El Centro Municipal de Empleo, Formación e Igualdad acoge mañana, sábado, una charla coloquio sobre “El diálogo y la fraternidad en el ámbito de la política”, en la que participarán personas de distintas formaciones políticas. La actividad está organizada por el Movimiento Político por la Unidad (MPpU), en colaboración con las asociaciones Unidad y Fraternidad, ACLF Aljucer y el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz.

El Centro Municipal de Empleo, Formación e Igualdad acoge mañana, sábado, una charla coloquio sobre “El diálogo y la fraternidad en el ámbito de la política”, en la que participarán personas de distintas formaciones políticas. La actividad está organizada por el Movimiento Político por la Unidad (MPpU), en colaboración con las asociaciones Unidad y Fraternidad, ACLF Aljucer y el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz.

La charla se iniciará con las intervenciones de Nieves Cruz, ex concejal de UDA en Don Álvaro, componente del grupo del MPpU en Extremadura y actual presidenta del MPpU en España, acompañada por Mikel Arregi, ex concejal del PNV en Andoain y componente del grupo del MPpU en Euskadi.
Al acto también asistirán otros miembros del MPpU como Ezequiel Martín, cofundador de Compromiso con Aragón; Pilar Herrero, regidora del PSC en el Ayuntamiento de Platja d’ Aro (Girona) y Manuel Nieto, del PP de Granada.

El Movimiento Político por la Unidad es un espacio internacional de trabajo político común, entre políticos de distintos niveles institucionales, partidos, diplomáticos, funcionarios públicos, estudiantes de Ciencias Políticas, ciudadanos, jóvenes interesados por la vida de sus ciudades y por las grandes problemáticas mundiales y, en definitiva, entre todos los que desean ejercitar su derecho/deber de contribuir al bien común.

Este movimiento propone un cambio de enfoque en la actividad pública, en la que la fraternidad es el objetivo final y el método de trabajo a seguir. Con las iniciativas que organizan tratan de ayudar a los políticos para que se escuchen recíprocamente, y sean capaces de descubrir el bien el uno en el otro, la riqueza de cada una de sus opciones, para mirar juntos por el bien común y trabajar para resolver los auténticos problemas de las personas y de la sociedad. Estas actividades promueven la participación, para acrecentar una cultura de la ciudadanía, fundada en valores compartidos y para reforzar, con competencia y coherencia, las medidas de la inclusión y cohesión social.