JAIME PARRA

Con la Semana Santa ya suspendida y las Fiestas de Mayo de Caravaca a la vuelta de la esquina en el aire, con los bares y cafeterías cerrados, el sector hostelero es uno de los que con más fuerza ha sufrido el impacto de la crisis económica que ha traído consigo la pandemia del coronavirus.

El presidente de la patronal murciana Hostemur, el ceheginero Jesús Jiménez, nos detalla las principales peticiones que les hacen a las administraciones una vez que se retome la normalidad para que vuelvan a ser uno de los motores de la economía regional.

– ¿Qué le parecen las medidas económicas aprobadas por el Gobierno de España?

Mínimas. Estamos en una situación en la que todas las medidas que se tomen son pocas. Nos encontramos ante un Gobierno que está reaccionando tarde y mal, las medidas que publican no llegan a cubrir la totalidad del sector afectado y necesitan pulirse. Necesitamos decisiones contundentes, como que suspendan el pago del arrendamiento a los establecimientos que tienen que estar cerrados, así como la moratoria en el pago de hipotecas, préstamos, leasing o renting de los negocios de hostelería. Un local con una orden de cierre por un estado de alerta no puede hacer frente ni al alquiler ni a las cuotas de los préstamos, y eso debería ser recogido en una medida nacional.

– ¿Qué peticiones le ha hecho HOSTEMUR al Gobierno regional?

El Gobierno Regional debe ser el principal apoyo de nuestro sector. Para nosotros sería fundamental una declaración institucional en apoyo a una moratoria del pago de los arrendamientos de los locales comerciales. También solicitamos la creación de un fondo de contingencia regional, para ayudar al sector, con los fondos de promoción y ejecución de actividades canceladas o no ejecutadas, y la de un fondo de liquidez para las empresas que lo necesiten mientras dure la crisis.

– ¿Cómo pueden los ayuntamientos ayudar al sector en esta crisis?

Los Ayuntamientos son los que tienen un potencial más inmediato de ayuda al sector. De hecho, ya vemos como algunos como el de Cartagena, Águilas y Archena ya han tomado la iniciativa y están adoptando medidas específicas. Entre las principales medidas que podrían aportar estarían:

  • Exención del pago del IAE de los locales de hostelería para el ejercicio 2020.
  • Exención de la tasa de ocupación de vía pública por las terrazas u otras para el ejercicio 2020.
  • Bonificación del IBI en los locales de Hostelería durante el año 2020, para aquellos que sean titulares del establecimiento o para los arrendatarios si, estos, aplican reducciones en el importe del alquiler.
  • Bonificaciones en la tasa de aguas y basuras durante el periodo que dure la crisis.

Somos conocedores de que algún Ayuntamiento se está decantando por la moratoria en los pagos y desde la patronal consideramos que esa medida en nada ayuda al empresariado. Tener que pagar por algo cuando no se puede ejercer una actividad es realmente injusto. No sabemos lo que durará esta situación y los empresarios tienen que soportar diversos gastos fijos durante el estado de alarma, que los Ayuntamientos les hagan una moratoria lo único que ocasiona es que estos establecimientos agonicen durante más meses. No se les puede olvidar que la intención principal de los empresarios será volver a generar todos los puestos de trabajo que tenía antes del cese y esto será inviable si tiene que hacer frente a pagos atrasados.

– ¿Es partidaria la Patronal de buscar nuevas fechas a la Semana Santa u otros festejos que tal vez se suspendan como los Caballos del Vino de Caravaca?

Obviamente la reubicación de ciertas fiestas sería interesante, sobre todo porque servirían para reactivar el sector. Pero es fundamental que exista una coordinación regional, no podemos encontrarnos el mismo sábado con el Entierro de la Sardina, los Caballos del Vino, los Berberiscos y Cartagineses y Romanos. Habrá que espaciarlas a lo largo del segundo semestre del año.

-Esta crisis también ha sacado a relucir solidaridad del sector, ¿cómo tomaron la decisión de poner tres hoteles al servicio de sanitarios y transportistas?

Después del decreto de cierre de la totalidad de la planta hotelera ordenado por el Ministerio se detectó la necesidad urgente de que hubiese determinados establecimientos para dar alojamiento a técnicos y profesionales de sectores básicos para la sociedad. Así, tras el ofrecimiento y vista la necesidad a nivel nacional, el ofrecimiento se convirtió en una decisión ministerial.

Hay cierta confusión en este tema. Los hoteles habilitados por el Ministerio tienen que ejercer su actividad a pesar de la orden de cierre que tienen estipulada., su apertura se realiza para dar alojamiento a profesionales que tienen que seguir ejerciendo su actividad profesional, como transportistas, veterinarios, técnicos de mantenimiento, etc. Pueden encontrar estos tres hoteles abiertos para hacer uso de sus instalaciones.

Pero nos gustaría recalcar que estos establecimientos no son gratuitos, no podrían serlo. Son un servicio de primera necesidad y por eso han establecido una tarifa mínima, pero tienen que cobrarlos porque tienen personal dado de alta, gastos de mantenimiento y de limpieza y desinfección. Es el mismo ejemplo que el pan: es un producto de primera necesidad y no por estar en estado de alarma las panaderías lo regalan. Si se hiciera eso sería la quiebra total de la economía.  Es digno de admirar que estos establecimientos, dada la particularidad y el riesgo que conlleva la apertura de los mismos y el nivel de exposición que tendrán sus trabajadores a posibles contagios, hayan decidido dar un paso hacia adelante y abrir los mismos.

– ¿Quiere transmitir algún mensaje de animo a los hosteleros de las comarcas del Noroeste y Río Mula que estén leyendo esta entrevista?

Me gustaría transmitirles mi más sincero ánimo y apoyo en estos duros momentos. Somos un sector de pequeñas empresas, pero de grandes empresarios. Saldremos de ésta, una vez que se levante el estado de alarma resurgiremos como el ave fénix porque somos empresarios acostumbrados a trabajar por la felicidad de las personas y eso es lo que nos motiva. Y, además, los empresarios del Noroeste somos de otra pasta ;).