JUAN ROMERO CABALLERO

(Exconcejal de deportes PSOE – 1991/1998)

Aprovechando la celebración del 25 aniversario de la inauguración del pabellón de deportes que llevo a cabo la concejalía de deportes en la tarde del sábado 7 de enero se me ocurre hacer un poco de historia de lo que supuso para mí la llegada a Caravaca de la Cruz, de esta infraestructura deportiva, tan demandada por los deportistas de nuestro municipio.

En la década de los 90, Caravaca de la Cruz era de los pocos municipios de ESPAÑA que carecía de una instalación deportiva cubierta que acogiera a los numerosos deportistas que demandaban a gritos esta instalación y más cuando localidades vecinas contaban, no tan solo con ello, incluso con piscina cubierta (la cual llegaría aquí más tarde).

El Plan 92 de Instalaciones Deportivas a nivel estatal permitió acceder a las ayudas para la construcción de un pabellón modelo M4G que venía a paliar la principal carencia estructural deportiva del municipio de Caravaca de la Cruz.

Acceder a este plan para la financiación de instalaciones deportivas no fue nada fácil. En aquella época eran muchos los municipios de toda España que demandaban este sistema de ayudas para la construcción de todo tipo de instalaciones.

Recuerdo que un día me llamo a su despacho el entonces Alcalde Antonio García Martínez Reina, que por cierto era muy exigente con sus concejales para que estuviéramos siempre muy vigilantes a cualquier convocatoria de subvenciones, siempre nos decía que no podíamos dejar escapar ninguna. Y me dijo: “Juan, deja todo lo que estés haciendo y céntrate en buscar la manera de que podamos entrar en dicho Plan.”

A pesar de que Caravaca de la Cruz destacaba a NIVEL NACIONAL en deportes como el Balonmano con equipos masculinos y femeninos participando en sectores de Campeonatos de España y empezaba a contar con una importante cantera de otros deportes de “sala” como baloncesto, voleibol, fútbol sala, el uso del “pabellón festero” como instalación deportiva hacía que se “camuflara” la verdadera necesidad de disponer de una infraestructura imprescindible y necesaria para nuestros deportistas locales.

Fueron muchos los viajes de trabajo que hicimos a Madrid al Consejo Superior de Deportes. Todavía me acuerdo que muchos de los viajes los hacíamos en el Renault 5 “trucado” de mi compañero concejal German. Digo trucado porque aquel coche corría demasiado para la clase de vehículo que era. (En aquellos tiempos tardábamos solamente 3 horas en llegar a la capital). Al final fruto de este trabajo no solo se consiguió un pabellón, sino dos. (El Corbalán y el Jorge Bera)

Con muchos avatares económicos y políticos en 1995 a través del Ministerio de Educación llegó la primera instalación deportiva cubierta, la Sala Escolar Jorge Bera, que vino a suavizar, lo que continuaba siendo necesidad primordial en el deporte caravaqueño.

Se necesitaba una instalación que acogiera público, que tuviera espacios suficientes para albergar eventos y que ayudara a crecer al deporte local y con ello a nuestro deporte base.

Y así ocurrió el 10/1/1998. Un pabellón deportivo con capacidad para 800 espectadores y con una polivalencia capaz de albergar desde competiciones deportivas, a galas (Caravaca con Centroamérica, Gala Festera, etc.) u otros eventos que pudiera plantear el pueblo.

Y lo más importante, un pabellón deportivo que fuera símbolo del deporte caravaqueño, en lo que contribuyó enormemente uno de los deportistas más laureados de Europa y que su vínculo familiar con la pedanía caravaqueña de La Almudema hizo que llevara el nombre de Juan Antonio Corbalán Alfocea.

Una instalación deportiva, QUE AL FIN, contribuyó a que el deporte de élite en sala, llegará a Caravaca de la Cruz y que nuestros deportistas locales crecieran jugando a un nivel que no se lo permitía antaño. Así el voleibol jugó en Superliga, el fútbol sala en División de Plata y tuvieron lugar numerosos eventos deportivos de alto nivel como torneos internacionales de voleibol y fútbol sala, Campeonatos de España de Fútbol Sala Juvenil y Femenino, Finales Regionales de varios deportes y principalmente la celebración de las competiciones de nuestros equipos federados de ámbito local.

Siempre he defendido que a más instalaciones más crecimiento de deportistas. Fruto de ello es la masiva participación de clubes que existen en la actualidad. Aprovecho estas líneas para hacer un llamamiento a los que nos gobiernan ahora, o a los que nos gobiernen después, que no estaría de más que fueran trabajando, si es que no lo están haciendo ya, en la construcción de nuevas instalaciones y en la mejora de las ya existentes.