Ya en la calle el nº 1034

Maravillas Marín y la Sección Femenina

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

José Antonio Melgares Guerrero/Cronista Oficial de Caravaca y de la Vera Cruz.

Hay situaciones y momentos históricos indefectiblemente unidos a ciertas personas, así como personas asociadas, también indefectiblemente, a situaciones, sucesos y momentos históricos. Este es el caso de Maravillas Marín Fuentes a quien muchas generaciones hemos asociado a la Sección Femenina de F.E.T y de las J.O.N.S.  durante los años de la dictadura del General Franco en Caravaca; al igual que la Sección Femenina se asocia siempre a la figura de Maravillas Marín, un emblemático personaje que supone otro de los iconos locales de referencia social durante gran parte del pasado S. XX.

Maravillas Marín
Maravillas Marín

Maravillas vino al mundo el 6 de agosto de 1916, en el seno de una numerosa familia que formaron Francisco Marín Sánchez y Juana Fuentes López, fruto del cual nacieron diez hijos de los que aquella fue la segunda.

Formada inicialmente en la academia, que luego fue instituto, de la Avenida de los Andenes, que dirigió el aún recordado por muchos D. Ángel Dulanto (germen del posterior Colegio Cervantes y actual centro de Primaria del mismo nombre, sobre el viejo sanatorio del Dr. José de Haro), cursó posteriormente la carrera de Magisterio en la Escuela Normal de Murcia, junto a su hermana mayor Ascensión. Tras ganar la oposición al cuerpo de Maestros Nacionales, fue destinada a La Almudena, desarrollando su labor profesional después en Caravaca, primero en las escuelas graduadas de Sta. Teresa (en la C. de Las Monjas, donde hoy se encuentra la Casa de la Cruz), y luego en el grupo escolar La Santa Cruz, hasta su jubilación al cumplir la edad reglamentaria de 65 años.

Como se sabe, Falange Española fue fundada por José Antonio Primo de Rivera en Madrid, en 1933, surgiendo muy pronto la rama femenina de aquella entidad política, en manos de su hermana Pilar y otras seguidoras de ésta. Tras la Guerra Civil, muy a pesar de los ideales primigenios de José Antonio, el denominado Movimiento Nacional asumió parcialmente los postulados Joseantonianos asociados al régimen político del general Franco. Mientras que el ala masculina se denominó Falange, y a sus integrantes falangistas, las mujeres adictas y comprometidas con esta ideología formaron parte de la denominada Sección Femenina del Movimiento, o simplemente Sección Femenina, recibiendo el nombre de margaritas (hasta los diez años), luceros(entre 10 y 14) y flechas (entre 14 y 17). Al cumplir la mayoría de edad se integraban plenamente en la mencionada Sección Femenina.

La Delegada Nacional fue, desde el comienzo al fin (en 1977), Pilar Primo de Rivera, y la provincial Carmen Verbo. En Caravaca la primera delegada local fue, por muy poco tiempo, la maestra Carmen Ortega, a quien muy pronto sucedió como tal Ascensión Marín Fuentes, siendo ésta final y definitivamente sustituida por su hermana Maravillas, quien lo fue hasta el citado año 1977.

Con Maravillas formaron la célula inicial local Angustias Arias, Carmen Melgares Bolt, Piedad López Bolt y Maruja Martínez Martínez-Reina, entre otras.

Inicialmente tanto los falangistas como la Sección Femenina tuvieron su sede social juntos, en la Plaza del Arco, sobre el desaparecido bar Los Yemas, en edificio con amplio balcón sobre la Plaza, donde ondeaban habitualmente tres banderas: la Española, la blanca con cruz de San Andrés roja de los Requetés, y la azul y roja con el yugo y las flechas de Falange. Sin embargo, con el tiempo, la sección Femenina trasladó su sede al grupo escolar Sta. Teresa, en la C. de las Monjas, donde permaneció hasta el final de sus días, mientras que para los falangistas se erigió un edificio de nueva planta, en la carretera de Moratalla, frente al Colegio Cervantes, que abría sus puertas con el nombre de Hogar Rural del Frente de Juventudes.

