Ya en la calle el nº 1052

El “Cante de las Minas” derrama cultura, derrocha arte y brinda sentimiento

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Pedro Antonio Hurtado García

Fotografía: Festival Internacional del Cante de las Minas

La Unión se encuentra en plena ebullición cultural con su festival anual consolidado como el mejor del mundo del flamenco, que tiene la gloria de ocupar el escenario central, nuevamente, de la “Catedral del Cante”, el antiguo “Mercado Público”. Comenzó la 61ª edición con la paleta de colores de la Sierra Minera, creación del artista unionense Esteban Bernal Aguirre y la presentación de la nueva escenografía de ese irrepetible marco mencionado. Y, lamentablemente, es tanto lo que se disfruta y expone en la localidad minera, que habrá aspectos que quedarán silenciados por razones de espacio, pero vamos a apoyarnos en el efecto telegráfico para abarcar lo más posible.

Tradición asturiana.- Enrique Henández-Luike ya tiene su placa en la “Avenida del Flamenco” en reconocimiento a las numerosas letras aportadas a este género y su demostrado cariño a La Unión. Extraordinaria la misa cantada por el también unionense Francisco Severo. “Carburo de Oro” para Enrique Arnaldos Payá por su esfuerzo para que el flamenco vaya prosperando. Enorme grandeza de la “Agrupación Musical de La Unión”, junto al “Filón” 2017, Sergio de Lope, así como el himno local interpretado por la “Coral Argentum”, cerrándose la primera gala con el sonido de la música tradicional asturiana.

Un pregón de “amistad duradera”.- Y llegó el pregón, cuya lectura corrió a cargo de José Manuel Pérez Tornero, presidente de RTVE, dejando muy bien ligados el “Cante de las Minas” y la radiotelevisión pública, manteniendo una “amistad duradera” que posibilite una reinvención de ambas partes. Premio “Pencho Cros” al periodismo para José Alfonso Pérez Sánchez.

Paco Cepero y Rancapino Chico.- Afloró la herencia y la tradición con el regreso de Paco Cepero y Rancapino Chico a la “Catedral del Cante”. El guitarrista, emocionado como nunca, recogió el “Bordón Honorífico” por su brillante y amplia trayectoria, manifestando su agradecimiento más profundo y sincero al sentirse “premiado” con la culminación de su nueva presentación en La Unión, pero, esta vez, con espectáculo propio, un sueño hecho realidad con el que anunció al público que “voy a intentar dejarme el alma para que todos ustedes pasen una magnífica velada”, una noche llena de artistas en familia y disfrutada por un público fiel al género. Recordamos, de esta misma jornada, la entrega del galardón “Pencho Cros” a la labor de difusión del flamenco para la “Peña Flamenca de Yecla”. Y se produjo la primera actuación del cante en la calle, con “puro taconeo”.

Reyes Carrasco y José Mercé.- Tres horas preñadas de puro arte sumaron los espectáculos del pasado sábado, protagonizados por Reyes Carrasco, como telonera de “su maestro”, con “Sentir”, y el tantas veces querido, valorado e identificado con La Unión, José Mercé, artista que conoce el escenario del festival como el salón de su casa y que ofrecía el espectáculo “José Mercé Flamenco”. Carrasco ha hecho del género su forma de vida. Con nueve años ganó, en La Unión, el galardón denominado “Premio a Cantaores Jóvenes” y, actualmente, con 16, es toda una figura, hija de María José Carrasco, ganadora, también, de la “Lámpara minera” 2018. Ocho personas le acompañan, incluída su veterana madre, logrando un espectáculo fantástico. Pese a su juventud y a la responsabilidad de pisar estas tablas, apareció entre el público, al que cautivó por su flamenco puro, como el que ofreció, luego, el jerezano Mercé, quien comenzó con el acompañamiento de la guitarra y poco tardó en invitar a su grupo de palmeros para jalearle, la percusión y todo lo preciso para hacer flamenco auténtico, con ganas, con fuerza, con garra y con el compromiso que le genera este escenario. Lleno hasta la bandera, público aplaudiendo a rabiar a ambos artistas y diversión permanente hasta el último compás, con momentos muy emotivos. La jornada dejó espacio, igualmente, para rendir un homenaje al trovo y a sus protagonistas.

Farruquito, el profeta.- En una actuación íntima, pero llena de fuerza, Farruquito volvió a ser profeta en La Unión: dinamismo en su espectáculo, cante, toque, instantes de silencio, momentos de palmas, focos, colores y así hasta que la “Catedral del Cante” quedó muda y embelesada, porque el espectáculo ofrecía tintes de gloria e instantes de magistral interpretación. Finura en sus tacones y valentía en los riesgos asumidos. Al mismo tiempo, la joven y, a la vez, veterana, Patricia ‘La Trovera’, demostró que queda consolidado su mérito como triunfadora en el certamen de trovos que lleva el nombre del inolvidable “Pascual García Mateos”.

“La Tremendita” y “El Yiyo”.- La hispalense “La Tremendita” nos regaló nuevos sonidos, más magia y renovados efectos del flamenco. Nos trasladó a Sevilla con su arte y llenó el escenario de La Unión de momentos entrañables. Todo ello, en una noche que culminó “El Yiyo”, adueñándose del público para formar una fiesta familiar, amigable, colmada de energía y repleta de elegancia. La jornada, en su agenda cultural, se completó con el guitarrista oficial del “Festival Internacional del Cante de las Minas”, Antonio Muñoz, así como realzando los valores de “Bodegas Lloret”, lugar íntimamente ligado al “Cante de las Minas”, como entidad gastronómica que enriquece el evento.

El sueño cumplido de India Martínez.- Comenzó la atractiva cordobesa recordando sus intenciones de presentarse al concurso unionense, pero, luego, desistió para sentirse a sí misma en su forma de concebir la música. “Esta noche, mi jurado es este público y la propia ‘Lámpara minera’”, aseguró. “Estáis conociendo a la India auténtica. Por eso, todo lo que ocurre esta noche, aquí, cobra, cada vez, más sentido”, sentenció. Se puso más flamenca que nunca, la mejor forma de ofrecerse en un festival de esta naturaleza y dimensión. Hizo un homenaje a la tierra con interpretaciones propias de las que espera y acoge La Unión. Y dijo que “llamándose la gira ‘90 minutos más’, no podemos dejar de cantar la canción del mismo título”. Bajó al patio de butacas, donde no cabía ni un alfiler, y se fundió con un público encantando. Más fuerza y más ganas en esa difícil situación en la que abrazó con cariño a alguna espectadora que lloraba emocionada. Entregada y cumpliendo su sueño de estar “en este escenario de La Unión”, donde lo dio todo con marcada profesionalidad.

Acabadas las galas, ahora, se están celebrando los concursos, de los que les daremos cumplida cuenta. Buenos días.

 

 

 

 

 

 

 

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Sonrisa Saharaui
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • lymaco