Ya en la calle el nº 1039

En memoria del maestro Mateo Caballero Caballero

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

José Clemente Rubio García/Miembro de Sterm – La Intersindical

Un nuevo curso escolar está a punto de comenzar y es el momento de seguir con el trabajo ilusionante de maestros y maestras que entregan lo mejor que tienen para ayudar en el descubrimiento del saber a todas esas criaturas con ganas y necesidad de aprender.

Mi amigo Mateo no podrá hacerlo. Un desgraciado accidente malogró su vida. Lo vamos a echar de menos y ese Colegio Artero de Bullas, no será el mismo sin esa persona que era Mato Caballero Caballero.

Cuando recibí esa llamada de nuestra común amiga Ana el pasado 3 de julio, yo esperaba otra noticia, pero me atizó un hachazo…mi sudor en esa calurosa mañana se convirtió en frio…, estaba a muchos kilómetros de Bullas, no me lo podía creer, pero efectivamente era verdad. ¡Injusta que es la vida!

La clase trabajadora vamos a notar la falta de Mateo. Recuerdo el abrazo, su último abrazo, que nos dimos en una de las últimas manifestaciones en defensa de los más desfavorecidos en Murcia. Mateo era luchador, era trabajador, con su serena sonrisa siempre en la boca, con su buen hacer y saber estar supo hacerse de buenos amigos y saber que su trabajo nunca fue en balde.

Mateo fue uno de “los culpables” de mis años dedicados a la vida sindical en la Comarca del Rio Mula/Noroeste… Cuando en los primeros días del siglo veintiuno me ofrecieron la posibilidad de dedicar unos años de mi vida profesional a la labor sindical, yo lo condicioné a que no podía aceptarlo sin conocer el perfil de la afiliación de la Comarca y me dediqué los martes de esos seis primeros meses a conocer a cada uno de los que trabajaban en la Comarca. Entre otros muchos estaba Mateo. Mateo desde un primer momento conectamos y me animó a esa interesante labor que me llevó en los sucesivos ocho cursos escolares siguientes a ser liberado sindical. Mateo era una persona que siempre estaba y sabía estar en su sitio. Sabía trabajar y era persona colaboradora. A cualquier propuesta que le hacía siempre estaba dispuesto: Consejo Escolar Municipal, Mesas electorales, etc. salvo una vez que me dijo un No rotundo. No a ser liberado sindical. Él no dejaba su puesto de trabajo de Maestro de Educación Física en su Colegio Artero.

Tus alumnos y alumnas te recordarán, tus compañeros y compañeras así lo harán también y los que nos consideramos tus amigos notaremos esa falta y notaré la falta de ese abrazo en la próxima manifestación que, desgraciadamente, tendremos que hacer en defensa de los más necesitados y de las clases más desfavorecidas.

Paqui…, ¿qué te puedo decir a ti? Cuando estoy escribiendo estas líneas no he tenido aún valor de ir a visitarte, de decirte lo mucho que lo he sentido… pero tenemos que pensar de que si hemos hecho y colaborado en dejar este mundo que nos ha tocado vivir un poquito mejor de cómo nos lo hemos encontrado, ha merecido la pena vivir y Mateo, estoy seguro que así lo hizo.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.