GLORIA GÓMEZ SÁNCHEZ/
EXCONCEJAL DE TURISMO Y ACTUAL CONCEJAL DE PARTIDO SOCIALISTA DE CARAVACA

Estamos de enhorabuena. Se cierra una etapa oscura y tremendamente mal gestionada desde el principio.

El Partido Popular fue quien en 1999 constituyó la sociedad Caravaca Jubilar S.A. a través de una entidad pública dependiente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Y también el PP fue quien, cuando peor iba la mercantil, la compró por 1€.

El Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz en 2013, siendo concejal del equipo de gobierno el actual alcalde, con un informe del interventor en contra y sin un estudio de lo que suponía dicha compra, pagó 1€ por una empresa cargada de deudas. Deudas que hemos tenido que pagar todos los caravaqueños/as y que seguiremos pagando.

La Junta General de la sociedad Caravaca Jubilar acordó su disolución a finales de 2015, y la empresa se debería haber liquidado en 2016. Este plazo no se pudo cumplir, porque la Comunidad Autónoma se comprometió a pagar su deuda con la Seguridad Social, 400.000 euros, y no lo hizo hasta diciembre de 2016, que ingresaron 350.000 euros al Ayuntamiento; ni siquiera la cantidad total de la deuda.

Desde el año 2013 no habían aprobada ninguna de las cuentas y por ese motivo estaba cerrada la hoja registral. Tenía que estar abierta para poder liquidar.

Se encargó una auditoría interna de la empresa que descubrió 2,5 millones de deuda a la Comunidad Autónoma, que pertenecían al FLA (Fondo de Liquidez Autonómica), y que en el año 2017 condonaron a la empresa.

A la llegada del equipo de gobierno socialista encargamos una auditoría externa sobre los años 2013, 2014 y 2015, fiscalizada por el Interventor del Ayuntamiento, que se presentó en el juzgado que instruye el caso y será el juez quien se tendrá que manifestar sobre ella.

En el año 2017, la oposición votó en contra del presupuesto municipal en un intento de boicotear el trabajo del Equipo de Gobierno del PSOE durante Año Jubilar. Hubo que esperar a la fecha de aprobación del presupuesto de

2018 para poder iniciar los trámites de cesión global de activos y pasivos de la empresa Caravaca Jubilar al Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz.

Junto con los técnicos y funcionarios municipales, nuestro Equipo de Gobierno elaboró el expediente completo y se dictaminó favorablemente en la Comisión de Hacienda celebrada el 28 de enero de 2019.

La falta de Secretario General del Ayuntamiento los primeros meses de 2019 y la acumulación de trabajo del Secretario que cubrió la baja de la Secretaria oficial, hizo que la disolución no se pudiera llevar a Pleno antes de las elecciones municipales.

La propuesta de disolución de la sociedad se basa en un proceso global de activos y pasivos al Ayuntamiento, lo que supone la transmisión del servicio integralmente y sin discontinuidad en la prestación. Este aspecto es muy importante, ya que el compromiso del gobierno socialista siempre ha sido el preservar la estabilidad de los trabajadores que no tienen la culpa de la pésima gestión que desde el principio se ha hecho de esta empresa. Y por supuesto seguir con la gestión de los museos de Caravaca de la Cruz.

Se hizo un trabajo muy exhaustivo y fue bastante complicado encontrar la forma de darle viabilidad a este proceso para poder asumir el servicio y que los museos no se cerraran ni un día.

El expediente lo dejamos completo, con los informes positivos tanto de la Secretaria General, como del Interventor, incluso un informe jurídico externo; también la justificación del interés público, el plan de empresa, la ordenanza de precios públicos, así como la memoria acreditativa de la conveniencia y oportunidad para la prestación del servicio elaborada por mí como Concejala de Turismo.

El nuevo equipo de gobierno PP-Cs ha dado por buena nuestra propuesta y la ha asumido como propia, intentando apropiarse de nuestro trabajo y sin ninguna aportación nueva. Pero lo importante es que por fin ha podido ser aprobada en el Pleno por unanimidad.

Estaremos muy atentos a que se resuelva, cuanto antes, el juicio sobre Caravaca Jubilar para conocer lo verdaderos motivos que provocaron la ruina de la empresa que puso en peligro los puestos de trabajo y causó un grave perjuicio a sus trabajadores, que tuvieron que soportar dos Expedientes de Regulación de Empleo y padecieron retrasos de hasta 5 meses en el pago de las nóminas.

Esperemos que no caduquen los plazos y termine archivándose, como está ocurriendo con otros casos.