BITACLICK/http://www.bitaclick.com/

La página web de tu empresa debería hacerla un profesional, así de directo y tajante empieza este artículo. En el mundo del diseño web son muchas las empresas que argumentan que la página la está haciendo un conocido o un familiar. Estas páginas generalmente son de diseño pobre, desactualizadas, con grandes defectos en el apartado de usabilidad, SEO, etc. También está de moda ser emprendedor todoterreno y crear tu propia web. Si tú lo que vendes son pastelicos de carne, deberías centrarte en hacer los mejores pastelicos de carne del mundo, ¿no? Centra tus esfuerzos en tu producto, en tu servicio, y deja que la imagen te la ofrezcan personas que saben lo que hacen.

Normalmente, el factor principal es el económico. Mi primo la hace gratis y una empresa profesional cobra miles de euros. Simplemente, debemos pararnos a pensar en la imagen que ofrece cada una de las opciones. No le falta razón a ese dicho que reza: lo barato sale caro. Si tu competencia tiene una web atractiva con mucho contenido, probablemente también tenga una mayor clientela. Siguiendo el hilo de nuestro anterior artículo: la imagen y el diseño son factores muy importantes.

No basta con tener una web bonita y un diseño renovado. Una web se debe mantener, se debe actualizar con nuevos contenidos, debe estar viva. Es la única forma de que tu web sea competitiva y se encuentre en esos primeros y ansiados puestos del ranking de Google. Cuando el empresario empieza a trabajar en una web, lo coge con ilusión y recopila información, aporta ideas, ofertas… Con el tiempo, el interés decae y encuentras páginas que dejaron de actualizarse en 1998 (caso real). ¿Queremos dar esa imagen?

Una web profesional nos aportará muchas ventajas.

1-     Es un escaparate disponible para todo el mundo las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Nunca cierra. Tus clientes siempre podrán consultar información de tus ofertas, servicios o productos desde la comodidad de su casa en cualquier momento.

2-     Da más credibilidad. Un cliente que esté evaluando si compra en tu establecimiento o en el de la competencia, podría decidirse por el tuyo si tu imagen destaca más. Inversión en diseño, de eso hablamos en nuestro anterior artículo.

3-     Mejora la comunicación con tus clientes. Ofreces una nueva vía de comunicación, además del teléfono, el correo y el contacto directo. Podrán contactar a través de la web para exponerte sugerencias, quejas o necesidades. Podrás escuchar a los clientes.

4-     Dar un giro a tu empresa. Renovar la imagen de toda tu empresa puede requerir una buena inversión. Comienza por la web. Es tu representación virtual, puede ser un buen momento para aplicar otra filosofía.

Al final se trata de apostar por los resultados.

Nuestros resultados no pueden depender de personas no profesionales.