CARLOS MARTÍNEZ SOLER
Cuando uno se enfrenta por primera vez a Dates, la tendencia es pensar, engañados en buena medida por su título, que nos encontramos ante la típica La serie británica Datescomedia romántica edulcorada propia de la industria americana. Sin embargo, basta sólo un minuto de metraje para saber que esta serie, por fortuna y para disfrute de la audiencia, se acerca más a obras tan sugerentes como Closer o Blue Valentine.
Dates, serie británica emitida en la cadena Channel 4 y que en España podemos ver desde hace unas semanas en Canal +, parte de una premisa sencilla: dos individuos concretan una cita a través de un portal de contactos. A partir de aquí la cosa se complica, topándonos con unos personajes de los que sabemos muy poco, pero que tienen un nexo común: la dificultad para encontrar el amor.
Respaldada por un guión excelentemente escrito, el abanico de citas al que nos enfrentamos es de lo más variado, descubriendo en ellas aspectos tan crudos y realistas como la compleja búsqueda del amor tras la pérdida-fallecimiento de tu pareja, el miedo a reconocer tu condición sexual, la necesidad de satisfacer nuestras pulsiones sexuales más básicas, la soledad, el rechazo…, así como otros escenarios igual de atractivos que tendréis que descubrir por vosotros mismos.
Por si todo esto fuera poco, Dates es relatada en capítulos de 25 minutos, tiempo que algunos estiman más que suficiente para saber si merece la pena seguir leyendo un libro, viendo una película o conociendo a la persona que podría convertirse en el amor de tu vida….