Ya en la calle el nº 1047

Gilico, incongruente anuncio

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Santos López Giménez (Miembro del Consejo de Defensa del Noroeste)

El tiempo no se detiene, al menos para la vida. La vida, esa ingrata e impertinente hacedora de contratiempos que no deja fluir al capital con la secuencia libre que sus detractores reclaman.

Tratan de poner en marcha un proyecto extractivo de magnetita, lo proclaman como una inyección económica sin precedentes para Cehegín. Estamos en la primavera de 2022, los agentes humanos involucrados se dejan ver en los medios: el actual Alcalde, Jerónimo Moya, que mantiene entre sus manos una patata caliente de cuyo recorrido nada bueno le espera en su futuro político, si es que el muchacho alberga aspiraciones inmediatas; el presidente de la CHS (Confederación Hidrográfica del Segura), Mario Urrea, representante político, con incomprensibles atribuciones técnicas, cuya presencia solo puede obedecer a una desvergonzada puesta en escena; y un títere necesario, al que una multinacional, canadiense en principio, ahora ni se sabe, un tal Ojeda, ha colocado en el tablero para dar una imagen de veracidad ante la opinión pública local: tercera pata de una mesa inconsistente que solo el capital es capaz de sostener en el tiempo.

Como bien saben la sociedad ceheginera y comarcal, el proyecto implica el vaciado de una inmensa laguna naturalizada, cuyo origen hay que buscarlo al final de los años 80 cuando una riada del río Quípar colmata de agua el hueco que décadas de explotación dejaron marcado en el espacio anegado. La secuencia lógica, ante un análisis del espacio descrito, nos sitúa frente a un fondo cargado de metales pesados que, de llevarse a cabo el vaciado anunciado, implicaría arrojar tan peligrosos agentes medioambientales al cauce del Quípar; obviamente, del mencionado cauce, las aguas seguirían su rumbo para pasar a formar parte del Embalse Alfonso XIII, y de este al Segura.

Secuencia de muerte y destrucción al que los agentes humanos involucrados no dudan en calificar de mal necesario para que la inyección económica prometida se concrete. Bueno, a ver, en ningún momento se les ha escuchado tal aseveración a estos desaprensivos individuos, sin embargo, indirectamente, cuando la población afectada, organizada en torno al Consejo de Defensa del Noroeste, en cuyo seno se articula un grupo específico bajo el lema “No a la mina de Gilico”, le preguntó a Jerónimo Moya, en una reunión mantenida en su despacho municipal, a final del pasado mes de agosto, sobre las razones y beneficios, a modo de contrapartida, sus palabras no dejaron margen para la duda: el mal necesario estaba servido.

El anuncio con el que los elementos humanos involucrados amenazaron a la comarca, tenía contemplaba una fecha de inicio para el aberrante proyecto. El tiempo, ese elemento curioso, que transcurre más allá de proyectos y programaciones orquestadas, ha decidido que el final de año no sea la espada de Damocles con la que se nos amenazó. El fin de año ha llegado, la puesta en funcionamiento no se ha producido. Las razones últimas, solo ellos las conocen. Pueden ser técnicas, pudieran ser electorales. Ya en su día, allá por 2014, la bajada del precio del mineral, en los mercados internacionales, determinó la paralización del mencionado proyecto.

No perdamos la estela de este anunciado destrozo medioambiental y contra la salud pública, nunca mejor dicho, nos va la vida en ello. Curioso elemento, el tiempo.

 

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE