Objetivo cumplido (a Don Germán desde el recuerdo)

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Pascual García (pasgarcia62@gmail.com)

Homenajear a un compañero de profesión, situar su nombre en una escala de importancia adecuada ha sido siempre una tarea delicada porque implica el reconocimiento de la labor del otro, del compañero en detrimento de los celos y de las envidias frecuentes y silenciar de algún modo nuestra relevancia como compañeros suyos. Es, por supuesto, todo un alarde de generosidad y dice mucho del material humano del que estamos hechos algunos hombres y algunas mujeres. Resulta difícil alabar el trabajo del otro, sus méritos y aceptar nuestra posición humilde al mismo tiempo. Tal vez por esta causa haya sido más destacable la labor de iluminar de nuevo el nombre de un personaje preclaro en la historia de nuestra cultura y hacerlo con la ilusión y el entusiasmo con el que se ha hecho en estos últimos meses.

En Moratalla se ha llevada a cabo con éxito en el último año el noble propósito de renombrar su CEIP, que ostentaba el de una antigua maestra, Juana Rodríguez, a la que muy pocos conocimos y que continúa presidiendo uno de los edificios principales, el que alberga  el pabellón municipal de usos múltiples, por el de Germán Teruel Escobar, don Germán para todos nosotros, a los que  nos dio clase en algún momento y, sobre todo, del que asumimos su ejemplo ético, su capacidad de trabajo y su altura humana. Hoy no solo luce su nombre en la fachada del colegio, sino que además así consta en los documentos oficiales de la consejería de educación.

La iniciativa surge encabezada por un grupo de profesores y personas interesadas en la educación y en la cultura de nuestro pueblo, entre los que se encuentra la directora del antiguo equipo, Josefa García, el actual equipo directivo en su totalidad y los maestros Miguel Martínez, José Rogelio Fernández, Noly Egea, Nicolás Sánchez, José Ramón Limonchi y un servidor en representación de sus alumnos de siempre, apoyados de continuo por el consejo escolar, el AMPA, el Ayuntamiento y la consejería y, por supuesto, por el pueblo de Moratalla. Entre sus actuaciones para informar al municipio de Moratalla destacan la recogida de firmas a favor del proyecto algunos sábados durante la celebración del mercado semanal, una mesa redonda en la televisión local en la que se explicó y se argumentó debidamente las razones del cambio de nombre, que habían levantado ciertas suspicacias y malentendidos en el pueblo, sobre todo porque desde el principio no se comprendió bien del todo la decisión y sus motivos.

Siempre cuestan los cambios y las empresas burocráticas van muy despacio, el movimiento de papeles, la toma de decisiones políticas, los enfrentamientos personales y el recelo habitual ante cualquier propuesta, por muy evidente que sea desde el primer minuto, y en Moratalla, como en cualquier pueblo de raza y de tradiciones acendradas, cuesta aún más. Sustituir el nombre de una maestra a la que muy pocos conocíamos por el de un personaje ejemplar, miembro destacado de la historia moderna de las últimas décadas en Moratalla pareció en algunos momentos una tentativa casi imposible, tanto que hasta en las redes sociales terminaron expresándose determinadas reticencias a la idea original, pero los componentes de esta moción creían en que la idea era justa y necesaria y en que sin despojar a la maestra antes citada de su honor en una placa municipal, se obraba con honra y equidad si se reivindicaba el nombre de un maestro de la valía y de la fama de don Germán.

Alcanzado el propósito, pues la placa con el nombre del insigne maestro ya luce en el frontispicio del colegio, llega el momento de congratularnos todos por la consecución de este tributo digno y merecido al que fuera en Moratalla maestro de maestros. ¡Enhorabuena a todos y gracias por el trabajo bien hecho!

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.