CARLOS MARTÍNEZ SOLER

A simple vista Barry es un tipo que por su porte cae bien, tiene un semblante sonriente, risueño y su careto denota buen rollo, pero no os dejéis engañar, Barry es un asesino, sí, así como suena, un tío chungo, malo, que se dedica a dar matarile a otras personas, aunque en principio sus víctimas no son precisamente los máximos exponentes del civismo, más bien todo lo contrario (atracadores, mafiosos…), por lo que tiene un código ético, al menos a priori, ya veremos, que según se tuerzan las cosas, los principios cambian y lo que hoy era una puerta que no abrir, mañana se convertirá en una que tirar abajo.

Así las cosas, Barry, la nueva comedia de HBO, no se tiren de los pelos, han leído bien, comedia, trata de esto, de un asesino a sueldo, que por diferentes casualidades de la vida, su último caso tiene mucho que ver con esto, termina por infiltrarse en un grupo de actores para dar caza a su última presa. Lo que descubriremos es que la actuación es su gran vocación, al menos eso cree él, y ante tal revelación se encuentra frente al gran dilema de su vida: abandonar o no su pasado.

Sin embargo, como todos sabemos, dejar a un lado la vida canalla no es nada fácil y lo que parece ser al principio un camino de rosas, termina por derivar en un auténtico camino sin retorno donde muerte y actuación van de la mano, haciendo de Barry un producto singular, diferente, por momentos desternillante y en otras muchas ocasiones violento, siendo el humor negro su principal seña de identidad. En resumidas cuentas, una rara avis en la que el espectador de forma continua no sabe si reír, llorar, sufrir, padecer….

Barry es una serie notable, un producto distinto, raro de encontrar y solo por eso merece un visionado. Además, juega a su favor con varios aspectos, un elenco de actores no muy conocidos pero que se mueven en la comedia como pez en el agua y una duración por capítulo, tan solo 30 minutos, que hacen de su consumo algo apetecible y nada pesado, un producto muy llevadero con el que dar fin a los últimos coletazos del verano.