Ana Caballero Sánchez.
Hace un año, y en unas condiciones muy diferentes a las que nos encontramos hoy, iniciaba la andadura una nueva ejecutiva de Juventudes Socialistas de Caravaca de la Cruz, llena de ilusión y ganas de trabajar por y para el bien de Caravaca y de sus jóvenes.

A lo largo de este año hemos participado en el XVII Congreso de Juventudes Socialistas de la Región de Murcia, realizamos nuestra tradicional y exitosa campaña de recogida de juguetes en Navidad, hemos presentado numerosas propuestas haciendo una política activa en nuestro municipio, y hemos apoyando a todos los colectivos y luchas por la igualdad tanto en Caravaca como a nivel regional apoyando a Juventudes Socialistas de la Región de Murcia.
Febrero se presentaba como un mes cargado de ideas, motivaciones y proyectos, que se prolongarían durante los meses de marzo, abril y mayo, pero desgraciadamente el 14 de marzo la vida se paró para todos.
Podemos marcar un punto de inflexión a mediados del mes de Marzo, cuando el Gobierno de España declara el Estado de alarma en nuestro país por una pandemia mundial muy desconocida por todos en ese momento, y que nos llevaría a tres meses de confinamiento, dos de los cuales muy estrictos, y a una posterior vuelta a la “normalidad” que mucho se diferencia a nuestra vida anterior. A partir de ese día, JSCC se ofreció a ayudar a todo el que necesitase ayuda, dentro de nuestras posibilidades y de las restricciones que también a nosotros se nos impusieron como a todos los ciudadanos, como siempre, intentamos estar cerca de los que más lo necesitaban.
El COVID-19 nos ha dejado unas secuelas de las que va a ser difícil recuperarse, a nivel sanitario hemos visto como nuestra sanidad pública colapsaba y exponía a nuestros sanitarios por no tener los medios suficientes, por una mala gestión, por el expolio de la sanidad pública sufrido durante 10 años y que algunos todavía niegan a día de hoy. Hemos perdido miles de vidas sin tener que hacerlo. La debacle de la economía es evidente e inminente, negocios cerrados o con pocas expectativas de futuro y miles de puestos de trabajo en la cuerda floja, una economía en suspense intentando sobrevivir. Y dentro de esta incertidumbre, estamos los jóvenes, estudiantes, trabajadores, recién graduados y graduadas que buscamos un sitio en la sociedad para evolucionar personal y profesionalmente, y que otra vez miramos hacia nuestro futuro con inseguridad.
JSCC no ha dejado de trabajar durante estos meses por y para los jóvenes de nuestro municipio, y fruto de ello han sido nuestras últimas propuestas presentadas en el Excmo. Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz al equipo de Gobierno en el mes de Junio, medidas enfocadas al apoyo a los estudiantes (por la proximidad de la EBAU) y para eliminar la brecha digital.
Como secretaria general de JSCC me siento muy orgullosa de pertenecer a una asociación política juvenil tan activa y con tantas cosas que decir a la sociedad, y animo a todos los jóvenes a involucrarse en la política y así aportar todas sus ideas y opiniones.