Ya en la calle el nº 1047

Breve historia de la Banda de Música de Mula

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

ANTONIO GABARRÓN/ARCHIVERO Y BIBLIOTECARIO DE MULA

La historia de la Banda de Música de Mula ha sido ya estudiada con detenimiento en distintas publicaciones, por lo que nuestra intención aquí es dar solamente algunas pequeñas pinceladas con motivo de la festividad de santa Cecilia.

Los orígenes de nuestra agrupación están relacionados con ciertos hitos acaecidos desde mediados del siglo XIX en Mula, como fueron la creación de diversos círculos y ateneos culturales, entre ellos el Casino, teatros y la plaza de toros, los cuales exigían la presencia de músicos que ambientaran todos estos eventos. Terminando el siglo, habría que sumar la aparición del cinematógrafo, pues se tiene constancia de que ya en las fiestas patronales de 1898 se hicieron las primeras representaciones. Una situación paralela ocurrió en otras localidades importantes de nuestra región que, desde más o menos estos años, comenzaron a tener también su propia banda.

Desconocemos el año de su creación, pero en 1855 ya hay un acuerdo del Ayuntamiento para comprar uniformes e instrumentos, aunque no nos nombra a su director. Para conocer el nombre del primero tendremos que esperar casi veinte años más, hasta 1875 con Román Ibernón Ramón, persona vinculada a la parroquia de San Miguel. Sin embargo, el verdadero salto cualitativo en la agrupación se produce con la llegada del jumillano Julián Santos Orgilés alrededor de 1873, quien la reorganiza y eleva su nivel musical hasta el punto de que en 1887 participa en el Certamen de Bandas Civiles, consiguiendo el primer premio con una corona de plata. Desde este momento y hasta la Guerra Civil será conocida como la “Laureada Banda Municipal de Mula”.

En 1889 el Ayuntamiento decide cambiar el uniforme de la agrupación. Un expediente conservado en el Archivo Municipal nos habla del mal estado en que se encuentran los trajes de los músicos y de la voluntad del consistorio de la confección de unos nuevos para el verano “… y ya que se hace una Banda Municipal de Música a la altura de las primeras de España, según juicio formado por personas doctas, debe el Ayuntamiento cuidar por cuantos medios estén a su alcance…”. Al año siguiente pasó a denominarse “Sociedad Filarmónica de Mula”, siendo en esta época una agrupación muy demandada en numerosas poblaciones y con este nombre figurará en sus primeros estatutos, publicados en 1907 y denominados Reglamento por que ha de regirse la sociedad titulada “Filarmónica” que se funda en Mula.

Muerto don Julián en 1909 la banda tendría otros directores, entre ellos don Juan del Baño Bastida, hasta que en 1929 el Ayuntamiento decide profesionalizar la plaza de su director, sacándola a concurso, incluyéndola en la plantilla municipal y ganándola don Antonio Rodríguez Hernández, quien la dirigiría hasta su jubilación en 1971, salvo el periodo de la Guerra Civil. Con él, la banda mantuvo durante cuarenta años un buen nivel musical debido, entre otros motivos, a su gran exigencia con los músicos: muchos discípulos suyos terminaron siendo destacados directores en otras bandas civiles y militares de España. La jubilación de don Antonio Rodríguez originó una crisis en la agrupación musical y muchos músicos la abandonaron y hasta el Ayuntamiento se desentendió de ella, amortizando la plaza de director y desapareciendo como tal en 1973.

Un año después, algunos de los músicos que no aceptaron tal desaparición, crearon la Asociación de Amigos de la Música, asumiendo la dirección Juan Antonio Piñero Fernández. Esta nueva asociación fue el embrión de la actual Agrupación Musical Muleña.

En 1987 se puso al frente de la nueva banda el músico militar don Enrique Bauxauli Alapont, quien lo sería por diez años y desde 1991 se comenzó a organizar anualmente un festival de bandas de música (el primero fue en 1981). A él le siguieron Antonio Ruiz Ruiz, José Pujol Pastor o Alberto Navarrete Mañosa. Desde entonces, volvió el compromiso municipal con ayudas anuales a la banda y facilitando locales para sus ensayos.

En la actualidad dispone de un nuevo y amplio local para dichos ensayos y para la Escuela de Música, que cuenta con unos 180 alumnos y donde se imparte la enseñanza de todos los instrumentos de viento, violín, violonchelo y contrabajo, piano, percusión y coro, así como música para adultos, siendo su director David Piqueras Gilar y Antonio Navarro Blaya el presidente.

Si algún lector desea conocer más en profundidad la historia de esta agrupación musical, les recomendamos todo lo escrito por don Jesús López Espín, tras años de laboriosas y detenidas investigaciones.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE