JAIME PARRA

Autora de los poemarios “Lo salvaje”, “Yo soy un país” y “La sirena dormida”, Vega Cerezo ha vivido ferias como la de Murcia desde sus dos caras: la artística (presentando o firmando libros, también como invitada a La Mar de Letras) y la económica, ya que trabaja como comercial literaria, actualmente para el grupo Penguin Random House.

¿Cómo recuerda su primera presentación o firma de libros?

La primera presentación que hice fue del poemario La sirena dormida en el Museo Ramón Gaya. Fue un encuentro muy especial acompañada de familia y amigos.

Como escritora, ¿qué le aporta ese contacto con los lectores?

El lector es el único capaz de reinventar el libro, de legitimarlo en el tiempo y de darle sentido a la pasión del escritor por su oficio. Yo disfruto muchísimo de ese diálogo como escritora y como lectora.

¿Le compensa como comercial el esfuerzo de participar en ferias?

Mi trabajo como comercial en el grupo editorial Penguin Random House me acerca a las ferias de un modo especial. Primero, por el contacto directo con los autores que acuden a ellas -que es siempre un lujo-, y luego, como espectadora de esa interrelación entre autor y lector.

Observar y disfrutar de esa fuerza de los lectores es algo único.

¿Cómo aprecia la evolución de la Feria de Murcia (y si ha estado en otras de la región como la de Caravaca o Cieza)?

La Feria de Murcia se recuperó hace muy poco y es un logro que debemos celebrar porque posibilita el acercamiento entre lectores, autores y editores.

Cualquier evento que ponga la lectura en el centro de su adn, es motivo de alegría y de crecimiento para la ciudad.

En el caso de la de Murcia es un modelo que ejemplifica la vocación de sus organizadores por hacerla crecer edición tras edición. Este año, por ejemplo, será cien por cien inclusiva, lo que permitirá a personas ciegas o sordas disfrutarla sin barreras.

Ahora en su nuevo trabajo en el que está en mayor contacto con las librerías, ¿qué sirve más para promocionar y vender libros: la participación en ferias o la recomendación de un librero?

Bueno, trabajo en PRGHE desde hace 21 años como comercial y antes, en Alfaguara con el mismo desempeño.

Mi trabajo consiste en comunicar a los libreros las novedades que se publicarán en los meses siguientes. Es la parte que más disfruto de mi trabajo: hablar de libros con los libreros y libreras. Transmitirles la ilusión por esos libros y hacer que ellos, a su vez, la transmitan a los lectores. Tanto el librero como el editor son dos fantásticos recomendadores. Ambos sienten una pasión hacia el libro que emociona y contagia a quien les escuche. Son dos trabajos muy vocacionales y, eso, se nota.