MICAELA FERNÁNDEZ

Tras dos semanas de excavaciones, la campaña estival del yacimiento tardo romano de Los Villaricos de Mula llegaba a su fin la pasada semana con nuevos hallazgos e interesantes estudios sobre la vida de los antiguos moradores de la villa.

Cuarta zona de producción sin determinar

Cuarta zona de producción sin determinar

La campaña, dirigida por los profesores de la Universidad de Murcia, Rafael González y Francisco Fernández Matallana y el arqueológo municipal, José Antonio Zapata, se ha realizado en esta edición en dos partes diferenciadas del yacimiento.

Por un lado han continuado los trabajos de limpieza y desescombro en una zona de producción denominada de ‘las piletas’ donde han sido localizados nuevos muros de la construcción de ese espacio y diversas cerámicas del tipo ‘quesera’ lo que lleva al equipo de excavación a plantear que junto a la bodega de vino y la almazara, en Los Villaricos podría haber un espacio dedicado a la producción de quesos, un testimonio sobre el que se sigue manteniendo duda ya que del mismo modo esa zona podría ser una zona de tintado de prendas por las conchas características para esta labor localizadas en anteriores excavaciones.

Necrópolis

Ha sido el lugar donde se encuentra la necrópolis de esta villa romana donde se han logrado más hallazgos durante esta campaña estival. En estas dos semanas se han excavado catorce tumbas de las que se han extraído dieciséis cuerpos y se ha localizado una hebilla de cinturón. La prueba del Carbono 14, que será realizada a algunos de estos cuerpos y al objeto localizado, determinarán la fecha exacta en la que éstos fueron enterrados y determinará a su vez el momento en que Villaricos dejó de ser un centro productivo, ya que estos enterramientos se produjeron en los últimos tiempos de la villa y que actualmente se establece entre finales del siglo V y principios del siglo VII.

El yacimiento romano muleño sigue dejando a la luz la gran importancia que debió tener en la época. Fue un gran centro de producción, según determina su gran bodega de vino y la almazara de aceite, actualmente la más importante catalogada en la Hispania romana.

Junto a éstas existen dos zonas más de producción localizadas, una todavía por determinar y una cuarta de la que sólo se determina que estuvo muy relacionada con el agua por contener unas grandes balsas. Villaricos se mantiene viva y sigue mostrando grandes hallazgos.