PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Compuso para grandes artistas, como Mikel Erentxun: “Tu nombre en los labios”, “Rara vez”, “Intacto” y muchas más canciones. También para Sole Giménez: “Siempre volverás”. Lo hizo, igualmente, para “La Oreja de Van Gogh”: “Qué puedo pedir”, así como para una amplia lista de intérpretes veteranos y reconocidos. Fue su padre el encargado de enseñarle a tocar la guitarra mientras regentaba su taller en el que cantaba boleros y, con frecuencia, tocaba el requinto. Por su parte, Rafael Berrio (Octubre de 1963, San SebastiánGuipúzcoa/31-03-2020, en el mismo lugar de nacimiento), además de compositor, letrista, músico y cantante, tocó con su paisano y amigo Ignacio María Gasca Ajuria, vasco conocido con el nombre artístico de “Poch”, pero, adicionalmente, fue integrante de las bandas denominadas “Amor a Traición” y “Deriva”, siendo su mayor éxito el álbum titulado “1971” que, pese a su denominación, se editó en 2010.

Favorito.- También grabó “El niño futuro”, “Paradoja” y otros con diferentes colaboradores, siendo sobresaliente, igualmente, el titulado “Diarios” que, además, hemos sabido que es el favorito, de los publicados por Berrio, para el director de “El Noroeste”, Jaime Parra Navarro, selecto para elegir su música como pocos. Rafael Berrio cursó estudios en el “Colegio del Corazón de María”, del “Barrio de Gros”, entre el “Palacio del Kursaal” y el “Monte Ulía”, barrio considerado el lugar más joven y surfero de San Sebastián, merced a la natural aportación de la Playa de la Zurriola. Berrio fundó, allí, su primer grupo, en 1971, año del que se cree que puede haber surgido el título del disco editado en 2010.

Inquieto.- Era un hombre especialmente inquieto que, durante los ’80, experimentó otras relaciones musicales: integrante del “Donosti Sound” y “Nueva Ola” e inclinándose por el controvertido punk. Su primer EP lo inmortalizó con la discográfica “Shanti Records”. Pero hasta 1991 no grabaría su primer LP en los estudios “Du Manoir”, de Las Landas, en el sudoeste francés, dándose la fatalidad de que “Shanti Records” sufrió una quiebra en su economía, quedando el disco inédito. La citada década, no obstante, le permitiría lanzar dos nuevos discos con el grupo “Amor a Traición”: el titulado, igualmente, “Amor a traición”, editado por “DRO-Warner”, en 1993, y “Una canción de mala muerte”, con “Galerna” (1997).

Triunfo de “1971”.- Llega el año 2000, se compromete con “Deriva”, su nueva banda, y elige como productor y arreglista a Iñaki de Lucas para publicar “Planes de fuga”, que lanzaría con el apoyo de la valenciana e independiente compañía “Criminal Discos”. El nuevo grupo lanza otro plástico en 2003 que graba en el donostiarra estudio del propio Iñaki Lucas. Se distribuye como producción independiente, en 2005, bajo la denominación de “Harresilanda”. Llegó 2010 y se produjo el rotundo triunfo de “1971”, con diez canciones grabadas y distribuídas, otra vez, por “Warner”, siendo “Simulacro” el tema que brilló con más notoriedad.

Seguidor de Lou Reed.- Los nuevos discos antes citados y el paso de los años fueron dando vida, gloria y prestigio a su carrera. En 2017, sin embargo, publica “Adiós a la Bohemia”, en compañía de Joserra Senperena, una madura revisión de la zarzuela original de Pablo Sorozábal y Pío Baroja, dando un giro diametral a su trayectoria. En 2019, en esa misma línea, aunque con una melodía más pop, publica “El niño futuro”, aproximándose a su implorado Lou Reed. Un cáncer de pulmón le ha causado la muerte a la fresquísima edad de 56 años.