Ya en la calle el nº 1040

Gemma Estévez “el body paint es un estilo de vida, es vivir a través del maquillaje”

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

La maquilladora caravaqueña cuenta cómo vive su pasión por el body paint y el maquillaje

Gemma Estévez es una maquilladora que ha estado desde pequeña conectada al mundo del arte, algo que le viene de familia, “todo viene de mi abuela”. Comenzó a dibujar desde pequeña y aprendió a maquillar de forma autodidacta hasta que con 18 años se comenzó a formar con cursos de maquillaje y grados medios.

Desarrolló su lado más artístico a través del maquillaje con el “body paint”, una técnica que consiste en realizar dibujos y obras de arte sobre la piel con maquillaje. Gemma empezó con el “body paint” porque quería expresarse a través del maquillaje. Para ella esta técnica es un estilo de vida y una forma de relajarse. “Es vivir a través del maquillaje”, comenta.

Aprendió esta disciplina por su cuenta y a través de las redes sociales o tutoriales de YouTube. Destaca que fue fundamental que le gustara y le ilusionara.

Decidió compartir su trabajo en redes porque quería que la gente comprendiera que no es solo un maquillaje bonito, sino que se puede crear algo más allá. “En las redes sociales está todo el mundo. El boca a boca funciona pero lo que más se ve son las redes sociales y lo que más tirón tiene”, apunta.

Confiesa que al estar en redes sociales la gente acaba viendo el trabajo que hace y se anima a contactar con ella para realizar algún trabajo. “Cuando más he crecido es desde que estoy en redes”, reconoce.

La inspiración la encuentra en pasarelas, Instagram y también en las conversaciones con su familia. Admite que las ideas a veces le vienen de repente cuando se plantea qué puede hacer, siempre busca hacer algo que le mueva por dentro.

Cuando sucede esto necesita ponerse a trabajar cuando antes, “aunque sean las 12 de la noche y termines a las 8 de la mañana, necesitas hacerlo en ese momento”. Tiene el impulso de crear en el momento y plasmar aquello que siente de alguna manera.

Los trabajos que realiza de “body paint” pueden llevarle 6 y 14 horas. Cada diseño tiene una previa planificación, localiza aquello que quiere dibujar y comienza a trazar el boceto en el cuerpo. Confiesa que no siempre sigue el plan inicial ya que según va avanzando el proceso va tomando decisiones sobre la marcha.

Los materiales que utiliza son específicos de “body paint”, suele ser aguacolor, sombras y látex. Cuenta que suele conseguir los materiales con los que trabaja por Internet porque es complicado conseguir pinturas de calidad en tiendas físicas cercanas.

El “body paint” es un arte efímero, cuando se termina solo puede fotografiarse antes de quitarlo. Gemma cuenta que esta parte la lleva regular.

“Una vez que lo publico estoy nerviosa por ver qué reacción va a tener la gente, si le va a gustar. Es un trabajo que hago yo y ese miedo siempre lo tengo”, pero añade que cuando se lo quita ya está pensando en lo siguiente que va a hacer.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.