Ya en la calle el nº 1044

Carmen María Jorquera, Amazona Mayor de los Caballos del Vino: “Subir la cuesta del castillo es el momento cumbre en una amazona, todos tus caballistas arropándote, tus padres y amigos esperándote en la punta arriba de la cuesta para verte llegar y abrazarte”

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

JAIME PARRA

Entrevistamos a Carmen María Jorquera.

Componente de la Peña Pura Sangre, psicóloga de profesión, repetirá este 2022 como Amazona Mayor de los Caballos del Vino a lomos de Mejicano CG y Zafiro.

¿Cómo fue tu primer año como Amazona de los Caballos del Vino?

Fue muy emocionante, estaba esperando ese momento desde que tenía 9 añitos y le decía a mis padres que quería salir de amazona de los caballos del vino. Viví todo momento con muchísima intensidad y disfruté cada segundo.

¿Y la espera estos dos que han tenido que suspenderse?

Ha sido muy larga, aunque lo positivo que le saco es que este año las fiestas van a ser increíbles. Tanto moros, cristianos y caballistas, estamos deseando que llegue el momento de volver a salir a la calle a vivir nuestras fiestas y pidiendo que sean iguales o mejores que las del 2019.

¿Cuál fue tu momento o momentos preferidos de las Fiestas de Mayo?

Subir la cuesta del castillo es el momento cumbre en una amazona, todos tus caballistas arropándote, tus padres y amigos esperándote en la punta arriba de la cuesta para verte llegar y abrazarte… es un momento único. Pero yo además me quedo con un momento que me encanta, y es la entrada al hoyo el día 1 de mayo. Siempre me ha encantado ese día, en el que observas la belleza del caballo desnudo, sin el manto. Desde pequeña decía que era mi día favorito, y no cabe duda de que siendo amazona siguió siendo uno de mis mejores día

Cuéntanos alguna anécdota que te ocurriera durante las Fiestas.

Son muchos momentos los que vives y miles de recuerdos y anécdotas que se te quedan en la cabeza. Para mí, una de las anécdotas que me hicieron mucha gracia es que el día 3 de mayo por la mañana, después de dos días sin dormir ni sentarme en una silla siquiera, estaba tan taaan cansada que me quedé durmiendo mientras me maquillaban y me peinaban para la misa pontifical y el desfile infantil. Tuve hasta sueños el rato que estuve durmiendo, cuando me desperté estaba perfectamente preparada para irme. No me despertaba ni cuando me sujetaban las horquillas en el moño (y eso que siempre me molesta mucho cuando las sujetan porque me pincha). Entre mi madre, la peluquera y toda la gente que había allí no conseguían despertarme. Fue muy gracioso. Y como este miles de momentos que se te quedan grabados para siempre.

Un deseo para los caravaqueños.

Que disfruten. Que vivan las fiestas profundamente, el sentimiento festero, por que ya hemos visto que puede llegar cualquier acontecimiento y no se sabe cuando podremos volver a disfrutarlas.

Una invitación para los lectores de este periódico que no son de Caravaca.

Los animo a que vengan a conocer una de las fiestas más preciosas del mundo, en las cuales los sentimientos y las emociones están a flor de piel. Quien viene a verlas nunca se arrepiente de venir. Son estupendas.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.