CRISTINA LÓPEZ LUDEÑA

FOTOGRAFÍAS: ISA IBÁÑEZ

¿Quién dijo que la ausencia es el olvido? Durante este año y medio de pandemia nos hemos visto obligados a cambiar nuestras rutinas, trabajos, relaciones sociales incluso no celebrar las fiestas mayores de nuestros pueblos. Por ello, desde el Colegio Jesucristo Aparecido de Moratalla, los profesores han querido hacer una recreación de las Fiestas de Moratalla, de manera que los alumnos no  pierdan la tradición y puedan revivir las fiestas que se celebran del 11 al 17 de Julio en honor al Santísimo Cristo del Rayo.

Maestros del colegio Jesucristo Aparecido ataviados como de una peña festera

Desde hace dos años, gran parte de los niños no celebran las fiestas, mientras que los más pequeños no tenían conocimiento de las mismas. Durante tres días, el centro Jesucristo Aparecido se ha vestido de fiesta, los profesores han adornado el centro con los detalles realizados por los alumnos: mantones, toros, boquetes, burladeros incluso imágenes de corredores con las fotos de los mismos profesores, para recrear la fiesta que se vive en la calle.

Llegada del Tío de la Pita

Desde las aulas, los alumnos se han visto inmersos en el conocimiento y surgimiento de la fiesta. Los maestros desde infantil hasta Secundaria han explicado la historia del milagro en honor al cual se celebran las fiestas del Santísimo Cristo del Rayo. Asimismo, han hecho una trayectoria por los actos más relevantes de la fiesta: ofrenda floral al Santo Cristo ataviados con el traje regional huertano.

Con el pañuelo de las fiestas

También, en el salón de actos del centro se expusieron los carteles y libros de las fiestas desde los años 70 hasta la actualidad, acompañado de un muestrario de camisetas de las distintas peñas, así como trajes de damas y reinas de años anteriores. No faltó la inauguración de peñas en cada clase, repartiendo pañuelos y amenizado por el famoso Tío de la Pita gracias a la gentileza del AMPA del colegio.

Ofrenda floral

Niños y mayores disfrutaron la Diana Floreada con el famoso “Quinto Levanta”. Además pudieron ver el ganado expuesto en una parcela próxima al colegio, gracias a la colaboración vecinos del pueblo acompañaron por vereda para el disfrute de niños y mayores. Siguieron disfrutando de los encierros con carretones, haciendo mención a la “Fiesta de la vaca” como es conocida  en Moratalla. Después de darse un paseo por la feria y montarse en una nueva versión de autos de choche con flotador, todo terminó con la traca fin de fiestas con una gran explosión de globos.

Viendo las vacas en vereda

Ha sido un auténtico acierto que desde el Centro Jesucristo Aparecido de Moratalla hayan querido recuperar la ausencia de las fiestas de estos años para que alumnos conozcan y revivan los sentimientos que invaden a los moratalleros durante esos días tan especiales.