FABIANA COSTÁ SOUZA/Responsable técnico del Centro de Cuidado Integral SM

En determinados acontecimientos, se requiere un cambio de imagen que realce la belleza de la mujer.
Las extensiones de pestañas son Pestaña extendidauno de los servicios más demandados, por su facilidad de colocación, su escaso mantenimiento y la espectacularidad del resultado.
El trabajo consiste en ir separando, pestaña a pestaña e ir colocando sobre cada una de ellas, mediante un adhesivo especial, las pestañas naturales que la clienta haya elegido.
Desde las extensiones de 6 mm de longitud hasta los 15 mm; en color negro, verde, violeta, azul, granate, rubio o castaño oscuro y las diversas formas y grosor, en función del efecto deseado: finas, para un look natural; gruesas, bien definidas, para un efecto máscara, extra-gruesas, para un efecto máscara extra y super-gruesas, sólo para personas con pestañas muy fuertes.
Además, se personaliza la forma de la pestaña, en función de la forma de los ojos (almendrados, hundidos o saltones).
La duración del trabajo es idéntica a la duración de la vida de la pestaña natural, pues las extensiones caen cuando cae la pestaña natural sobre la que están adheridas. Por término medio, suelen ser unas seis semanas y para evitar el feo efecto resultante de la caída de determinadas zonas, se suelen realizar retoques cada quince días para mantener una imagen espléndida.
Una vez colocadas, el adhesivo permite mojar y lavar las pestañas, incluso con agua salada, pues es muy resistente. En general, no se producen problemas de alergia o sensibilidad y a veces, se pueden solventar con el uso de un adhesivo especial anti-alergénico.
El mantenimiento de las pestañas se puede realizar en casa con los diversos productos que permiten prologar en el tiempo la extensión y un aspecto inmejorable.