LAURA CABALLERO ESCÁMEZ/PSICÓLOGA

Las Navidades siempre pueden ser una época delicada para según qué temas: dónde cenar cada día señalado, cuánto tiempo pasamos en cada sitio si las familias viven en localidades diferentes, qué hacemos con los niños en vacaciones si seguimos trabajando. Además, este año sumamos la gestión emocional de la “nueva normalidad”. Hemos de olvidarnos por el momento de celebraciones multitudinarias, de cabalgatas de Reyes con los niños, de fiestas de Nochevieja. Para muchas personas son fechas muy esperadas. Son días de reencuentros, de compartir, de expresar… Para un sector de la población que le cueste lidiar con la frustración, pueden ser fechas un tanto difíciles, así que a continuación ofrecemos algunas pautas para ello:

  1. Practica la aceptación. Ya hemos mencionado alguna vez por aquí la frase de Carl Jung “Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”. Nos toca aceptar la situación que estamos viviendo, así que desactiva el “modo queja”, que no te va a ayudar en absoluto. La situación es la que es, y por más que nos instalemos en la queja o verbalicemos que queremos unas Navidades distintas, que estamos hartos de la pandemia, etc., las cosas no van a cambiar. De nosotros dependerá pasarlo peor por el sufrimiento derivado de nuestra actitud y de este tipo de pensamientos.
  1. Aplica la creatividad. Está claro que vamos a echar de menos personas y situaciones, pero podemos darle la vuelta a la situación organizando planes diferentes a otros años. ¿No has cenado nunca a solas con tu pareja o los niños? Este año tal vez sea el momento de utilizar esa vajilla que nunca usamos, de preparar con mimo una noche diferente o incuso disfrutar durante el día por el toque de queda y hacer planes al aire libre. 
  1. Nada dura siempre. Si hay algo que nos enseña el budismo, que es de donde procede la meditación y que tantos beneficios ha aportado a la psicología, es el concepto de “impermanencia”, de “transitoriedad”. El futuro es incierto, pero esta pandemia pasará al igual que han pasado otras tantas situaciones en la historia de la humanidad u otras tantas situaciones en nuestra propia vida.
  2. Toma como ejemplo otras situaciones de tu vida. Seguro que tienes unos cuantos ejemplos de superación de situaciones difíciles. Esta no será una situación que se te resista. Además, piensa que cuanto mejor lo hagamos en esta época, más cerca estará el superar la pandemia.
  3. Utiliza el sentido del humor. Sin duda el humor es nuestro gran aliado esta pandemia y podemos verlo a través de tantos y tantos memes que se han compartido a lo largo de estos meses. Gracias a las nuevas tecnologías puedes compartir bromas con los que más quieres.
  4. Gestiona tus expectativas. Realizar suposiciones sobre cómo deben suceder lo acontecimientos nos puede llevar de lleno a la frustración. Si entendemos el proceso y mecanismo de nuestras expectativas, podemos restarles importancia y ser más flexibles. Al final se trata de adaptarnos a la nueva situación y de no echar por la borda todo el esfuerzo que hemos realizado durante todos estos meses. Seguro que tienes numerosos ejemplos de situaciones en las que has disfrutado mucho más cuando no has esperado nada concreto.