La Sección Femenina, con Maravillas Marín al frente, realizó una gran labor social y de promoción de la mujer en toda España y concretamente en Caravaca. Muy pronto comenzó a funcionar Auxilio Social en el edificio anexo a la iglesia de la Compañía, donde también se encontraba  el Centro de Alimentación Infantil al que acudían las madres de familia de escasos medios económicos para recibir asistencia médica y obtener una harina vitaminada que sirvió de sobrealimentación a los niños de la posguerra. Allí trabajaban, por muy poco dinero e incluso de manera altruista, el médico D. Ángel Martín, asistido de la enfermera Antoñita Guerrero. Caridad Martínez Susarte (como administrativa), Pepita Guerrero Martínez (en el control de alimentos) y Ascensión y Maravillas Marín Fuentes (esta última compatibilizando horario con el de la escuela), en la distribución de éstos.

El centro de la C. de las Monjas pronto pasó a denominarse Escuela Hogar de la Sección Femenina,constituyendo un hervidero de actividad, sobre todo vespertina. Allí tomaron forma las denominadas Cátedras Ambulantes, que eran equipos polivalentes que se desplazaban al campo, enseñando desde normas de aseo personal hasta leer, escribir, coser y bordar. También surgió allí, aunque tuvo su sede en la Plaza del Arco, sobre la cárcel, el Círculo Medina que dirigía Maruja Martínez Martínez-Reina, con carácter eminentemente cultural (conferencias, exposiciones, conciertos etc); y también el equipo que formó el primer grupo de Coros y Danzas  que recuperó el folclore tradicional de la comarca, también dirigido por Maruja Martínez con la colaboración de Dalia Ros, Araceli Peris y Elisa López Bolt entre otras.

La Sección Femenina tuvo por patrona celestial a Sta.Teresa de Jesús, y como ideal de mujer emprendedora y dinámica a la reina Isabel la Católica, cuya Y inicial (según la grafía del S. XV), en plata, era una condecoración otorgada por la S.F. a quienes mayores servicios le prestaron. La concesión de tal condecoración correspondía a la Junta Nacional, la cual otorgó a Maravillas Marín la citada condecoración por su entrega total y absoluta a la causa, siéndole impuesta por Carmen Verbo en fecha indeterminada.

En los actos solemnes, las afiliadas vestían uniforme consistente en falda y camisa azul con el yugo y las flechas bordado en rojo, y boina roja; muy parecido al usado por los falangistas.

Maravillas Marín Fuentes permaneció soltera por vocación y fue siempre ejemplo de generosidad al servicio de los demás. Dedicó gran parte de su vida a las tareas encomendadas a la S.F. a las que dio impulso y vigor con su ejemplo y desinteresada entrega. También colaboró en las tareas municipales siendo concejal del Ayuntamiento bajo el mandato como alcalde de José Luís Gómez, y fue maestra ejemplar de la que muchas de sus alumnas  guardan grato recuerdo. Supo rodearse siempre de buenos equipos gracias a quienes la dignidad de la mujer caravaqueña comenzó tímidamente a brillar con luz propia en la opaca oscuridad de los largos años de la posguerra. Maravillas Marín falleció, entre el aprecio general a su persona y a su obra, el 10 de marzo de 2005, casi treinta años después de desaparecer del espectro político español la Sección Femenina.

Para un mejor conocimiento de la Sección Femenina, el interesado puede consultar: Crónica de la Sección Femenina, de Fernando Suárez Fernández. Madrid, Asociación Nueva Andalucía, 1993. Y La Sección Femenina en Murcia, cultura e ideología. De Mercedes Noval Clemente. Tesis doctoral. Universidad de Murcia. 2007, Publicada en Digitum.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.