Ya en la calle el nº 1043

Pedro Antonio Muñoz Pérez: “El pasado de Archivel y su zona nos remite a la historia general y nos invita a reinterpretarla desde otra perspectiva”

“Mi maestro y continua referencia en este trabajo ha sido Gregorio Sánchez Romero, quien publicó en 1987 “El Campo de Caravaca. Bases históricas””

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

JAIME PARRA

Ya se puede encontrar en las librerías los dos tomos sobre la historia de Archivel escritos por el maestro (fue profesor de Geografía e Historia en el IES Oróspeda) Pedro Antonio Muñoz Pérez y publicado por la editorial caravaqueña Gollarín.

El primero de los tomos lleva por título “Testimonios para la historia de Archivel” y el segundo “Archivel Monográficos”, ambos conforman un todo inseparable y complementario donde se recoge información documentada sobre la historia de Archivel y de su entorno.

¿Qué se encontrará el lector en los dos volúmenes de su historia de Archivel?

El contenido de los libros es un compendio de información sobre el pasado de Archivel y su zona próxima que estaba dispersa en multitud de repositorios documentales: archivos, hemerotecas, artículos, memorias de investigación, etc. 

Mi trabajo ha consistido en recopilar, seleccionar, organizar, relacionar y comentar todo ese vasto material con el fin de ponerlo al alcance de los lectores. 

Precisamente, la extensión de los volúmenes se debe a que aparecen muchas citas textuales de las fuentes consultadas para que los lectores accedan a ellas sin necesidad de buscarlas. En este sentido, casi podría considerarse como una obra de consulta. 

¿Cómo ha estructurado la obra?

El trabajo se divide en dos volúmenes inseparables y complementarios. El primero se organiza en capítulos, según las diferentes edades o épocas convencionales en las que se divide la historia, desde la Prehistoria hasta las décadas de los ochenta/noventa del siglo pasado. El segundo, titulado “Monográficos”, se dedica a glosar diversos temas específicos: el agua, el clima, la iglesia, la guardia civil, los servicios públicos, la sanidad, la enseñanza, la población y la representación política.

¿Qué le ha llevado a escribir sobre Archivel y su historia?

En principio fue un reto que me lanzaron Antonio Aznar e Ignacio Ramos, cuando publicaron su libro “Barranda en la historia (2010)”. La impresión de que no habría suficiente material como para emprender el proyecto se fue diluyendo conforme aparecía gran cantidad de información, tanta que me ha llevado una década llevar a cabo el proceso.

Por supuesto, la curiosidad y el interés que siempre me han despertado estos temas, tanto desde un punto de vista personal como profesional. Y, finalmente, la convicción de que la divulgación del patrimonio contribuye a su valoración y conservación. Cuanto más se conoce, más se aprecia. 

¿Hay un modo de ser característico de Archivel y sus gentes que las distinga de otras localidades de su entorno?

Archivel se inserta en un contexto geográfico y sociocultural que comparte con la amplia zona comarcal de contacto entre las serranías murcianas del extremo noroeste y las de Albacete, Almería, Granada y Jaén. En este sentido, sus gentes participan de un sustrato antropológico e incluso histórico común. No hay pues una idiosincrasia propiamente archivelera, pero sí determinados rasgos y singularidades que hacen de Archivel una localidad con un pasado digno de estudio, siempre en relación con los demás pueblos de la zona. 

¿Qué periodo de la historia de Archivel considera que ha sido el menos estudiado hasta la fecha?

Mi maestro y continua referencia en este trabajo ha sido Gregorio Sánchez Romero, quien publicó en 1987 “El Campo de Caravaca. Bases históricas”. Fue el primero que acometió un estudio específico del paso de la historia por las diferentes “pedanías”. En ese momento, la investigación arqueológica, por ejemplo, aún estaba en mantillas. Después se han descubierto y excavado numerosos yacimientos que han sacado a la luz los restos y desvelado hechos y formas de vida ancestrales. Todavía queda mucho por hacer, pero cada vez se conoce más sobre esos períodos en los que no hay fuentes escritas. Sin embargo, hay varias “zonas oscuras” todavía: la época medieval, por ejemplo, o el agujero documental que dejó la pérdida de los archivos del antiguo ayuntamiento archivelero, o también la escasa documentación sobre la guerra civil.  

¿Cree que el libro posee interés para los foráneos de Archivel y de Caravaca?

Sin duda. De hecho, aunque en el título se cite solo Archivel, hay continuas referencias al resto de pueblos de la zona, a la ciudad de Caravaca y a la región. Me gustaría compartir con los lectores mi convicción y mi experiencia sobre cómo la historia local nos lleva a la general y viceversa. El paso de la historia por cualquier lugar no se entiende sin relacionarlo con los acontecimientos a escala global, nacional o regional. El pasado de Archivel y su zona nos remite a la historia general y nos invita a reinterpretarla desde otra perspectiva.

¿Lo considera un libro concluido o podría ampliarse en próximas ediciones?

Los trabajos de investigación nunca se cierran ni son del todo concluyentes. De hecho, siguen (y seguirán) apareciendo nuevos datos y documentos. Espero que esta obra sea un acicate y una base para nuevos estudios y descubrimientos.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

2 comentarios

  1. Ante todo quisiera preguntar dónde poder conseguir esos dos tomos. Como algún componente del canal sabe, soy hijo de Archivel aunque ya llevo muchos años fuera de allí. Llevo viviendo 65 años en Las Torres de Cotillas de vez en cuando he ido por el pueblo para visitar a mis primas y primos; María la que vive en el campo arriba y la María de la cera del sol hija de Joaquín el de la chiquitina e hijastra de la Nunilona-mas conocida por la- Nobilona. de los “Mantecas”. También de Alfonso (no recuerdo su apodo). Seguro que vosotros lo recordaréis antes que yo. En fin… Mi nombre es Luis hijo de la Antonina la chiguitina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.