Trío (con Manuel Lombo como invitado especial).- Utilizó palabras que ponían de manifiesto su atracción por el flamenco y la fusión que, con él, puede hacerse con infinidad de géneros. Joven utrerano convertido en la representación más firme de nuestro país para el jazz internacional. Valora el lujo que supone el festival de San Javier y se dispone ante un teclado que maneja con verdadera maestría. El pianista, además, fue ganador, en 2018, del prestigioso “Filón” que otorga el “Festival Internacional del Cante de Las Minas”, de La Unión. Para la ocasión, se hizo acompañar por Manuel Lombo, un claro y bien proyectado cantante, natural de la sevillana población de Dos Hermanas, que alimentaría la segunda parte del concierto con canciones de Armando Manzanero, en homenaje al artista mexicano recientemente fallecido. Agradece Lombo al de Uretra su invitación para “colarse” en este certamen jazzístico con melodías aflamencadas procedentes del sur. Entrañable. Andrés Barrios, piano; Reinier Elizarde “Negrón”, contrabajo; Shayan Fathi, batería, y Manuel Lombo, cantante.

Gunhild Carling & The Carling Family Jazz Band.– Espectáculo lleno de virtuosismo y energía el ofrecido por la sueca familia Carling, capitaneada por la multiinstrumentista, cantante, bailarina y líder Gunhild Carling, auténtica mujer orquesta con asombroso dominio de los dispares instrumentos que manejó: trompeta, trombón, flauta, armónica, gaita… Actuación plagada de sonidos del más puro swing, género musical de principal desarrollo en Nueva Orleans durante los años ‘30. También, interpretaciones de vodevil de la referida década, versionando clásicas composiciones de los principales representantes del mencionado swing. Afrontó, igualmente, arreglos de otras creaciones populares, como “La vie en rose” y composiciones propias. No faltaron chispazos circenses, plasmados en los juegos malabares, bailes acrobáticos, choque de baquetas con el suelo y los micrófonos, protagonizados por el batería de la formación. La espléndida conexión con el público hizo el resto en este espectáculo que gozó de dos fechas en dos diferentes ubicaciones: el “Puerto Tomás Maestre”, de La Manga y los “Jardines de San Blas”, en San Javier. Formidable. Gunhild Carling, cantante, trombón, trompeta y diversos instrumentos; Aina Carling, banjo; Ulf Carling, batería; Max Carling, saxo y clarinete; Petronella Carling, trombón; Mauritz Lindström, saxo alto; Linnea Carling, bajo y banjo, y Alexander Thomas Heikki Sörensen Ristinmaa, bombardino.

25 años sin Tete”.– Lujo y acierto del festival brindar el estreno nacional de este proyecto en el “Parque Almansa”. Demostración palpable de que, cuando se unen veteranía y virtuosismo, nace la excelencia. Espectáculo dedicado al más internacional músico de jazz que nuestro país haya dado, el inmortal pianista y compositor Tete Montoliu, deparando una velada mágica. Perfecta la sincronización de los intervinientes en los temas elegidos y sus improvisaciones. Excepcional el maestro Chano Domínguez al piano, elegancia en las notas surgidas del contrabajo de Horacio Fumero, la sobriedad del saxo del gran Eladio Reinón, la mesura en el manejo de la batería del zurdo David Xirgu y suave y proverbial voz de Carme Canela, fundida con el sonido de los instrumentos con impecable naturalidad. Nos condujeron por el blues, jazz, bolero, temas de Serrat y, para finalizar actuación, composiciones de Montoliu. Un verdadero deleite.

Nieto, siempre atento.- Entre esta actuación y la siguiente, en la misma velada, intervino Alberto Nieto Meca, asesor artístico del certamen actualmente y otrora director general durante el casi cuarto de siglo de existencia del mismo, para transmitir dos mensajes claros: lamentar el fallecimiento, a causa del coronavirus, de Iñaki Añua, director del “Festival de Jazz de Vitoria” durante más de cuatro décadas, justo al iniciarse la edición de este 2022 del certamen por el que tanto trabajó. Tenía 79 años. Nieto testimonió sus condolencias y no ocultó que le unía una vieja amistad con el consagrado gestor musical vasco. En otro orden de cuestiones y ante las quejas de algunos asistentes en las primeras veladas de esta edición de “Jazz San Javier”, se refirió a las personas que, muy pronto, ocupan el foso o pista de baile, dificultando la visibilidad de los asistentes situados en las primeras filas del recinto. Nieto, en representación de la organización, pidió el favor de que nadie ocupara esas posiciones hasta que el artista actuante invitara a ello, como así se ha hecho siempre y como así se practicó.

Vintage Trouble. – La espectacular banda californiana de blues rock brindó un concierto enérgico, bailable y guitarrero. Grupo de tintes y sonido setentero que afronta blues, soul y rock and roll de los ‘50 y ’60, con reminiscencias del rock duro de los ‘70, actualizadas a nuestro momento. Espectáculo de sonido y baile que llenó el escenario desde el primer compás, bajo la batuta del vocalista Ty Taylor, de inmaculado blanco desde cabello hasta zapatos. A sus excelentes cualidades une su capacidad para motivar a la fiesta al numeroso público presente mediante palmas y baile. Incesantes idas y venidas sobre el escenario, subida hasta lo más alto del recinto, micrófono en mano. Su portentosa voz y su forma de moverse emulan al gran James Brown y otros grandes del soul. Notables aportaciones del guitarrista y el batería al endiablado ritmo que generan en directo. Ty Taylor, cantante; Nalle Colt, guitarra; Rick Barrio Dill, bajo; Richard Danielson, batería, y Tawy Angelique, coros. Buenos días.