Ya en la calle el nº 1046

Daniel Mañogil: «contento de que se haga un premio a favor del arte, hay que fomentar la cultura»

El trompetista caravaqueño ha recibido el Premio Extraordinario de Enseñanzas Artísticas Profesionales

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Daniel Mañogil Munuera ha sido galardonado con el Premio extraordinario de enseñanzas artísticas profesionales, superiores y ESO. Comenzó sus estudios musicales en el Conservatorio Leandro Martínez Romero de Caravaca y ahora cursa primero de trompeta en el Conservatorio Superior de Madrid.

¿Por qué empezaste a estudiar música?

Mis padres son músicos, por lo que desde muy pequeño tuve una referencia musical. Ellos me inculcaron la música. Gracias a ellos pude recibir mis primeras clases de música.

¿Desde cuándo estudias música?

Empecé a recibir clases particulares de piano a los 4 años con Raúl. Más tarde, con 8 años, empecé a recibir clases tanto de piano como de trompeta.

¿Por qué elegiste la trompeta?

Cada vez que alguien me preguntaba qué instrumento quería tocar yo respondía la trompeta, cuando probablemente aún ni sabía lo que era una trompeta. Nunca me he arrepentido de mi decisión y es un instrumento con el que disfruto mucho.

¿Cómo fue tu experiencia en el conservatorio de Caravaca?

He pasado allí muchos años de mi vida, y, además, al tocar dos instrumentos, también me pasaba muchas horas al día allí. Ha habido momentos de todo pero creo que disfruté mucho de la experiencia.

¿Cuál era tu asignatura favorita?

En general, siempre me gustaron más las asignaturas prácticas antes que las teóricas, pero la que me llamó la atención fue banda. El estar integrado en un grupo, estar tocando en una actividad colectiva tan grande en la que estar con el resto de compañeros.

Un profesor del conservatorio que te haya marcado.

Podría mencionar a los dos profesores de instrumento que he tenido. Tanto Rafael González como Jesús Manuel. He estado dando clases con ellos los 10 años que he estado en el conservatorio, por lo que el trato que recibí de ellos fue muy personal. He aprendido mucho de ellos.

¿Cómo compaginabas tus estudios con el conservatorio y tu vida personal?

Al ser algo que se empieza desde tan temprano, adoptas un ritmo y te acostumbras a él, por lo que, aunque lleves muchas cosas, la costumbre hace parecer que no es tanto. A veces no puedes quedar con amigos, pero no es tanto el sacrificio que hay que hacer cuando uno aprende a organizarse.

¿Por qué decidiste seguir estudiando después de grado medio?

No voy a decir que no haya habido dudas y momentos de pensarlo mucho. Siempre he tenido mucha afición por las matemáticas e informática, así que tenía la disyuntiva de si la música o las matemáticas.

¿Cómo preparaste las pruebas del superior?

Fue una preparación tanto física como mental, pues solo me presenté a dos conservatorios, el Musikene, en San Sebastián y en Madrid, por lo que era una apuesta bastante arriesgada y no se puede dejar que los nervios del momento impidan que la interpretación salga lo mejor posible.

¿Cómo es estudiar en el Conservatorio Superior de Madrid?

Aquí te juntas con gente cuya aspiración es similar a la tuya, que es la de ser músico. Por lo tanto, el ambiente es muy cómodo y en general hay mucho compañerismo. Los profesores son todos muy agradables y te ayudan siempre en todo lo posible.

Ser músico es sacrificado ¿cómo llevas esa parte?

Bastante bien, en el Conservatorio dejan aulas para que la gente que no puede estudiar en su piso pueda estudiar. Paso la mayor parte de horas del día en alguna de esas aulas y no tengo demasiado problema en estar varias horas estudiando. El tiempo suele pasar muy rápido.

¿Cómo te ves después de finalizar los estudios?

Me gustaría dedicarme a tocar en alguna orquesta o en alguna agrupación, aunque tampoco me quejaría si debiera dedicarme a la docencia.

Un referente musical para ti, en la trompeta o en otro ámbito, para que la gente lo escuche.

Un trompetista que siempre me ha gustado mucho es Wynton Marsalis. Aunque su ámbito es el jazz, que es un campo que yo todavía no he investigado, siempre me ha gustado mucho escucharlo y me parece que es un músico y trompetista excepcional.

¿Cuántas horas diarias dedicas a estudiar?

Actualmente depende del día, la trompeta es un instrumento muy físico, y mientras que algún día puedo estar horas y horas sin cansarme, otras veces me canso muy rápido, pero por lo general estoy estudiando entre 4 y 5 horas al día de trompeta.

¿Cómo te has sentido al recibir el Premio extraordinario de enseñanzas artísticas profesionales?

Me he sentido halagado, y ya no solo eso. Se agradece y estoy contento de que se haga un premio en favor del arte, pues es importante fomentar la cultura. Es un elemento muy importante en nuestra sociedad y no está mal reconocer el mérito de aquellas personas que no solo cursan sus propios estudios, sino que además realizan estudios artísticos. Muchas veces el mérito que tienen estas personas no es reconocido adecuadamente y me alegra ver que se hace algo por reconocerlo y fomentarlo.

Daniel Mañogil: «contento de que se haga un premio a favor del arte, hay que fomentar la cultura»
Daniel Mañogil: «contento de que se haga un premio a favor del arte, hay que fomentar la cultura»

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE