JOSÉ LUIS ÁLVAREZ-CASTELLANOS RUBIO/Coordinador Regional de IU-Verdes

“Se inicia ahora el proceso de tramitación y puesta en marcha del servicio, desde su licitación hasta su ejecución”.  La frase es de López Miras, y fue pronunciada en la puerta del Hospital del Noroeste en noviembre de 2017 refiriéndose a la UCI de dicho hospital. Desde entonces han pasado tres presupuestos, multitud de declaraciones de intenciones y diversas visitas a lugar de los hechos, sin ningún avance apreciable que permita cierto optimismo en el cumplimiento de tal promesa.

Justo un año después, en noviembre de 2018, PP y C,s volvieron a repetir la misma fotografía, esta vez era el consejero Villegas quien acompañaba a Miguel Sánchez de Ciudadanos, que se aventuró, incluso, a citar plazos concretos: fin de la redacción del proyecto en marzo e inicio de las obras en agosto de 2019 y nueve meses de ejecución. Hagan cuentas.

El último episodio ha sido en la Consejería de Salud, donde acudió el alcalde de Caravaca a entrevistarse con el consejero, Juan José Pedreño, el pasado 23 de febrero, y quien, una vez más, repitió la frase al uso para estas ocasiones: las obras podrían empezar durante el verano y podrían estar finalizadas antes de final de año ¿Les suena? Nótese el empleo del verbo en modo condicional.

Pero lo curioso del caso, es que estas declaraciones se producen unos días después de que se hiciera pública la campaña “100 VIDAS” impulsada por los doctores José Luis Pardo y Raúl Sánchez, jefe de cirugía y médico pediatra respectivamente del Hospital del Noroeste, aunque este último actualmente ejerce como cirujano de pediatría en el hospital La Paz de Madrid.

Una campaña que pretende concienciar sobre las ventajas de contar con el servicio de UCI en el Área IV de Salud, así como de la necesidad de ejecutar otras inversiones ya aprobadas para construir un nuevo hospital de día y una nueva zona de consultas externas que llevan, al menos, tres años presupuestadas.

El gran eco que dicha campaña ha tenido en redes sociales y medios de comunicación, y a la que desde aquí me sumo, hace pensar que esta reacción del PP local y regional -producida como si de un resorte automático se tratara-, tiene más visos de intentar contrarrestar dicho eco que de anunciar hechos ciertos que aseguren, por fin, de manera ahora sí definitiva, la inversión prometida.

Quizás desde esta óptica se entienda mejor la airada carta de contestación a la campaña aparecida en redes sociales que reconoce como positiva la iniciativa del SMS y la existencia de presupuestos aprobados desde hace años, pero insiste en las dificultades -y quizás innecesariedad- de la inversión dada la escasez de recursos económicos del SMS y la prioridad de otros gastos. No obstante, lo de la falta de recursos siempre es relativo, baste recordar que este mismo gobierno que ahora se hace el remolón con las inversiones ya aprobadas, está perdonando anualmente la friolera de casi 200 millones de euros a las rentas más altas de la región y a empresas del sector del juego a través de bonificaciones y rebajas fiscales. Todo depende de cuales sean las prioridades para gobierno regional y parece que las inversiones en el conjunto del Área de Salud número IV no lo son.

La campaña “100 Vidas” da en el clavo. Nos recuerda que hay unos compromisos de inversiones necesarias e imprescindibles en materia de salud que dependen del gobierno regional del PP y no se ejecutan, y también que la comarca del Noroeste se merece unos servicios públicos dignos y de calidad sin los recortes de otras épocas.