Ya en la calle el nº 1043

“La respuesta del viento”, la depurada fusión entre lo que la poeta ceheginera Lucrecia López ve y siente

El libro, editado por La Fea Burguesía, se presenta el 3 de marzo a las 19:30 horas en Cehegín

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

JAIME PARRA

La poeta ceheginera Lucrecia López Guirao tiene dos madrinas que la han alentado a escribir y sobre todo a publicar. Porque escribir poesía ya lo hacía Lucrecia desde niña, aunque no encontrara entre sus maestros ni cobijo ni ánimo en lo que se convirtió en su gran pasión.

Dos madrinas que abren y cierran su poemario “La respuesta del viento”, publicado recientemente por La Fea Burguesía (con una portada lila, color escogido por la propia Lucrecia). La primera, Dionisia García, en el prólogo escribe cómo la crítica social, las desigualdades están presentes en este poemario, “con palabras bien medidas, no por ello ineficaces”; la segunda, Asunción Caballero, cuyo mutuo conocimiento en 2014 supuso un hito en su encontrarse como poeta, quien escribe en el epílogo: “palabras cotidianas, despojadas de florituras que nada añadirían a sus poemas, palabras al alcance  de todos los lectores que, a través de las imágenes mostradas, puede llegar a identificarse con las mismas emociones que mueven a nuestra poeta”.

Lee uno el prólogo y le pueden las ganas de leer a Lucrecia López Guirao, termina uno el epílogo y le vuelven las ganas de releer “La respuesta del viento”.

“La respuesta del viento”, la depurada fusión entre lo que la poeta ceheginera Lucrecia López ve y siente

Antes de 2014 y del comienzo de su colaboración con Asun Caballero en los encuentros Grito de Mujer, los poemas los dedicaba a aquella amiga que se casaba o a la que esperaba un niño, porque la mujer en todas sus formas y las situaciones, desde las esperanzadoras hasta las más angustiosas (como el hecho de sufrir una pandemia con tu agresor), están en el centro de su obra, junto a la denuncia social y el tratar de que con su poesía quede algo inmortalizado de aquel que lo perdió todo (hace poco, el terremoto de Turquía y Siria, pero también una niña yendo a Cáritas… son solo dos ejemplos de ese escribir para recordar “a los hombres sin historia”, que diría otro poeta).

Y su don lo transmite a sus alumnos, les motiva, estimula su creatividad, justo lo que no hicieron con ella, y me viene a la memoria la antología solidaria por Nepal de Unaria Ediciones, en la que jugó un papel tan destacado que son sus propios alumnos cehegineros los que ilustraron aquel libro.

Y de 2015 a 2018 más encuentros Gritos de Mujer, antologías digitales, festivales aquí o en Madrid…

Y por fin en 2019 su primer poemario, “Hebras de azafrán”, más intimista, señala que su continuación, “La respuesta del viento”, ya que en estos años su poesía se vuelve más depurado. “He visto lo que quiero hacer, en esto libro ya soy yo”, aunque matiza que una no termina, ni quiere terminar, de aprender.

Y que su poesía consigue que el lector se identifique con ella. Aunque en vez de lector, quizá debamos hablar de oyente. Porque cuando Lucrecia lee a otro poeta lo hace suyo y si alguien lee sus poemas los acaba enriqueciendo. 

Y si la poesía la entiende declamada para que los temas sociales que trata entren poco a poco en la mente de quien la escucha; la inspiración no entiende de cansancio, formalidades o del sueño. Cómo dormir si a Lucrecia las ideas le brotan con la fuerza de un volcán. Entonces, se ríe, se levanta de la cama y escribe para que nada se pierda. Y si algo se pierde por no poder plasmarlo a tiempo siempre se le puede dedicar un poema como ella ha hecho a esa inspiración que ya no tendrá la forma de poema.

Inspiración, sí, pero mucho trabajo detrás. Porque la inspiración hay que depurarla hasta que te quedas con la esencia , con esa fusión entre lo que Lucrecia ve  y lo que siente y que consigue trasladar tan bien al lector en “La respuesta del viento”.

El viernes 3 de marzo a las 19:30 presentará en la sala El Zaguán en Cehegín “La respuesta del viento”. La acompañarán su editor, Francisco Marín, la concejala Mónica Sánchez Abril y el profesor Salvador Abellán. Y mientras se declaman versos “capaces de conmover a sus lectores hasta tornar conciencia del ser”, como escribe Asunción Caballero, sonará la música del clarinetista Juan Carlos Gómez Caparrós.

Un acto concebido por una poeta que conserva la fe en que la palabra hablada llega al corazón del oyente como ninguna otra arte.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.